Los chafas no pueden gobernar

2

La coyuntura cambia constantemente y no se puede decir a ciencia cierta qué rumbo puede tomar la crisis. Es posible que el punto más alto de la protesta ciudadana haya pasado, pero que se inicie un período de “acumulación de fuerzas” que permitan transformaciones a mediano plazo. No lo sabemos, aunque debemos continuar participando.

Además, hay algunas lecciones que se pueden extraer ya. Aquí quisiera señalar una que puede ser marginal en la crisis, pero que es un aprendizaje importante: los chafas no pueden gobernar. Ya había antecedentes, pero la desmemoria nos jugó una mala pasada. Un significativo paralelismo histórico nos lo termina de confirmar

En 1958 llega a través de elecciones (por supuesto sumamente limitadas) el general Miguel Ydígoras Fuentes a través del Partido Redención fundado por él. Entre sus promesas de campaña estaba el “poner un pollo en la mesa” de cada guatemalteco y gobernar con “mano de acero inoxidable”.

En 2009 llega por el mismo procedimiento el general Otto Pérez Molina a través del Partido Patriota, también fundado por él. En sus promesas iniciales de campaña estaba el de gobernar con mano dura.
¿Y qué es lo que vino después?

El levantamiento contra el general tiene las siguientes características: “La génesis del mismo no es posible rastrearla en organizaciones políticas tradicionales, o en más o menos sólidas construcciones ideológicas sino simple y directamente, en un rechazo espontáneo, arraigado y fogoso a una conducción de gobierno y una camarilla de funcionarios que ni siquiera hacían el esfuerzo por disfrazar que consideraba al Estado y al país su botín particular”.

El que escribe aquí es Jafeth Cabrera (citado por Aída Niedertheimann) para hacer referencia a las jornadas de Marzo y Abril de 1962. Igual lo señala Guillero Paz Cárcamo al describir al chafarote de entonces: “Total, lo que hacía con una mano, lo pepenaba y se lo embolsaba con la otra. Así las cosas, las finanzas y los entes y procesos estatales se convirtieron en un descomunal negocio personal de Ydígoras, de sus familiares cercanos y de sus amigos-socios”. (1)

Quizás es posible discutir algunos aspectos pero, ¿no resulta fascinante encontrar semejanzas tan marcadas entre ambos gobiernos y las respuestas realizadas por la población?

Por supuesto que hay diferencias enormes. Pero las similitudes son llamativas: gobiernos francamente corruptos con militares a la cabeza y la población saliendo a protestar.

Aprendizajes mínimos: los chafas pueden prometer “mano dura” o “mano de acero inoxidable”, pero no necesariamente van a cumplir con lo que prometen, pueden ser francamente corruptos y no tener idea de cómo gobernar un país.

¿No es tentador recordar aquella frase del tío Marx que escribe en el 18 brumario?: “La historia se repite dos veces. La primera como tragedia, la segunda como farsa”
(1) No conozco el nombre de los familiares y amigos de aquél entonces, pero ¿no recuerda esto al junior en su Ferrari, a Lima en los negocios de las cárceles, a Juan de Dios Rodríguez robando descaradamente en el IGSS?

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

2 comentarios

  1. Señor Mariano Gonzalez ,me agradan sus articulos, y lo felicito, en mucho coincidimos en las situaciones en que Guatemala presenta . Yo creci con la influencia real de mi Señor padre, el Licenciado Adalbderto Echeverria, que fue Diputado en dos ocaciones representando al departamento del Quiche, antes de 1954, y despues en ese año fue Magistrado de trabajo hasta la invacion de Castillo Armas, en ese año, por lo que me familiarice con la literatura de la epoca, principalmente con lo que escribio Juan Jose Arevalo, que en varios comentarios de la prensa de Guatemala he recalcado y recordado, lo que Juan Jose Arevalo escribio hace mas de 60 años, y sorprendentemente sigue vijente, cuando dijo ” EL CANCER SOCIAL DE GUATEMALA ES EL EJERCITO “. y se, y recuerdo que estas fraces son veridicas, ya que mi Padre en 1967, fue secuestrado por el ejercito, llegando el ejercito a catear nuestra casa, sin ninguna orden mas que la fuerza bruta del mando del ejercito. Yo tambien tube muy malas experiencias con el ejercito antes de tener forzadamente que salir de Guatemala en 1968. Le platico esto solamente para reforzar el titulo de su articulo ” LOS CHAFAS NO PUEDEN GOBERNAR “.

    • Mariano González
      Mariano González on

      Agradezco mucho su comentario Adalberto.
      Y lástima que parece que olvidamos muy rápido y no recordamos lo que son capaces de hacer.

Leave A Reply