Liceo Javier: crónica de una tragedia anunciada

6

En nuestra sociedad, muchas veces el parámetro para elegir colegio es con quiénes se relacionarán ahí los alumnos, las instalaciones o la “fama” del establecimiento. Se sigue un proceso riguroso, donde parece que a los padres de familia se les hace el favor de aceptarlos en el selecto club al que aspiran. Y a partir de entonces, ellos no tienen voz ni menos voto. La institución educativa actúa cual tirana exigiendo e imponiendo, y los padres cuestionadores son tachados de problemáticos.

La muerte de un menor –ahogado– la semana pasada en las instalaciones del Liceo Javier solo demuestra hasta dónde puede llegar la irresponsabilidad de una institución que tiene a su cargo niños y adolescentes.

Hasta ahora, con la investigación en curso, hay muchas preguntas en el aire:

¿Por qué un maestro se permite dejar solos a sus estudiantes en la piscina antes de que finalice la clase, en el primer día de natación?

¿Por qué no estaba presente ninguna autoridad docente o administrativa del colegio para percatarse que faltaba un alumno a la salida?

¿Por qué los padres se tuvieron que enterar por la persona del bus particular y no por el colegio?

¿Por qué si fue un accidente los compañeros no pidieron ayuda a profesores y alumnos de otros grados cuando notaron que no podría salir solo?

¿Por qué el padre llegó incluso antes que los bomberos?

¿Por qué se tiene una piscina de 3 metros de profundidad en un lugar donde hay niños pequeños y que no saben nadar?

Los comunicados de la institución han dejado muy poco claro. Es evidente que el padre no encontró apoyo de la institución en el primer momento, y el que el nombre del maestro suplente de natación ni siquiera haya sido mencionado deja mucho qué pensar.

Los padres del colegio, quienes deberían estar exigiendo explicaciones, se han limitado a guardar silencio o defender a la institución. ¿Se deberá esto a que el chico fallecido pertenecía a la jornada de la tarde?

En el mismo video del funeral, se puede ver claramente que no están todos los estudiantes del colegio. Las declaraciones del Director hacen pensar que está hablando de una kermés y no de la pérdida de una vida humana, de un alumno brillante que tenía un futuro promisorio. Por el contrario, las declaraciones de la familia, en medio de su enorme dolor, son mucho más creíbles y consistentes.

Como sociedad nos vendría bien dejar de reverenciar instituciones, cuestionar más y defender menos.

La tragedia del Liceo Javier debería dejarnos como lección el demandar que haya procedimientos claros y prontos en situaciones de emergencia en las instituciones educativas que elegimos para nuestros hijos y que se nos garantice que cuidarán con responsabilidad de su vida y seguridad mientras estén en el establecimiento, porque es su obligación. ¿Ya lo hizo usted en el colegio de sus hijos?

Independientemente de lo que la investigación demuestre, es evidente que hay varios responsables: El docente indigno de ese nombre que dejó a un grupo de adolescentes solos, la institución que permite que eso pase por tener controles más laxos en su jornada vespertina. De ninguna manera el colegio puede ser eximido de su responsabilidad.

Tener valores no se significa solo hacer caridades. Tener valores también implica respetar todas las vidas como sagradas y cuidarlas sin categorizarlas por jornadas. Implica también afrontar con valentía las consecuencias de su falta de controles y el pésimo manejo de crisis que han tenido y aplicar los correctivos necesarios para que ninguna familia pase jamás por lo que han tenido que vivir en estos días los Aldana.

El puesto de un colegio en un ranking no significa nada sin empatía y humanidad. No es con globitos y flores que se hará justicia en este caso. Tampoco diciendo “Es cosa de Dios”, ni afirmándole a la familia que no hay delito.

