La agonía de Baldizón

1

La amenaza no se hizo esperar. En cuanto el informe: “El financiamiento de la política en Guatemala”, fue presentado por la CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala), Manuel Baldizón reaccionó según su estilo.

Baldizón, presidenciable y dueño de la franquicia llamada Libertad Democrática Renovada (LÍDER), ha dicho en sus mítines que hay una conspiración en su contra. Afirma que el propósito de la misma es impedir que llegue a la presidencia. Él, que se creía ungido para ocupar el despacho presidencial, fijó el centro de su campaña en la afirmación de que le toca. Como si se tratara de un juego y a él le correspondiera el turno para tener la banda.

Enfrascado en una inversión multimillonaria en proselitismo electorero, ha levantado un discurso vacío pero forrado de ofertas populoides al más burdo estilo demagógico. No ha escatimado gastos ni mentiras para alzarse como vencedor y a ello se debe quizá la magnitud de su berrinche.

Desde movilizaciones masivas, con más de cien mil manifestantes, dice, para protestar frente a la CICIG por la campaña contra su pobrecito candidato y compañeros, hasta la amenaza velada de incidentes más violentos. Todo se vale para un Baldizón cada vez más temeroso de perder en el último momento la oportunidad de hacerse con el gobierno. Ciego de ambición electorera, si nos atenemos al perfil que habría elaborado un servicio de inteligencia estadounidense, estaríamos a merced de un sicópata de la política, sin escrúpulos y sin la menor capacidad de sentir vergüenza o pena.

De manera que, con la vista nublada por su enorme y enfermo ego, el propietario de LÍDER cree que el rechazo ciudadano es un pequeño mal capitalino. Muestra así, su profundo y real desprecio hacia la opinión social que con cada día que pasa y ante las nuevas sobre acciones criminales de los cabecillas de LÍDER, incrementa su repudio a dicha franquicia política.

No es para menos. El propio vicepresidenciable de LÍDER está en la mira de la CICIG y no por cualquier delito. A Edgar Barquín se le señala de lavado de activos. Un ilícito vinculado a estructuras de crimen organizado para las que el segundo de la oferta habría trabajado. Junto a este, dos diputados de LÍDER y otros allegados, van camino al antejucio o de una vez a la demanda, por delitos similares.

Al igual que las denuncias y acciones legales contra allegado al inquilino del despacho presidencial Otto Pérez Molina, cada vez van más cerca de este, los procesos a miembros de la franquicia que cree que le toca, son también más próximos a su “líder”. Y a eso, quizá, también le teme con horror, un individuo que hasta hace cuatro meses de seguro ordenaba ya su traje de investidura y ensayaba la pose y cara de circunstancias para el debut.

En las semanas recientes se han producido hechos que alejan esa posibilidad con más fuerza y Baldizón lo sabe pero no lo entiende. Cree que bastará con manipular declaraciones, movilizar gentes y asustar con actos de violencia para impedir que las acciones en su contra se concreten. Pero en el entreacto, su candidatura así como su franquicia mal llamada partido, van camino a la agonía. Una agonía que le llega prematura por cuanto otras empresas políticas alcanzaron la presidencia y luego se desinflaron como el Frente Republicano Guatemalteco (FRG).

Tal vez sea necedad. Quizá sea incapacidad para leer el momento. Puede ser que también haya algo de ingenuidad perversa. O, de repente, en un casi milagroso acto de lucidez política Manuel Baldizón ya sabe que está fuera y, prefiera quemar sus naves de una buena vez, recurriendo a la violencia como única alternativa. Como quiera que sea, Baldizón y su franquicia, a pesar de los millones repartidos, se ha subido al cadalso y está a punto de perder el banco y colgar en el vacío.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

1 comentario

  1. Miriam sanchez on

    Bueno, y muchas veces me he preguntado por qué el pueblo de Guatemala no reacciona y se deja llevar por las cancioncitas, en las pasadas elecciones se dejaron acarrear. Hasta cuando pueblo, ya basta, analicemos bien las opciones pero no votemos por ese narcotraficante a quién visto está ya se aliaron los del ya cadáver partido patriota.

Leave A Reply