La (ir)responsabilidad detrás del voto nulo

4

CINTILLO - SufragioNaufragioProducto de intensas horas de debate en clase, de un texto que publique en este medio  y de una tarea, surgió un documento de intercambiode ideas que decidí trasladar a El Salmón y que tuve que reducir por cuestiones de espacio. Este intercambio de ideas entre dos diferentes posturas sobre el voto nulo es entre la analista de Opinión en Libertad, quien también es mi compañera y amiga Andrea Beatriz Martínez Guerra (A) y yo (L). Creemos que aportar nuestras ideas al debate sobre el tema, es una respuesta a nuestra labor y pasión como estudiantes de Ciencia Política. ¿Es irresponsable o responsable votar nulo? Es la inquietud bajo la que surge nuestra conversación.

A: Es importante mencionar algunos aspectos fundamentales del sistema electoral y político en Guatemala, mencionándose en primer lugar que la Ley Electoral no valida en ningún momento el voto nulo, lo que quiere decir que si de 100 votos, 99 llegasen a ser nulos ese único voto válido designaría al gobernante.

L: El voto nulo es una opción cuando el votante considera que nadie lo representa. Está claro que aunque todos voten nulo, será ignorado porque no tiene incidencia legal, por eso el voto nulo solo es un acompañamiento moral y argumentativo de las manifestaciones ciudadanas realizadas en las calles que estén forzando cambios. En este sentido, el voto en sí mismo es contraproducente cuando no existen las condiciones para que los participantes del proceso electoral sean realmente representantes de los diversos sectores de la población y que compitan en igualdad de condiciones para que tengan oportunidades reales de ganar, en el caso que sean del agrado de los electores.

A: Has propuesto al voto nulo como “muestra de expresión y elección en la que un ciudadano legitima el sistema de partidos pero no está de acuerdo con ninguno de los candidatos”.  Con esta argumentación se puede establecer que el voto nulo no ayuda a consolidar la cultura democrática, entendiéndose democracia como ese sistema que garantiza la libertad de elegir, participar e incidir sin limitaciones políticas; en la promoción de garantías de todo un pueblo, en quien radica el poder soberano. Votar nulo promueve descontento por los candidatos designados, pero esta manifestación se queda sin fundamento sólido y jurídico que pueda promover e incidir en el rumbo de las elecciones.

L: La consolidación de la cultura democrática no pasa por un sistema de elección, por mucho que sea vital para la democracia representativa, la cultura política está intrínsecamente ligada a la forma de cómo se concibe y se hace política. Por tanto, la consolidación de la cultura democrática pasa por la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones en los sectores inmediatos donde ejercen su rutina, para romper con la lógica autoritaria de los representantes de imponer su criterio en la toma de decisiones bajo la excusa que fueron electos y son representantes: representantes que nunca consultan a sus bases ni a sus electores. El  empoderamiento de los ciudadanos en sus sectores inmediatos puede tener efectos macro inmediatos que se visualizaran en las elecciones de representantes, votando por figuras cada vez menos clientelares y autoritarias.

A: Has hecho alusión a la coyuntura partidaria electoral, mencionando que el hacer uso de un voto válido que favorezca a partidos pequeños no marca una diferencia entre los tres partidos posicionados, por lo que el único voto que lograría modificar la contienda, sería el realizado por el partido del segundo o tercer lugar. En esta línea lo que planteas es alejarte de la responsabilidad de escoger la opción con la que se pueda sentir un mayor grado de simpatía, ya que el votar nulo no exige en ningún momento lo que el país necesita, como debates serios y de altura, tampoco es una medida que este proponiendo alternativas; el hecho de alejarse del ejercicio responsable del voto permite únicamente pronunciarse como inconforme.

L: Se pueden crear estrategias electorales, por ejemplo: nulo en la presidencial, cruzado en las parlamentarias y por algún candidato que tenga posibilidades de ganar en las municipales; las elecciones municipales a diferencia de las presidenciales son más abiertas en el sentido de que es posible ejercer el voto en contra al oficialismo o al candidato fuerte de dudoso financiamiento porque participan menos candidatos, provocando que el voto en contra se concentre en la alternativa inmediata.

