Menos Anonymous y más Wikileaks

1

Es entretenido leer elPeladero, las publicaciones de @An0nymousGT o tanta página de Facebook que parece haber aparecido últimamente denunciando actos de corrupción. Algunas cosas que dichos medios publican han resultado ser verdaderas, comprándoles algo de credibilidad pero hay muchos reportes falsos o sin respaldo que desinforman o incluso difaman. ¿Les creemos? ¿Qué tanto? Si vamos a fiscalizar –ahora sí de veras– a este nuevo gobierno mejor pongámonos las pilas con nuestras fuentes de información.

Siempre han existido las fuentes de información extraoficiales, las que definitivamente dan los chismes más jugosos. Antes era Palmieri, ahora es Zamora con su elPeladero; quienes se asume que por sus supuestas conexiones tienen el don de ver más allá de lo evidente. Y no lo dudo, han de manejar su información. El problema es la falta de garantía periodística; nada impide que entre tres o cuatro verdades haya uno que otro invento, y fuera de las intenciones los que perdemos somos los lectores.

Ese modelo ha evolucionado en el mundo digital, en las redes sociales, cualquiera puede crear una página en Facebook o cuenta en Twitter, ganar seguidores con un par de denuncias interesantes y prestar cierta efímera credibilidad. @An0nymousGT es un ejemplo, sin el afán de cuestionar sus intenciones su respaldo es nulo, sin un nombre u organización que los avale es preocupante que tengan una audiencia tan grande. Durante la pasada época electoral vimos muchos ejemplos con descarada mala intención; un clon de la página web de Prensa Libre con noticias falsas que favorecían a ciertos candidatos y medios digitales y televisivos muy nuevos (por no decir de cartón) propiedad del candidato Manuel Baldizón.

NOTA ACLARATORIA: (agregada el 31/10/2015 a las 23:07) A petición de Anonymous GT aclaro que el párrafo anterior no sugiere que ellos hayan tenido relación alguna con la página falsa de Prensa Libre. Se han mencionado en el mismo párrafo como ejemplos aislados sin relación entre sí.

Una encuesta informal en Twitter revela que solo el 17% de quienes respondieron confían en la información de @An0nymousGT y un 60% en la que se publica en elPeladero. Tampoco es realista pedir que para cada cosa que leamos haya una cara; existe una necesidad real de toda esa información extraoficial que no puede publicarse de forma directa, con anonimato, por seguridad de las fuentes. Para denunciar actos de corrupción que no están siendo investigados por las autoridades o donde las autoridades mismas y empresas poderosas están implicadas por ejemplo. Incluso los medios de comunicación tradicionales aunque posean seriedad comprobada es imposible que publiquen una nota que perjudique a alguno de sus patrocinadores importantes. ¿Cómo publicar esa información con credibilidad y garantizando la seguridad de los denunciantes?

El modelo de Wikileaks es la mejor solución que se conoce hasta el momento. El denunciante contacta a la organización que provee maneras de enviar los documentos de interés por medios digitales cifrados y seguros e incluso puede proveer un buzón físico en caso de que el denunciante esté siendo vigilado electrónicamente. La organización realiza investigaciones independientes –con la ayuda de periodistas profesionales– para garantizar la veracidad de la información, las publica y mantiene anónimas las fuentes de la información.

Los casos más sonados son los de Chelsea Manning quien filtró documentos militares y diplomáticos clasificados de EE.UU. a través de Wikileaks y Edward Snowden que hizo lo suyo con documentos de la National Security Administration (NSA) a través de periodistas de renombre (Glenn Greenwald de The Guardian) y después recibió ayuda de Wikileaks.  A pesar de que en EE.UU. sus acciones fueron ilegales, es justo hacer notar que es información que debería haber sido pública y transparente para empezar, decisiones ilegales pero éticas. Como consecuencia de estas publicaciones siguen generándose diálogos y cambios positivos en temas de privacidad digital y derechos civiles, no solo en EE.UU. sino en todo el mundo. Cabe mencionar que sabemos los nombres de estas personas porque ellos han decidido salir del anonimato o porque han sido acusados por sus gobiernos, Wikileaks nunca traicionó la promesa de confidencialidad.

En Guatemala tuvo que venir una organización que hizo investigaciones propias (la CICIG) para que los hasta ese entonces rumores desembocaran en un cambio; prueba suficiente de que elPeladero solo no sirve de nada y de que existe la necesidad de un medio por el cual el ciudadano común pueda hacer denuncias de corrupción sabiendo que su información será tratada con seriedad y tendrá consecuencias positivas mientras su identidad es protegida.

Si usted es periodista tal vez quiera aprender a usar herramientas electrónicas como TOR y PGP [1], abrir una puerta para que ciudadanos puedan compartirle información delicada de forma segura mientras usted se comprometa a proteger su identidad.

Si usted, ciudadano, tiene en sus manos información delicada que cree que el resto de guatemaltecos deberíamos conocer para construir esa primavera –de la que tuvimos una probadita entre Abril y Octubre del 2015– infórmese; puede cifrar correos electrónicos con PGP y navegar anónimamente con TOR, haga lo correcto.

 


[1] Por ejemplo, puede ver mi llave pública PGP en http://cuete.gt/keys/

Share.

About Author

Alejandro Echeverría

Alejandro es ingeniero, tecnólogo, fotógrafo y montañista.

1 comentario

  1. David Hernandez on

    En el caso del peladero tengo que decir que mucho de lo que hoy sucede ellos lo notificarón desde antes, la forma peculiar en el que circulan la información hace ver que sea como chisme, pero vaya que sus denuncias han sido bastante reales!!

Leave A Reply