La torpeza como estrategia política

1

El francotirador tiene a los dos soldados en la mira, las balas ya saben exactamente que órganos del cuerpo van a atravesar. Todo parece perdido para los dos jóvenes de cascos verdes, aunque saben que una buena estrategia puede salvarles la vida o al menos, alargárselas un poco más. Entonces utilizan la vieja maniobra de provocar humo para despistar al francotirador de sus movimientos hasta que puedan llegar a un lugar seguro. Y lo logran. La misma película de guerra en la tele, me largo a las redes sociales.

Resulta que hoy es un buen día para los medios de comunicación, los tuiteros, los facebookeros y para cualquiera que quiera entretenerse un poco. Hay material para hacer memes, inventar chistes, subir el rating de las visitas de las páginas web de los periódicos y hasta para crear noticias de sátira. Y es que hoy, entre reportajes de la BBC y la situación del Federico Mora todo está REBONITO.

Quiero creer que en el segundo caso también usaron la vieja táctica militar de desviar la atención de los movimientos que realizan con la finalidad de sobrevivir. Eso que comúnmente conocemos en política como “cortina humo”.

Si parto de ese supuesto, agradézcame vicepresidenta Baldetti, que con ello le devuelvo un poquito de dignidad a su imagen, al dejar en los lectores la inquietud de saber que sus incongruentes declaraciones (todavía lo dije bonito) no son inspiración nata, sino parte de una estrategia política para desviar la atención de las jugadas sucias que están realizando.

Y es que el Hospital psiquiátrico Federico Mora está rebonito si lo comparamos con la aprobación del presupuesto 2015. Jurar por la vida de la madre muerta es más congruente que la historia de cómo llego un reportaje de El Periódico a sus manos antes que fuera publicado. El “¿está fisiquín o no está fisiquín?” es más eficiente como campaña anticipada para Sinibaldi que exponerlo a discursos formales que evidencien su debilidad como político. El harinazo y los ocho años de reposo para tener el ojito sano inspiró más lástima que la presentación del informe del segundo año de gobierno y… (aquí voy a parar mejor).

Pero de algo si no la puedo salvar señora Baldetti, y es de la torpeza con que frecuentemente hace uso de las cortinas de humo. Si la finalidad de estas estrategias es sobrevivir o al menos prolongar la vida del Partido Patriota y la suya, sus cortinas de humo están siendo contraproducentes.

Si bien es cierto que en marketing político lo importante no es que hablen bien o mal de los candidatos sino que HABLEN DE ELLOS, lo cierto está en que sus intentos por salvar al PP de sus deslices políticos está generando un desgaste mayor en la imagen del partido y causando una fuerte desaprobación en la población. Por ahora, cada torpe cortina de humo que ha utilizado ha logrado desviar la crítica, los señalamientos y el debate de lo que realmente importa. Pero ha pasado por alto que las elecciones están a la vuelta de la esquina, y en las urnas es el pueblo quien decide. También el que castiga (no olvide que el voto de castigo es nuestro “fuerte”).

Si su estrategia fuera escenificada en una película de guerra, se vería algo así: El francotirador tiene a los dos soldados en la mira, las balas ya saben exactamente que órganos del cuerpo van a atravesar. Todo parece perdido para el fisiquín y la mujer de pelo rojizo de cascos naranja, aunque saben que una buena estrategia puede salvarles la vida o al menos, alargárselas un poco más. Entonces utilizan la vieja maniobra de provocar humo para despistar al francotirador. En sus ansias por provocar todo el humo posible, no se percatan que activan la luz fluorescente de sus trajes. Esa tecnología de punta que se había aplicado a los nuevos uniformes para identificar a sus soldados a metros de distancia. Y entre la inmensa cortina de humo empiezan a caminar, confiados en que la estrategia ha surtido efecto. Aún no se percatan que el enemigo puede verlos, puede controlar cada paso que dan. Se regocijan con aquel exitoso movimiento sin saber que una emboscada los espera.

En lo que a mí respecta, la insto señora Baldetti a que cambie de táctica porque no se puede usar la torpeza como estrategia política (al menos no usted, no acá).

Share.

About Author

Stephanie López

A veces odio al mundo aunque siempre termino reconciliándome con él. Soy feminista porque no encuentro otra manera de luchar por la equidad. La naturaleza y sus volcanes han sido los mejores aliados de mi vida y creo que escribir también es una manera de contribuir con la sociedad.

1 comentario

Leave A Reply