Las tempranas metidas de pata del nuevo presidente

2

El lenguaje es importante y se debe ser preciso en su uso, sobre todo si se es figura pública. Por ello, es necesario hacer distinciones y señalar que no es lo mismo reírse con Jimmy Morales, que pasó antes, cuando era cómico, que reírse de Jimmy Morales, ahora que es político. Burlarse de él es lo que está sucediendo antes de que tome posesión del cargo para el que fue electo.

Ahora bien, ¿qué función política tienen las burlas contra Jimmy Morales? Pues la misma que tuvieron contra Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. Son una forma de expresar y canalizar irritaciones existentes.

Con diferencias importantes. Hay que recordar que Pérez Molina y Baldetti, valiéndose del cargo pero también más allá de él, fueron figuras muy poderosas. Llegaron en un proceso electoral más “típico”, con un proyecto que inició más sólido y en el que, entre otras cosas, lograron influir en buena parte de las instituciones del Estado a través de operadores afines (eso de la independencia de poderes fue, en buena medida, un chiste para ingenuos).

Ahora está pasando algo similar con Jimmy Morales, solo que antes de que tome el cargo.

Esto significa que existe por lo menos una cierta parte de la población atenta a los medios y que se puede comunicar fluidamente a través de los espacios relativamente democráticos de las redes sociales, con la posibilidad de influir en el rápido desprestigio de su imagen.

¿Tienen impacto? Por supuesto que lo tienen. Solo hay que ver que ya hay conservadores que piden “dejar trabajar” al presidente (aló Kalschmitt, aló Cayo Sinibaldi). (1) El hecho de que se quejen de las burlas y críticas dirigidas al ex cómico, dice que están empezando a mellar la imagen presidencial e intuyen que el descontento que se expresó este año desde abril todavía no se ha apagado.

Y algo contundente: Jimmy se presta para que lo jodan, metiendo la pata con cada tontera en un contexto de impaciencia y empoderamiento político de ciertos sectores y en el que las críticas pueden extenderse (viralizarse) fácilmente.

No es cuestión de “guerrilla”, ni de grupos de izquierda, aunque es posible que los sectores críticos estén más posicionados de este lado del espectro político (pero no es necesario que lo sean). Cualquier lingüista conservador estaría encabronado con un presidente que dice que “estará” es una conjugación del tiempo pasado y que escribe “hermano paiz”. Cualquier persona crítica estará predispuesta a entornar los ojos cada vez que el futuro presidente meta la pata.  Así como algunos nos estuvimos riendo ya de las tonteras dichas.

Todavía es temprano para afirmar algo con seguridad, pero parece que en política, tendremos chiste (e indignaciones) para rato.

(1) Y en última instancia, ¿a cuenta de qué las críticas y burlas impiden trabajar? Si tuviera un buen proyecto, un buen equipo y cintura política, las burlas serían relativamente intrascendentes. El gran problema, o el huevo de la vaca como diría mi amigo Ronald, es que parece no tener un buen proyecto, buen equipo y buena cintura política.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

2 comentarios

  1. ¡Qué pena que como psicólogo, se ocupe de las apariencias y no de la realidad!
    ¿Quién le dice a usted que si votaron por Jimmy para mantenerse cagando de la risa 4 años?

    • Mariano González
      Mariano González on

      Estimado Otto, disculpe pero no entiendo bien su comentario. ¿Cuál es la realidad a la que debería dedicarle reflexión? ¿Qué intenciones cree que atribuyo a los que votaron por Jimmy?

Leave A Reply