A: Existe parte de la sociedad que no se encuentra de acuerdo con ninguna opción.  Ante este problema hay que informarse, analizar sobre los partidos y candidatos sin olvidar el rol del financiamiento, ya que esta arista define en gran medida los compromisos a pagar por el partido que llega al poder. Limitarse a votar nulo es contraproducente porque no indica qué causa su descontento. Es tan ambiguo que deja vacía una discusión que tenemos que darle contenido con las preferencias, necesidades y afinidades. Y así poder definir la tan aludida cultura política que genere no solo el debate, sino la crítica y la participación activa y permanente de los ciudadanos, pasando de ser electores a ciudadanos plenos.

L: La inconformidad y conformidad son legítimas expresiones democráticas.  Preferir el candidato antes de ver como es el partido que lo apoya puede ser un error, toda vez, uno de los grandes problemas del sistema actual son los partidos políticos. Votar por un candidato idóneo puede significar también avalar prácticas antidemocráticas en los partidos, es mandar un mensaje diciendo que no importa como sigan manejando el partido, si continúan sus cacicazgos, sin primarias, sin renovación de dirigentes, etc. Y no importa porque como siempre tienen un candidato capaz y honrado, seguiremos votando por ellos. Es un caso que generalmente ocurre con los partidos de izquierdas.

A: Los votos correctamente emitidos son válidos, indistintamente de a quién se lo adjudiquen. Siempre que haya más de dos candidatos, cualquier voto para cualquiera de ellos es útil para evitar que el candidato indeseable gane. Esa falacia de inutilizar el voto por partidos pequeños es algo repetido por simple sentido común, ya que la lógica del voto por el menos peor encuadra únicamente en la segunda vuelta.

L: El voto por el menos peor se entiende en primera vuelta como el voto dirigido a cualquiera que no sean los partidos que encabezan las encuestas. El problema es que la existencia de muchos candidatos provoca que el voto en contra de los que encabezan se disperse, y por tanto, no es útil para evitar que el candidato indeseable gane. A diferencia de que solo existieran tres o cuatro candidatos, el voto en contra se concentraría. En conclusión el sistema no permite el auge de una tercera fuerza que desplace por lo menos al segundo lugar, para perjudicar al indeseable número uno, se tendría que votar por la indeseable número dos, eso sí lo permite la estructura del sistema.

A: El primer paso de una ciudadanía activa debe de ser el asumir su responsabilidad, ya que el discurso del voto nulo es enfatizado en el casco urbano, donde son los académicos quienes deben de ser un contrapeso a lo decidido en el área rural, ya que este sector tiene simpatía por algunos candidatos que han realizado campañas conforme a sus necesidades. En las elecciones pasadas el voto nulo tuvo auge en el departamento de Guatemala con 15.098 votos; y menor número en el Progreso, Zacapa y Sacatepéquez; esto refleja que si no se empieza a educar sobre la importancia que tiene el voto en lugares alejados de medios de información. La nulidad de un derecho no es parte de la respuesta a la crisis política de Guatemala.

L: Paralelamente al auge del voto nulo en el departamento Guatemala se puede observar que históricamente el voto de los cascos urbanos son un respaldo al voto del área rural, que ha concretizado la victoria de esos candidatos “non-gratos”. Observo una fuerte vertiente institucionalista, y si bien por ahí pasa la eficacia administrativa, la efectiva prestación de servicios y una representación política que toma decisiones; las condiciones en las que está estructurado el sistema electoral no permiten que esa vertiente institucionalista cobre trascendencia en pro del desarrollo del país. En esa línea, hoy día, el voto no es la respuesta a la crisis política.

