Ley de la Juventud, puerta de salida de la encomienda mental #LeyJuvEnmiendas

0

El Congreso tendrá mañana la discusión final para aprobación de la Ley de Juventud, cuyo proceso ha sido una buena muestra de cómo funcionan las cosas en nuestro país, a menos que intervengamos para cambiarlas.

Al principio se convocó a organizaciones de jóvenes para discutir sus contenidos. De pronto, todas las que ofrecían una perspectiva incluyente y progresista, ya no fueron invitadas y la redacción de la ley se decidió solamente con organizaciones conservadoras tales como Jóvenes por Guatemala,  el brazo que el conservadurismo extiende para ahogar a los menores de 30 años.

Afortunadamente, se hizo presión social física y virtual sobre el Congreso, se contó con aliados dentro de los nuevos diputados que presentaron enmiendas importantísimas que fueron aprobadas, aunque no con el voto de todos los congresistas, entre ellas el incluir educación sexual integral y memoria histórica en los contenidos curriculares estudiantiles. Queda demostrado una vez más que la presión ciudadana bien enfocada y utilizando las herramientas precisas, puede lograr objetivos importantes.

¿Por qué nos debería interesar a todos esta Ley de Juventud?

—Porque somos un país con mayoría de gente joven.

Porque cuanto más viejos nos hacemos, más dogmáticos nos ponemos. Educarse es más fácil a más temprana edad, así que la rentabilidad de facilitar contenidos acorde a un mundo más diverso y humano es mayor cuando se trabaja con jóvenes.

—Porque los jóvenes y particularmente las mujeres menores de 30 años, han vivido tradicionalmente un abandono cruel del Estado, les han dejado en una situación de vulnerabilidad donde son condenados a tener empleos insatisfactorios  y mal pagados, cuando los tienen, a no poder concluir sus estudios o a tener que emigrar al no ver futuro aquí.

—Porque la Educación Integral en Sexualidad es una deuda pendiente del Estado, en un país donde los padres no saben cómo abordarlo, las iglesias lo agravan con tabúes y desinformación y la sociedad la vive de forma deficiente. El resultado, como sabemos, es madres niñas, matrimonios forzados por embarazos, abortos clandestinos y femicidios.

—Porque dotar a los jóvenes de conocimiento sobre el pasado hará que nunca se repitan las atrocidades que ocurrieron en décadas recientes.

Hay muchas más razones, pero éstas son algunas. Por supuesto la ley no es una panacea, pero es una herramienta útil, que nos permitirá exigir su cumplimiento como política de Estado.

Mañana martes se discutirá sobre funciones y presupuesto de la nueva Ley, temas importantísimos que merecen nuestra atención. Abramos con mano decidida la puerta de la encomienda mental para que los jóvenes de ahora y del mañana tengan el futuro que merecen. Ese es el camino más corto para cambiar el país.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

Leave A Reply