Matricidio

3

“La maternidad es la razón de ser de la mujer, su función, su alegría, su salvaguardia” Alphonse Daudet.

No podría estar más en desacuerdo con la frase anterior. Reducir al complejo y vasto ser que es una mujer a un solo rol, el que sea, me parece castrante y ofensivo.

Pero si encima dicho rol lleva implícito un espíritu de sacrificio y abnegación para ahogar cualquier intento de vida propia y logro individual, ya es inadmisible.

El 10 de Mayo cuando en muchos países se “celebra” a la madre es un buen momento para reflexionar en cómo el patriarcado ha modelado desde tiempos inmemoriales la maternidad como herramienta sojuzgadora de la mujer.

Resulta muy conveniente mantener a la mujer en un rol pasivo y secundario, sosteniendo el hogar mientras el marido lleva una activa vida profesional y social o continúa estudiando y los sueños de la “abnegada madrecita” se quedan en pausa para siempre.

Incluso entre las mujeres que trabajan, la mayoría dice hacerlo por necesidad y aparte de lidiar con el sentimiento de culpa que la sociedad inyecta por no “dedicarse” a sus hijos, al regresar cansadas del trabajo no pueden apoltronarse cómodamente como muchos hombres a descansar, porque a ellas aún les falta la otra jornada.

La maternidad que no es gozo, es condena. La acumulación de frustraciones personales se depositan en esas vidas infantiles, únicas válvulas de escape y al momento de llegar el síndrome del nido vacío viene el cobro de factura, las múltiples formas en que el cuerpo somatiza el sentimiento de pérdida por ya no tener vida, porque los hijos lo eran todo y estos se van.

Ni hablemos de la sexualidad, es un tema constreñido a la sagrada función de la procreación y no un mecanismo de placer. Para darnos cuenta hasta dónde esto es cierto, le propongo un ejercicio mental: cierre los ojos e imagine a su santa madre teniendo sexo. Si le cuesta o le repugna, es que el sistema patriarcal ha cumplido su función.

No tenemos muchos motivos para celebrar en un país donde la maternidad en la mayoría de los casos no es decisión sino imposición multifactorial: Porque el hombre quiere tener un hijo, porque se desconocen métodos de prevención del embarazo, porque la sociedad presiona, porque no se tiene amor propio y se piensa que trayendo a un nuevo ser el hoyito carencial será tapado, etc.

Tampoco para quienes hacen de la maternidad una decisión es fácil: No contamos con adecuados servicios de salud al servicio de toda la población, cuidados prenatales idóneos o atenciones efectivas del parto. Nuestro país tiene uno de los más altos índices de cesáreas innecesarias y mortalidad materna en América Latina.

Es urgente y necesario el Matricidio, eliminar ese concepto que nos venden las tiendas de electrodomésticos de madre sacrificada que coloca a sus hijos en primer lugar, por sobre ella misma y construir para nosotras y nuestros hijos un nuevo modelo, libre de apego, donde seamos inspiradoras de vidas plenas y no acumuladoras de frustración que reciben a cambio de 364 días de esclavitud física y emocional, TODO UN DIA para elevarles a los altares fríos y sangrantes de los auto-inmolados.

Es un mecanismo perverso del sentido patriarcal el hacer que la víctima se solace en su esclavitud, la forma más efectiva de asegurarse que no la abandone jamás.

Quizá al señor Daudet se le olvidó que familia viene de “famulus” que significa ESCLAVOS.

Imagen: Asistentes al Juicio por Genocidio
Hermosa fotografía de James Rodríguez

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

3 comentarios

  1. Precioso!! Gracias por “atreverte” a escribir algo tan lindo y fuerte. La maternidad debe ser una elección NUESTRA!!

  2. Interesante, pero lo que encuentro es esa necesidad o necedad de utilizar el termino Patriarcado, cuando todos los abusos en contra de los derechos humanos son cometidos por colectivos o colectivismos… (una mujer es tan humana como un hombre, si entiende la abstracción para no caer en distinciones de genero segmentaciones innecesarias o absurdos absolutistas como son el feminismo/machismo).
    .
    Cuando digo todos los colectivismo, pensemos: El machismo/patriarcado, realmente no se puede decir que un hombre es machista porque es falso, vera porque, el machismo es la “demostración” de la fuerza de un hombre frente a la opinión o fuerza de una mujer, sometiéndola a su voluntad. Pero lo que realmente esta pasando es que esta realizando por así decir “LO ACEPTADO POR LA SOCIEDAD COMO BUENO”, o sea solo esta actuando en consecuencia a una idea “colectiva” de lo bueno (donde participan hombre y mujeres por igual)… o sea el machismo como el patriarcado son denominaciones o nombramientos a sociedades/colectivos que ven como buenas esas practicas. Igual la religión es un colectivismo. (Si realizamos la abstracción a la generalidad que engloba todos los posibles regímenes o paradigmas que denigran los derechos humanos se resume en -COLECTIVISMO-)…
    .
    Es interesante, pero la búsqueda de la felicidad es una tarea individual… por eso es interesante luchar contra toda idea que intente colectivizar a la sociedad… y creo, al igual que usted que la mujer es capaz de trazar su camino a la felicidad como todo humano…

Leave A Reply