La apreciación y crítica del arte son, en esencia, ejercicios de observación y articulación

2

Juan Pablo HernándezPor Juan Pablo Hernández Paredes*

Juguemos a la apreciación artística para emitir un comentario crítico.

La mejor forma es respondiendo ciertas preguntas.

 

 

Empecemos con esta obra, llamada “La Lechera”:

JP1

“La Lechera”, actualmente en el Rijksmuseum de Amsterdam. Wikimedia Commons.

¿Qué es?

-Es una pintura al óleo.

¿Qué vemos?

-Una figura femenina, una mesa con mantel, trastos de cocina, canastas, una ventana, una habitación…

 

¿Qué hace la protagonista?

-Está de pie y vierte leche en un cuenco

¿Cómo se le ve?

-De pie, concentrada en lo que hace.

Sola.

JP2

¿Qué hora es?

-Probablemente muy temprano, la luz entra por la ventana lateral  muy tenue.

JP3

Un momento… ¿Sola?

-Sí, sola

¿Y el pintor? ¿Nosotros no estamos con ella en esa habitación?

-Mmmm.

¿Cómo es ella?

-Una mujer de unos 23 años, robusta, lozana. Viste un traje de otra época. Se le ve muy limpia y de semblante sobrio.

JP4

 

¿Qué hay en la mesa?

-Viandas, sobre todo mucho pan.

JP5

¿Y la habitación?

-Tal vez es una cocina, las paredes están desnudas, tienen clavos y agujeros, se ven unos detalles de zócalos decorados. La ventana es lo más importante del lugar.


JP6

¿Cómo nos hace sentir este cuadro?

-…

JP7

(Esta es la clave del arte.)

 

Ahora pasemos a un análisis más técnico.

Es muy práctico empezar a ver un cuadro y dividirlo por sus ejes, esto nos dice que es lo que el autor quiere que veamos.

JP8

La figura está al centro del cuadro, erguida sobre la línea vertical. El eje horizontal atraviesa el verbo: la leche.

 

Veamos otro detalle importante, la perspectiva, tenemos un punto de fuga muy claro y que también nos refiere al sentido del cuadro:

JP9

El punto de fuga tras el brazo de la protagonista nos concentra en la acción, el autor recalca que es lo que quiere que veamos.

Ahora, la composición, la obra tiene dos grandes líneas que nos llevan la vista hacia arriba. Sin dudas, es una protagonista… del arte universal.

JP10

Estos trazos infinitos e invisibles se llaman líneas de tensión, marcan los vértices de las cosas y su relación entre sí.

 

Pero eso no es todo, esta obra en particular se considera magistral en su armonía ¿Por qué?

-Por su proporción.

JP11

Noten como las líneas fluyen dentro de la espiral. Su párpado, el tocado sobre su cabeza, el codo del brazo que sostiene la jarra, el cuenco, etc…

 

¿Qué más podemos ver en este cuadro?

-Ya lo analizaste todo.

-No, falta algo muy importante: el color.

JP12

La paleta de colores es muy pequeña, azul, café, ocre, amarillo, terracota, etc. Una paleta corta nos habla de una obra pacífica, sencilla.

JP13

Deconstrucción cromática de La Lechera, por la diseñadora gráfica Irma Boom para Droog.

A todo esto ¿Quién pintó este cuadro?

Hasta este momento esto es importante. Fue Johannes Vermeer, pintor barroco neerlandés del siglo XVII. Su obra es bastante conocida.

JP14

“Joven de la Perla”, Johannes Vermeer. Actualmente en el Mauritshuis de La Haya.

Vermeer es famoso por sus pinturas de costumbres, y utiliza recursos repetitivos (leitmotif) como el color y la luz.

Alguno ejemplos de su paleta de color donde utiliza especialmente el amarillo y el azul ultramarina:

JP15

“La Encajera”, Johannes Vermeer. Actualmente en Museo de Louvre, Paris. Wikimedia Commons.

JP16

“Muchacha con criada”, Johannes Vermeer. Colección Frick. Nueva York. Wikimedia Commons.

JP17

“Mujer con jarra de agua”, Johannes Vermeer. Actualmente en el MET de Nueva York. Wikimedia Commons.

Para la luz, fundamental en su obra, tiende a pintar interiores y nos muestra la fuente de iluminación, usualmente una ventana lateral que inunda la habitación.

JP18

“La tasadora de perlas”, Johannes Vermeer. Actualmente en Galería Nacional de Arte, USA. Wikimedia Commons.

JP19

“Muchacha leyendo una carta”, Johannes Vermeer. Actualmente en Gemäldegaleria Elte Meister, Dresde. Wikimedia Commons.

JP20

“El astrónomo”, Johannes Vermeer. Actualmente en el museo del Louvre, Paris. Wikimedia Commons.

¿Y entonces? ¿A qué conclusión llegamos? A un comentario crítico, como el siguiente:

La Lechera de Vermeer es una obra artística que destaca por su sencillez aparente. Tiene una composición cuidada a todo detalle y se le puede comparar con una obra musical por la armonía que alcanza el intercambio y equilibrio visual entre el color, los volúmenes y la perspectiva.

Sin dudas, Vermeer nos deja ver su estilo y no necesita firmar el cuadro para hacerlo propio. Su tema, algo rutinario, es llevado y tratado hasta la monumentalidad. Podemos decir que el autor intencionalmente nos muestra la sencillez a un grado casi religioso, como una alegoría a la importancia de la humildad, la observación íntima de los detalles y la belleza que habita en ellos.

 Esta maestría ha logrado que este cuadro persista por siglos, aún maravillando a quienes tienen la oportunidad de verlo, apreciarlo y entrar a la habitación a acompañar a la protagonista, junto con pan y leche.

Ahora el reto es aplicar estos conceptos para toda obra artística, con el fin de comprenderla, apreciarla y conocerla. Es sano ejercitar la observación y el pensamiento crítico y sobre todo, darnos la oportunidad de entrar al mundo sublime de la producción de arte como una forma de sensibilización al contexto que nos rodea.

*Juan Pablo Hernández Paredes

Guatemala, 1986. Arquitecto porque soñaba con ser restaurador de monumentos, me quedé con la profesión y el mercado me hizo interiorista, cumpliré el sueño cuando termine la tesis de restauración, pronto (espero). Autodidacta del arte, la teoría y crítica me inspiran porque no soy artista. Dicen que soy sensible como defecto.

 

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

2 comentarios

  1. Ana Silvia Monzón on

    Me encantó su artículo, gracias por esas claves para observar con más agudeza obras como esta. Muy didáctica su metodología.

  2. Roberto Flores on

    Felicitaciones por tan buen artículo. Si se nos enseñara más a apreciar lo que nos rodea y el verdadero arte, creo que viviríamos en un país mucho mejor.

Leave A Reply