A: Las iniciativas serán resueltas por las autoridades elegidas con respaldo legítimo del total de votos válidos y no de los votos que no influyen ni determinan los resultados electorales.  Es el momento de modificar las leyes para que sean están quienes gobiernen a las autoridades y no al revés; el momento en que los políticos sientan un desbalance en su poder en ese momento se logrará un verdadero cambio de fondo.

 

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

4 comentarios

  1. Constitución es la acción de constituir y, no podemos constituirnos en pueblo si no elige la mayoría.
    Lo de aquí y ahora es una legislación electoral que nos permita elegir diputados nominalmente y alcaldes con representatividad de la mitad mas uno.
    Perder tiempo en discutir sobre la inmortalidad del voto mulo, es una irresponsabilidad.

    • No, la constitución sirve para -limitar el poder de los gobernantes-… lógicamente la de nosotros no demarca limites visibles, sin tan ambiguos que permiten la corrupción… saludos.

  2. Carlos Barrientos on

    És importante tener presente lo siguiente:

    1. En las elecciones pasadas, confiando en la promesa de Pérez Molina de brindar seguridad y con el fin de impedir el triunfo de Baldizón (porque miraban a Pérez Molina como el menos malo), la Capital y municipios aledaños le dieron el triunfo al actual Presidente. En la mayoría de departamentos ganó Baldizón y fueron los 441,536 votos del departamento de Guatemala quienes inclinaron la balanza a favor del OPM. Eso significa que el “el menos malo” resultó lo peor de lo peor.

    2. No podemos pretender tener resultados distintos si siempre hacemos lo mismo. “Votar por el menos peor” no nos va a dar un buen presidente, ni un buen gobierno. Aplicar la misma fórmula ahora, nos llevará a los mismos resultados.

    3. Si me ofrecen tres colores, por ejemplo, rojo, amarillo y azúl, pero a mi me gusta el café, porqué tengo que estar obligado a escoger uno de los tres colores que me ofrecen? Si no hay café, no escogo ningún otro. Igual en las elecciones, porqué estoy obligado a votar por un candidato que no me gusta? Mi opción, si quiero votar, es anular el voto porque ninguno me gusta, ni me representa. Eso no evitará que gane alguno de los candidatos que no me gusta, pero no me hará cómplice de haberlos ayudado a encumbrarse y, si por ejemplo, más del 50% vota nulo (mas otro porcentaje que votará en blanco), todos y todas (incluyento el candidato ganador) sabremos que el candidato electo represente solo una minoría y eso nos da mayores posibilidades de exigirle o, eventualmente, pedir su renununcia.

  3. Ya vine a trolear…
    .
    La lógica del voto nulo en base al descontento esta bien…PEROOOOOOO!!!!!
    .
    Por cuantas elecciones o comicios seria valido el voto nulo, porque, 1. El voto nulo significa que no quieres a ningún candidato que te estén ofreciendo. o 2. Que te encantan el candidato que esta presente y ya no quieres otro gobernante (el voto nulo también significa perpetuar un gobierno en el poder, si lo validamos)…. Ahora por lógica el voto nulo tiene que estar limitado a un numero de juntas electorales porque no se puede votar nulo eternamente, es mas la democracia es la participación de mucha gente que NO esta de acuerdo y se decide por la mayoría representada que esta de acuerdo (o se la mayoría que “elige” manda, si entiendes el concepto de democracia)…entonces porque alargar el proceso hasta que nos gusten los candidatos o el candidato a todos por igual (eso ya no seria democracia), porque la verdad el proceso de elecciones NO es el problema y no se debería de alargar con el voto nulo. En otro tópico ya mencione esta discusión es la del huevo y la gallina…(el voto nulo es muy mala idea).
    .
    Realmente tenia que llegar el momento en que se destapara la caja de pandora, se tiene un problema de “contrapesos legales”, que muchos venimos diciendo desde hace tiempo… que se traduce en una reforma al sistema legal (que ahí no esta el problema)…, iniciando por realizar “enmiendas” a la constitución volviéndola mas Republicana y reduciendo su Carácter social, como reza en el ultimo párrafo.
    .
    saludos
    .

Leave A Reply