Jimmy en la telaraña

0

Una semana después de las elecciones que lo dejaron ganador, Jimmy Morales empieza a enredarse en su propia telaraña. Sin equipo para gobernar, desconocedor del Estado y su funcionamiento y, aunque lo negara en la campaña, rodeado de viejos políticos de corte autoritario y conocidas mañas, proyecta la imagen de la improvisación.

En un cuadro de temporada, resulta un fiambre político entre Julio César Méndez Montenegro, Carlos Arana Osorio, Fernando Romeo Lucas García, Jorge Serrano Elías y Óscar Berger Perdomo. Con Méndez Montenegro, por su disposición a los pactos con tal de que lo dejen ponerse la banda el 14 a las 14. De Carlos Arana Osorio, su capacidad de venderse como solución nacional al mejor estilo del big stick, “hablar con suavidad, llevar un gran garrote”. El ingrediente Lucas García por su incoherencia oral. En cuanto a Jorge Serrano, ni qué decir de su improvisación política como no político y las consecuencias en materia de corrupción y daño político por el autogolpe de Estado. Del gobierno de Óscar Berger, además de las pocas luces para la gestión, la desarticulación de la institucionalidad civil de seguridad que con Morales es más que un riesgo.

La madeja del enredo empezó con su limitada capacidad de propuesta con respecto al proyecto de presupuesto 2016. El defenestrado Otto Pérez Molina se apresuró a enviarlo en septiembre, días antes de dejar el cargo. Morales, en la cúspide durante la primera vuelta, lejos de prepararse dejó pasar el tiempo y, cuando el balotaje lo colocó como presidente electo, armó un “equipo” que no ha planteado propuestas concretas con respecto al presupuesto. Lo único para lo que abrieron el pico fue para pedir que el decreto de aprobación no tuviera candados. Es decir, les vale un comino cómo queden asignados los recursos si les dejan la puerta abierta para moverlos según decidan en el camino porque, en realidad, ahora no tienen ni la menor idea de qué hacer.

Para colmo, resulta que su carta estrella en materia de presupuesto es José Ramón Lam Ortiz. Un profesional que laboró en el Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (IPNUSAC), del cual, según la misma entidad debió retirarse por denuncias de plagio. Lam Ortiz niega las acusaciones pero el IPNUSAC emitió incluso un comunicado público ante la inacción de Morales luego de ser notificado.

Es decir, al presidente electo le pusieron en antecedentes pero ni con la evidencia presentada actuó para corregir la situación. De manera que Lam Ortiz, funcionario de rango medio al servicio de la rea y ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

Faltan diez semanas para que Jimmy Morales asuma como presidente. Sin embargo, como se puede apreciar, ya hay elementos concretos, no inventos, sobre las debilidades de su limitado equipo. Son las calaveras en el closet de un político no solo improvisado sino, además, dispuesto a cualquier cosa. Un mal augurio, resultado también de las maniobras de los grupos de poder que pretendieron controlar la crisis política desatada por el robo descarado de los antecesores de Morales.

El riesgo de nuevas crisis está a la vuelta de la esquina. No podrá haber gobernabilidad con la gestión de un individuo incapaz de corregir sus malas decisiones. Habrá nuevas circunstancias preocupantes en el manejo de la cosa pública si quien electo gobernante es incapaz de poner orden en su casa de trabajo. Si en lugar de gobernar y administrar los asuntos del gobierno, deja en manos de sus cuates o los cuates de sus cuates, las problemáticas estatales.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

Leave A Reply