La perversa acusación contra Daniel

1

Puede ser por necesidad de protagonismo mediático. Quizá también por odio político. Tal vez incluso por venganza o perversidad. Los motivos sobran, aunque tengan un origen o motivación espuria. Lo terrible es el daño que ese afán de megalomanía se lleva por delante la dignidad de las personas y, en el peor de los casos, la libertad de un defensor de derechos humanos.

Como a muchos otros dirigentes indígenas y comunitarios criminalizados, esta vez un tribunal, el Duodécimo de Sentencia Penal, violentando las normas procesales resuelve ventilar penalmente un caso que debiera ser desarrollado con base en la Ley de Libre Emisión del Pensamiento. De tal suerte que en clara contravención a normas y garantías protegidas por la Carta Magna y los tratados y convenciones suscritos por Guatemala, el tribunal protege a Ricardo Méndez Ruiz. Niega al líder indígena y campesino Daniel Pascual Hernández, el derecho a ejercer la libertad de expresión del pensamiento.

Y lo hace, avalando la campaña de odio, difamación y calumnia que el irregularmente protegido por  el juzgado ha sostenido con recursos millonarios. Una campaña por la cual Méndez Ruiz fue señalado de violador de derechos humanos mediante resolución del Procurador de Derechos Humanos (PDH). Resolución que ha sido ratificada en todas las instancias, incluida la Corte de Constitucionalidad (CC).

En enero de 2013, Daniel Pascual Hernández declaró a varios medios de prensa el riesgo que corría ante la campaña de odio sostenida por Méndez Ruiz. De hecho, el líder indígena fue víctima de un atentado cuando durante una visita a una comunidad alguien lanzó un machete al vehículo en el cual se transportaba. Sin embargo, Méndez reacciona presentando demanda penal en contra del líder indígena y, en una clara anomalía procesal, el juzgado lejos de inhibirse y tramitar el proceso por medio de la Ley de Emisión del Pensamiento lo hace por la vía penal.

Ningún juez ignora que toda denuncia relativa a difamación o calumnia, fundamentada en publicaciones de prensa, debe ser tramitada por la Ley de Emisión del Pensamiento. Algo que el artículo 35 de la Constitución es claro en indicar. De manera que la titular del tribunal no solo violentó dicho precepto sino que incurrió en prevaricato al tramitar con dolo un proceso por la vía no correspondiente.

Aquí es clara la intención del presidente de la Fundación Contra el Terrorismo, Ricardo Méndez Ruíz, de infligir a Daniel Pascual el mayor daño posible. No es secreto, porque se ha encargado de publicarlo en sus perfiles personales y fabricados, cuánta inquina tiene, sin razón y sin que Daniel le hubiese perjudicado antes. Las expresiones de odio, que disfrazan el racismo oculto en las mismas y que provoca también reacciones de igual calibre entre sus seguidores, han sido constantes. De manera que su negativa a conciliar y acepar que el tribunal falle contra derecho, abona en esa dirección.

Es de esperar que en una instancia superior el proceso sea enmendando como corresponde y que a quien hoy falla ilegalmente, le sean iniciados los trámites disciplinarios correspondientes. Entre tanto, Daniel Pascual Hernández, defensor de derechos humanos, dirigente campesino e indígena de reconocida trayectoria nacional e internacional, habrá de contar con la más amplia solidaridad.

Este proceso debe concluir sin daño a la libertad de Daniel Pascual y los tribunales habrán de revisar tanto en este como en todos los casos de criminalización contra defensores o defensoras de derechos humanos, la responsabilidad de estructuras antidemocráticas e ilegales. Penalizar el derecho a defender derechos humanos o criminalizar a quien denuncia una agresión no puede ser la tónica de un estado de derecho.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

1 comentario

  1. Enrique Rodriguez on

    Defensores de derechos humanos? Mercaderes de la miseria son, el tal Pascual involucrado en la masacre de una familia en San Juan Sacatepequez, alentando el robo de energia y la invasion de terrenos, ademas de manipular a personas ignorantes para oponerse a las mineras e hidroelectricas con el engaño que asi van a tener dinero y salir de la miseria. Infelices! de la miseria salieron Uds. con todos los euros que les mandan del extranjero pero las persona que ingenuamente los siguen estan condenados a la pobreza eterna porque Uds son incapaces de ofrecerles un trabajo y con sus amenazas y actos ilegales solo hacen que nadie quiera invertir en nuestro pais. Si de verdad les interesaran los derechos humanos estarian promoviendo la inversion y el empleo pero no solo el de ustedes si no el de tanta gente necesitada que no comeran ni se vestiran con el discursito demagogo de Uds.

Leave A Reply