Jornadas de lucha y de protesta

0

Sin lugar a dudas que el 2015 será registrado como el año en el que una nueva emergencia social y popular se levanto ante el abuso de poder, la arbitrariedad, la corrupción y la impunidad. Y es que prácticamente a la fecha llevamos ya más de tres meses de permanente movilización social y que aparentemente no tendrá un final cercano. Sin embargo, es preciso manifestar qué ha provocada esta nueva oleada de los pueblos en Guatemala a demandar y exigir cambios profundos en el Estado guatemalteco.

Los hechos desencadenados por la capturas realizadas por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala –CICIG– y el Ministerio Público –MP–, el 16 de abril del presente año, produjeron la lucha en las calles por la transformación, la exigencia de depuración del Sistema Político, que debiese de ser encabezada por la renuncia del Presidente Otto Pérez Molina. Pero es necesario precisar que estas movilizaciones sociales y populares se suman a las históricas demandas por la defensa del territorio y los recursos naturales; por la exigencia por tierra de campesinos desposeídos de esta; por la necesidad de recursos para las escuelas, para los puestos y centros de salud, por agua potables, entre muchas otras necesidades que este sistema corrupto e impune le ha negado a la población guatemalteca.

Estas jornadas de lucha y de protesta necesitan voltear a ver hacia las movilizaciones de distintas expresiones que le han dado paso a este sentir de indignación y rabia justa que les dan vida. Por ejemplo la amplia movilización social, popular y comunitaria que prácticamente se ha despertado en todo el territorio nacional, así como las luchas emprendidas por jóvenes y adolescentes frente a la impuesta reforma a la formación inicial docente o bien las exigencias por la nacionalización de la energía eléctrica, son tan sólo algunas muestras del incremento que se ha venido gestando.

Es necesario seguir profundizando la lucha social y popular, lo cual requiere articular, respaldar y apoyar con su presencia todas las acciones que con el objetivo de transformar este sistema político. La próxima semana sin lugar a dudas se dará una nueva fase de esta lucha popular, durante tres días la población guatemalteca se movilizará en todo el país, con el objetivo expreso de suspender el proceso electoral, que no solo no dará respuesta a las demandas ciudadanas, sino se convertirá en la puerta al abismo.

Estas jornadas convocadas por la Asamblea Social y Popular deben ser ampliamente respaldadas, con nuestra participación activa y deben articularse a todo esfuerzo posible. De tal cuenta que esperamos que este 25, 26 y 27 de agosto nos abra nuevos horizontes de lucha que den paso a nuevas formas de construir democracia desde abajo.

Share.

About Author

Jorge Santos

Hombre guatemalteco, centroamericano y profundamente latinoamericano, defensor de derechos humanos, amante de la vida, la esperanza, la humanidad y fiel creyente que otra Guatemala es posible.

Leave A Reply