La dignidad brilla en Sepur Zarco

0

Hoy es Día Nacional de la Dignidad de las Víctimas del Conflicto Armado. Pienso en las mujeres de Sepur Zarco. Las he tenido en la mente (cuestionándome mi corazón) desde hace ya un tiempo. Bettina me habla de ellas, de sus testimonios, de lo que han sufrido a través de estos años, de la organización que han debido hacer para pedir justicia. Gabriela, una abogada de Mujeres Transformando el Mundo, me habla de ellas también, de lo que ha significado preparar el caso, de construir un lenguaje nuevo desde la experiencia y la voluntad de las mujeres que no se quedaron calladas. Entre los días y las cotidianidades, se va colando su ejemplo de valentía y de coraje. Apalabrar y denunciar no es fácil, menos si para eso se necesita hablar de un Estado que utilizó la violación sexual y la esclavitud doméstica para aterrorizar. El mismo Estado que sigue hoy despojando de las tierras, legitimando las prácticas de empresas nacionales y extranjeras con el discurso de la inversión y el desarrollo.

Pienso en las mujeres de Sepur Zarco, y veo cómo la luz siempre termina por esclarecer una historia tan oscura como la de este país. La luz es la dignidad que se convierte en lucha, que es motor contra el silencio, la luz es la memoria que cuenta otras historias. Es el día de la dignidad que nunca jamás se arrebató a las miles de víctimas de esa guerra de más de tres décadas. No se puede arrebatar algo que los victimarios y responsables de los delitos no pueden reconocer, porque no sé si de dignidad ellos sepan algo.

La dignidad da vida. Recuerdo un poema de Johanna Godoy que lo dedicó a su hijo. Es la certeza de la mujer que ha luchado, y hoy lo vuelvo a leer y mientras lo hago, pienso que esas mujeres muy bien podrían dedicárnoslo a muchas otras mujeres que venimos atrás, hijas de una historia que nos une:

“Para luchar
hemos nacido

Para unirnos
a miles de hilos de sangre
que injertaron sus voces
en nuestras entrañas

No tememos
el posible allanamiento
del corazón

Vos llevarás mi voz
cuando me crezcan flores
y los sueños continúen
siendo sueños

Cuando mi muerte
haya roto tu vida
vos sabrás:
para luchar hemos nacido”

El Día de la Dignidad es para saber que en Sepur Zarco hay una luz que brilla muy fuerte gracias a esas mujeres.

Fotografía: la tomo prestada de José David López que la tomó prestada de Gerardo Del Valle.

Share.

About Author

Gabriela Carrera

Siempre es difícil decir quién es una. Soy la más pequeña de tres hermanos (un abogado, un agrónomo y un cura) y soy la única mujer (que duda de las leyes, no le gusta la berenjena y su vida espiritual es un reto). Estudié Ciencias Políticas y todavía pienso que tengo pendiente estudiar la literatura y todos sus secretos. Me gusta pensar en que se puede construir, poco a poco y con mucha paciencia, una Guatemala diferente y esa es mi mayor motivación para escribir en El Salmón. Agradezco las muestras pequeñas de la vida que me hacen seguir creyendo en la humanidad, y por eso busco en el fondo de la Cajita de Pandora muy seguido.

Leave A Reply