La celebración conservadora del día del periodista

0

No fue un hecho pensado, pero que Prensa Libre sacara a varios de sus columnistas más críticos de su espacio habitual, coincide con el día del periodista en Guatemala. Lo cual no deja de ser otra de las paradojas de este día, como lo recuerda Edgar Celada en un artículo dedicado al tema.

La cuestión es que estamos en la transición de un gobierno donde abundaron los militares corruptos, encabezados por el propio Otto Pérez Molina a un gobierno que, pese a las declaraciones, tiene como fondo a un grupo de militares que no son precisamente quinceañeras vestidas de blanco y que, si se diferencian en un punto de sus predecesores, es que son del ala más conservadora y radical del ejército (ahí está Richie Méndez Ruin alegre con el electo presidente y su grupo).

A esto hay que sumar que el sector empresarial seguramente está preocupado después de unas protestas que demostraron las posibilidades de crítica y de poder ciudadano, así como de la resistencia más callada pero más continua, contra la minería y otros proyectos extractivistas. El gran peligro (para las élites) es que dos fuerzas sociales distintas como las representadas en las protestas de abril-agosto se unan con las protestas más sistémicas de los pobladores y grupos indígenas.

Es decir, lo que puede significar políticamente esta salida de los columnistas de Prensa Libre es que los medios de comunicación mantendrán un apoyo más claro y más abierto a los poderes de turno, incluyendo al gobierno y a los empresarios. No es que no hayan defendido siempre determinados intereses, sino que lo harán más claramente.

Esto apunta a una ofensiva conservadora que hace tan importante mantener espacios independientes de periodismo y opinión como los que actualmente existen en el ciberespacio. Pues aunque no pueden competir cabalmente con los grandes medios, su granito aportan. ¿O no?

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply