La Reforma infinita

0

Las generaciones de reforma a la Ley Electoral implican al menos tres factores de la política, sobre los cuales es esencial su comprensión para poder estimar lo que se dice de forma coloquial el “tiempo político”, aquella dimensión que se constata larga. El primer elemento es del todo pragmático y refiere a una condición doble del actor definitorio, pues es a la vez sujeto y objeto de aquel cuerpo normativo. En tal sentido los cambios a las reglas del juego no podrán ser transformaciones de orden mayor, sino serán el resultado de la danza entre la incidencia sutil de la opinión pública y la voluntad del actor político formal. Para entender este factor puede útil la metáfora del reo convicto al que el juez le indica su sentencia pero sobre la prerrogativa de tener que hacer su propia cárcel para cumplir el fallo. Por supuesto que no será una prisión infranqueable, siempre deberá haber salidas de escape porque la política en Guatemala ha sido una inversión que necesita ser redituada y recuperada.

El segundo factor de entendimiento está relacionado con el instrumento mismo, es decir la Ley; no se puede considerar al cuerpo normativo como el inicio y el fin de los males y las soluciones a complejidades como el financiamiento político, o la democratización interna de los partidos. Las leyes solo representan un arreglo entre las fuerzas de poder político en un momento determinando pero no cambian en sí mismas las relaciones de poder en una sociedad determinada. Eso solo será posible por la acción de los ciudadanos con amplios márgenes de politización que actúan como una comunidad responsable dentro de los límites del Estado.

Y el tercer factor tiene que ver con la comprensión de que la Ley Electoral es un entramado de relaciones y procedimientos que actúan de manera sistémica. La Ley Electoral es a la vez una cebolla de muchas capas que el fondo contiene el cardumen del régimen de financiamiento, o puede ser un sistema de equilibrio móvil cuyo eje de gravedad es nuevamente el dinero público y privado de manera regulada. Es usual que las organizaciones sociales pierdan de vista este factor, y de ahí que sus luchas pierden de vista el bosque y se concentran solamente en el arbolito de su interés, con la subsecuente pérdida de efectividad de su acción política.

Este conjunto de factores hacen que los ejercicios de reforma electoral se conciban como “generaciones”, porque cada descendencia de cambio normativo ha rebasado los tiempos normales de la política y cada una se puede distinguir por un determinado conjunto de cambios que las distinguen. Y además cada una de ellas ha sucedido en una coyuntura política específica. Las reformas de la primera generación concluyeron en el año 2006 y arrogaron cambios significativos como el aumento de un dólar más al financiamiento público directo a los partidos; además se descentralizó la cartografía electoral y se creó el RENAP. Pasaron diez años para que la segunda generación pariera, aunque el padre del niño no lo quiere reconocer.

El ritmo temporal que le tome a una sociedad hacer los cambios en la normativa que rige las reglas de la representatividad política formal, no tiene que ver con la condición infinita de cambiar ese conjunto de regulaciones. Esa condición afortunadamente ha sido incluido y eventualmente institucionalizada en la segunda generación de reformas, a través de una comisión especial creada por el Congreso.

Viene a la vuelta de la esquina la tercera generación. El desafío podrá incluir la democratización de los partidos, profundizar en un modelo de financiamiento que acentúe el carácter público de la actividad política, el modelo de representación de los ciudadanos a través de los escaños, el que seguramente abrirá el debate sobre la nominalidad directa; y el desafío de alcanzar la representatividad sin tener que utilizar los vehículos tradicionales.

Reformar la Ley Electoral está intrínsecamente relacionado con la condición de reformar el Estado, algo que los ciudadanos parecen estar más compelidos a tomar su control desde el año 2015.

ANEXO

Inventario de reformas por área estratégica.

Decreto 26-2016 que contiene las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

 

Área estratégica Acción normativa
Tribunal Supremo Electoral ·         Se fortalece la función y el alcance fiscalizador del TSE, mediante la Ley y no en el reglamento.