Justicia y que todos los responsables tengan sus consecuencias es lo menos que todos deberíamos exigir. No por buscar culpables, sino para que aprendamos por una vez que toda vida humana debe ser respetada.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

6 comentarios

  1. Señora Elizabeth Rojas , Comparto sus preocupaciones y preguntas, que aun no tienen respuestas, y espero se averigue , LO QUE PASO ? este comportamiento en los centros educativos SIEMPRE ha existido en cualquier parte del mundo, PERO veo en su comentario un poco de critica en la, TRATAMIENTO y CUIDADO que se le da a los estudiantes de la mañana, y a los de la tarde, yo veo esta situacion como un DESAFORTUNADO ACCIDENTE (que no tiene NADA que ver con posicion economica). YO soy padre de Dos hijos que se graduaron del Liceo Javier, y me siento muy agradecido de haber tomado esa opcion al TENER QUE DECIDIR donde ponia a estudiar a mis hijos cuando llegaron a esa edad, que son lo mas preciado que un padre pueda tener donde no les hagan daño, en lo absoluto. Yo asisti a un Colegio donde se enorgullecen de ser un colegio MILITARIZADO, Y aun tengo muy malos recuerdos, de que a como diera lugar nos militarizaban, para quedar bien con el Gobierno, desafortunadamente fuimos entrenados a la fuerza a Militarizar nuestras vidas, ( es importante que la disciplina es algo diferente, y si se puede llevar a cabo sin pensar en el Militarismo). por lo que cuando ese Colegio al que yo asisti me dio la opcion de inscribir a mis hijos en ese establecimiento, ” NO LO HIZE “, pensando en que YO como padre no queria experimentar la siuacion , en que a mis hijos les pegaran con la balloneta en las piernas, por SIMPLEMENTE MOVERSE UN POCO, en las filas. Con este ejemplo simplemente busque un Colegio que cuidaran MAS a la persona y no a la inclinacion a algo que es absurdo, como es el Militarismo. Asi que latuve la opcion de el Liceo jAVIER, Y ASI LO HIZE. . NO trato de defender al Liceo Javier, pero NO es bueno querer declarar que , hay diferencia entre el trato de alumnos de la mañana y de la tarde, ES DIFERENTE CUANDO LOS ALUIMNOS , son los que practican ese sectarismo, o ellos mismos se sienten MAS, o MENOS. que otro ser humano . depende de la enseñanza de los padres y el hogar donde crece cada persona, se le de.

  2. Rossana Alvarez on

    Primera vez que sobre este caso estoy leyendo algo coherente, algo real, sin emociones, ni pasiones, la gente por un lado ataca y por el otro defiende ciegamente a la institución, conozco a varios que hasta pusieron una vela con el escudo del famoso colegio en su foto de perfil, lo cual me parece RIDICULO Y OFENSIVO, porque estan cegados defiendiendo al centro de estudios de sus hijos. Estoy segura que si el joven que murio hubiera sido de la otra jornada de una familia adinerada con recursos, le hubiera caido todo el peso de la ley a la institución. Soy egresada de dos colegios catolicos, incluso en uno de ellos con piscina, nuestra institucion no era cara, pero tenia un cuidado con las alumnas, wow, impresionante, a Dios gracias jamas paso algo asi. Luego estuve haciendo practicas hace un anio en una institucion educativa femenina privada muy prestigiosa por cierto, con enormes instalaciones y creanme que primero se moria uno de los directivos que descuidar a las alumnas, se les cuidaba y se ronda el establecimiento TODO el tiempo al final de la tarde se hacen tres recorridos por todas las instalaciones y se verifica que no haya ninguna alumna escondida o en riesgo… y a Dios gracias tampoco ha pasado nada, el Liceo Javier, ha sido por excelencia un gran colegio, grandes profesionales han salido de ahi y sobre todo gente muy bien formada por los padres Jesuitas, me extrana tanto que ahora esten tomando esta actitud, es muy probable que ya no esten ellos a cargo y por eso las cosas han cambiado, porque nunca antes esto habia sucedio y rogamos a Dios jamas vuelva a suceder en ningun lugar. Yo creo que por respeto y consideracion a los padres del joven Aldana, debe llegarse hasta las ultimas consecuencias y no es de cerrar un establecimiento, es simplemente de hacer justicia y tomar acciones preventivas en todos los lugares.

    • Elizabeth

      Muchas gracias Rossana por su aporte. Comparto plenamente su opinión y espero se haga justicia y todos aprendamos de este caso.

  3. Señora Elizabeth quisiera platicar con usted,podria ser tan amable de brindarme una direccion de correo electronico pues soy madre de familia y hay una situacion de esa indole q deseo comentarle.Gracias

Leave A Reply