La famosa ley de aguas

4

Si le dijera, amigo lector, que es posible reducir la contaminación del río La Pasión y de todos los ríos de Guatemala a niveles mínimos en un período de diez años, lo más probable es que no me crea. Si le dijera que hasta un río-basurero como el de Las Vacas tiene salvación, quizás piense que estoy loco.

Como hasta la incredulidad tiene matices, hay quienes no creerían que lo que digo sea posible por razones técnicas, otros no creen que existe la voluntad política y seguramente habrá quien simplemente no crea para no perder la costumbre. Con la historia que nos andamos echando, no se puede culpar a nadie por ser incrédulo.

Demostrar que el primer grupo de incrédulos se equivoca es relativamente fácil: otros países han tenido éxito restaurando la salud de sus ríos con los recursos técnicos, legales y económicos adecuados. El segundo grupo, sin embargo, tiene toda la razón: la voluntad política para cambiar la realidad actual simplemente no existe.

Pero que no exista voluntad política hoy no quiere decir que no pueda haberla mañana. Como bien lo evidencian las históricas protestas contra el régimen corrupto patriota, los pueblos tienen la capacidad de cambiar. De ahí me nace la esperanza que de pronto la tragedia ecológica del río La Pasión -justo en el momento político actual- sea un parteaguas en la actitud de la gente hacia la necesidad de proteger la vida.

Hemos caído en el error de creer que la voluntad política es un privilegio de los gobernantes cuando en realidad es una prerrogativa del pueblo, tal y como los últimos acontecimientos lo han demostrado. Recién descubrimos que la voluntad política de los gobernantes es un efecto, no una causa.

Una ley de aguas que provea los lineamientos técnico-legales para recuperar los ríos de Guatemala con prácticas ambientales de clase mundial no es mucho pedir. Y si estamos dispuestos a dejar el conformismo de lado, también es posible soñar con una ley de aguas que asegure agua potable en todas las comunidades del país, el tratamiento obligado de las aguas servidas, la protección legal de las especies animales y vegetales impactadas por el uso humano de los recursos hídricos, la regulación ambiental de las actividades mineras, la tutela de las aguas subterráneas, el control de la calidad del agua superficial y subterránea, la protección de comunidades vulnerables a las inundaciones y deslaves, la salud de los litorales y fauna marina, en fin, una ley de aguas que nos lleve del siglo XIX al siglo XXI.

No faltará quien diga que implementar un proyecto ambicioso de ley de aguas requeriría cantidades enormes de recursos que no tenemos. Cierto, pero una iniciativa de esta envergadura debe concebirse como una inversión autofinanciable a largo plazo y no como un gasto superfluo. Si se toman en consideración los beneficios ambientales y los miles de empleos bien remunerados el impacto de una ley de aguas como la aquí descrita sería abrumadoramente positivo.

Si logramos convencer a los escépticos que es posible rescatar nuestros recursos hídricos y que la voluntad política es consecuencia directa de la participación ciudadana tendremos posibilidades realistas de implementar una ley de aguas relativamente pronto. No dependerá de los intereses de un funcionario sino de la voluntad política de usted, el ciudadano congruente que leyó hasta aquí.

Share.

About Author

Abraham Barrios

Estudiante empedernido de la naturaleza humana y amante de las causas perdidas. Aparte de eso, muy difícil de etiquetar.

4 comentarios

  1. Brenda Marcos
    Brenda Marcos on

    Excelente. Tengo que decirlo es diferente cuando lo exponés de esta forma y sería bueno que compartieras en enlace para leer la ley completa.

  2. Abraham Barrios
    Abraham Barrios on

    Gracias. Desgraciadamente es un tema inherentemente difícil de entender y explicar. El enlace está ahí si lo querés seguir.

  3. alvaro garcia on

    pues es bueno o seria bueno contar con instrumentos juridicos. Pero la mejor arma o herramientas pueden ser las tecnicas. El asunto es que un planeamiento con minimo El Saneamiento Basico Ambiental. Toda agua servida y que provenga de conglomerados humanos debe haber pasado un proceso de plantas de tratamiento basico. Muchos piensan que cuesta dinero, pero como eso casi no hay o los politicos elegidos y por elegir no les interesa lo mejor es que las iniciativas vengan de los mismo usuarios y beneficiarios. Hay modelos basicos y rusticos que pueden adaptarse en nuestro medio proveniente de modelos ya aplicados y probados en poblaciones semejantes, que pueden adaptarse los que se usan en Viet Nam u otros adaptables. Cavar 2-4 hoyos en la tierra para el tratamiento minimo a aguas de comunidades no necesitan de manos de mica. Digo esto porque es cierto a veces el quehacer y lo que se esta viviendo por la mala gestion administrativa gubernamental nos desmotiva. Pero recordemos que en realidad si nosotros como vecinos, habitantes y usuarios no nos re agrupamos para lograr metas y objetivos comunes va a costar un poquito salir de problemas de caracter sanitario. La ventaja por alla es que el territorio se presta para efectuar transferencias de tecnologias sencillas.

  4. Señor Abraham Barrios, muy bien su analisis de lo que afecta en salir adelnte en el atrazo en que estamos , refiriendonos al AGUA. . DESAFORTUNADAMENTE, uno de los principales obstaculos que se presentan en ver una mejora del Medio Ambiente, es la IGNORANCIA principalmente de nuestos gobernantes,como usted dice NO hay voluntad Politica, lo cual tambien se contagia a la mayor parte de nuestra populacion. Yo respaldo mi opinion con haber trabajado en California en una compania de Ingenieros Consultores en la Construccion de Plantas de Purificacion de Agua, Brown and Caldwell, especializada en purificar
    Rios y Lagos , ( yo fui uno de los primeros en criticar, el engaño de la formula que queria utilizar en el Lago de Amatitlan), Pues YO se veridicamente QUE , se necesita para llevar a cabo un proyecto de esa naturaleza. Yo estoy de acuerdo con su opiion, de que lo que falta es VOLUNTAD POLITICA, ya que hoy por hoy la corrupcion es un cancer, que muchos SOLO ven como sacar raja, para su propio provecho, en pocas palabras ” COMO HACER DINERO SIN TRABAJAR ” .

  5. Pingback: Gran Marcha Por El Agua, La Madre Tierra, El Territorio Y La Vida En Guatemala | CIPREVI

Leave A Reply