La gobernabilidad en Guatemala: una mirada desde su concepción académica y su derivación cotidiana

0

Según Alcántara el concepto gobernabilidad está asociado a la idea de “la capacidad del gobierno”. Sin embargo, los retos o lo que se entiende por dicho concepto varía según el nivel de consolidación democrática. En los países en vías de consolidación democrática se ha insistido en que lo referente a gobernabilidad se basa en las ideas de orden y gobierno, mientras que en las democracias consolidadas, la gobernabilidad se entiende como la capacidad de los gobiernos para satisfacer demandas, y poder controlar y convertir en eficaces las instituciones del Estado. En los países con democracias consolidadas la gobernabilidad se concentra en el funcionamiento armónico de las instituciones del Estado, en su capacidad de otorgar servicios de calidad y en el perfeccionamiento de los procesos que se llevan a cabo en su aparato burocrático.

En este sentido la gobernabilidad en estos países con democracias consolidadas también cumplen o desarrollan las tres variables que plantea Tomassini. La primera hace alusión al fortalecimiento de la sociedad civil y la evolución de la cultura política. Esta variable se logra conformando una sociedad civil organizada y no organizada activa que demande las mejoras constantes y modernizadas de los servicios que otorga el Estado y en la eficiencia de sus instituciones. Una cultura política más democrática que no admire la figura del “hombre fuerte”, que exija o participe en partidos políticos menos clientelares y más programáticos, y disminuyendo la costumbre de reducir la democracia al voto utilizando las diferentes formas de participación democrática. La segunda trata sobre la orientación y el comportamiento de la economía. Para esto debe existir intervención estatal sobre las actividades económicas sin excluir al sector privado, generando trabajo e inversión en conjunto. Y por último, la tercera variable demanda la integración de sectores cada vez más amplios de la sociedad en el sistema productivo. Esto se ha logrado con el ingreso de las personas al mercado como dueños de lo que producen, reduciendo la brecha entre lo que se produce y el salario, es decir, remunerar cada vez más en función de lo que se produce, y diversificando e innovando en cualquiera de los tres sectores de la economía.

En los países en vías de consolidación democrática, la gobernabilidad se convierte en un conjunto de acciones dirigidas a evitar la desestabilización de los gobiernos. Por ejemplo, las manifestaciones sociales que se han articulado con el objetivo de demandar del gobierno promesas no cumplidas, expansión y calidad de los servicios, mayor inclusión, entre otras demandas, no debilitan al Estado sino más bien desestabilizan gobiernos. Por tanto, el objetivo de los gobiernos en democracias no consolidadas es mantener el orden y reducir al máximo cualquier movimiento que señale y exponga las deficiencias del gobierno.

Kohli explica que para entender la crisis de gobernabilidad en las democracias de los países en vías de desarrollo (tercer mundo) se deben analizar los siguientes elementos: 1. La calidad del liderazgo y sus preferencias (conservadurismo). 2. La ideología prevaleciente (autoritaria). 3. El grado de armonía inter-élites (diferencias no respetadas que llevan a la confrontación). 4. Diseño de instituciones políticas dominantes como sistema de partidos y las interrelaciones ejecutivo-legislativo (la no institucionalización de los partidos y el señalamiento desgastante para deducir responsabilidades entre partidos y entre los organismos del Estado). Y 5. El rol del Estado como responsable primordial del desarrollo socioeconómico (participación reducida en las actividades económicas o desigualdad en la repartición de ganancias en alianzas público-privado).

En Guatemala el principal problema de gobernabilidad es que se ha institucionalizado la corrupción. Partiendo de lo planteado por Kohli cuando enumera las cinco explicaciones para entender la crisis de gobernabilidad en países que no han logrado la consolidación democrática y a todas las explicaciones les suma el problema de la corruptela.

La corrupción está en todas las instancias del aparato burocrático del Estado guatemalteco y en las instituciones encargadas de otorgarle servicios a la población (muchas de ellas con participación de capital privado y administradas por empresas privadas). Se han generado redes clientelares como plataforma para apoyo electoral en contiendas electorales internas a las instituciones (las que tienen) y en las contiendas de elección general para cargos públicos. A la vez, han utilizado políticas públicas para expandir en todo el país dichas redes clientelares en detrimento de las grandes necesidades de la población (bolsa solidaria durante el gobierno de Álvaro Colom, bolsa segura durante el gobierno de Pérez Molina, entre otras).

Uno de los casos que respalda este argumento es el que sucedió con la reforma a la Ley de Presupuesto impulsada por el Partido Patriota (partido de gobierno) para que las empresas puedan agilizar procesos de contratación y adquisición de obras con el Estado sin necesidad de tener respaldo financiero. Es un intento por acumular y centralizar la riqueza para poder seguir competiendo con otros grupos de poder. Desde una perspectiva económica el hecho de no tener respaldo financiero permite que se genere una deuda de arrastre, fomentando la obstaculización de la circulación de la cadena de pagos y la deuda de años y millonaria entre entidades.

La reforma a la ley del presupuesto agiliza la entrega Estatal de obras a entidades privadas obviando parte del proceso burocrático estableciendo la condiciones para que se paguen compromisos adquiridos a cambio de financiamiento que el Partido Patriota obtuvo durante las elecciones, y les permite de igual manera posicionarse para las próximas elecciones manteniendo el financiamiento de entidades privadas a cambio de obras, especialmente en el área de la construcción y comunicación, tomando en cuenta que durante el período de Alejandro Sinibaldi como ministro de Comunicaciones (candidato presidencial del Partido Patriota para las elecciones del 2015) se realizaron la mayoría de obras.

Otro de los casos son las redes clientelares entre la vicepresidenta Roxanna Baldetti y sus allegados en el Ministerio de Salud, que se han identificado en la nómina del renglón 0-36, Retribución por Servicios (Programa Servicio Cívico) del ministerio de Salud. Dicha nómina reporta los primeros pagos a 1,366 de los 4 mil 500 encuestadores, cuya labor prioritaria consiste en elevar el perfil de la vicepresidenta (según El Periódico del 29 de Octubre de 2014).

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

Leave A Reply