·         Se crean dos unidades especializadas: una de fiscalización del financiamiento político y la otra de fiscalización de medios de comunicación.

·         Se separa la función de auditoría electoral interna de la que va dirigida a auditar la contabilidad de los partidos políticos.

·         Se implementa la Presidencia rotativa anual entre el cuerpo de magistrados.

·         La Comisión de Postulación para nuevos magistrados será totalmente pública.

Sistema de partidos políticos ·         Se enriquecen los contenidos mínimos del fundamento ideológico para la constitución de un partido político.

·         Se prohíbe la práctica del “transfuguismo”.

·         Se aplica el sistema de representación proporcional de minorías en la elección del Comité Ejecutivo Nacional CEN.

 

Sub sistema de financiamiento político ·         Asegurar la naturaleza eminentemente pública del financiamiento político partidario, mediante la asignación de recursos financieros para el desarrollo institucional y el desempeño electoral.

·         Se implementa una fórmula distributiva del financiamiento público directo, que destina recursos para formación y capacitación; y para el las sedes departamentales y municipales.

·         Lo anterior representa la base para diferenciar el financiamiento para campaña electoral del de funcionamiento institucional.

·         Se implementa un sistema indirecto de financiamiento  que se basa en un  mecanismo de adjudicación de tiempos y espacios en medios de comunicación para la campaña electoral, para todos los partidos.

Esas contrataciones son centralizadas por el órgano electoral, y serán otorgados sobre un criterio de igualdad. Solo la autoridad electoral contratará medios en época de campaña.

·         El medio de comunicación se podrá convertir en objeto de sanción.

 

Sistema electoral ·         Se incorpora la condición válida del voto nulo. Se repetirá una elección si los votos emitidos de forma nula superan más del 50%. En una nueva elección podrán participar los mismos candidatos.

·         El Congreso tendrá un número fijo de 160 diputados. Se mejora levemente la distribución territorial.

·         Se rediseña el cronograma electoral, separando los procesos administrativos de los tiempos de campaña. Se reduce el período de la campaña a tres meses.

·         Se amplían las definiciones y criterios para hacer del padrón electoral, un instrumento de libre acceso público.

·         Se institucionaliza el proceso de reforma electoral continua, mediante la creación de una Comisión de Actualización y Modernización Electoral.

 

Participación ciudadana ·         Se establece el voto en el extranjero, ofreciendo a la autoridad electoral el tiempo necesario para la adecuación técnica que implica.

·         Se establece que el TSE instaure un mecanismo de participación ciudadana para incidir en la definición de las políticas públicas del Estado.

Fiscalización y sanciones. ·         El partido y el candidato son objeto de sanción electoral.

·         Se individualizan las responsabilidades penales y civiles por el abuso o comisión de delito en el manejo de financiamiento político o irrupción de esta Ley.

·         Se ordenan las categorías punitivas: sanción, multa, suspensión y cancelación. Se evita la prelación para la aplicación de cada una. Se eleva la cantidad pecuniaria de las multas.

·         Se prohíbe la propaganda electoral de personas individuales.

·         Se fortalece el régimen de fiscalización del financiamiento político.

·         Se implementan bases para favorecer una cultura de transparencia y cuentas claras en la política.

·         Se refuerzan los controles al financiamiento privado.

·         Se obliga a la publicidad periódica de las cuentas de los partidos.

 

 

Share.

About Author

Julio Donis

Guatemalteco, nací en Xela en la primavera del 68´y desde los cuatro años me llevaron a la capital. El consumismo es la principal actividad del ser humano moderno, y es la que nos llevará a la extinción como especie. Propongo romper lo establecido, no conformarse con las respuestas porque son mejores las preguntas. La realidad impone buscar las raíces de todo, hay que radicalizarnos. Soy sociólogo de formación y mi experiencia profesional ha sido en programas de fortalecimiento y reforma a la institucionalidad del sistema de partidos políticos, del sistema electoral y del sistema parlamentario. Me expulsaron del único periódico vespertino que existe por escribir contra corriente, y ahora escribo en El Salmón.

Leave A Reply