Mi opción es el Voto Nulo

3

La fotografía es de © Jean-Marie Simon

 

Desde hace varias elecciones mi opción ha sido anular. Lo hice antes que estuviese de moda. Nunca la coyuntura había ni siquiera hablado del voto nulo, menos ponerlo en el centro de la mesa o hasta pagar campañas en su contra. En 2011 entre nulos y en blanco fuimos apenas el 8%.

En estas condiciones logró causar verdadero pánico entre muchos que casi lo tildan de traición a la patria. Se dice que es lavarse las manos y que no cuenta –legalmente–.

¿Por qué decido votar nulo y no opto por la abstención pasiva, quedarme en casa como muestra de rechazo?

1. Porque quiero manifestarme. Tengo derecho a expresarme y quedarme callada no me gusta. Quiero ir y anular esas papeletas como una muestra mínima de rebeldía contra este sistema electorero tan perverso y manipulado.

2. Porque no merezco estos candidatos. Y como solo recibimos lo que creemos merecer, protesto y no los recibo.

3. Por las mujeres, relegadas a puestos secundarios en los listados, a pesar de que son quienes hacen la mayor parte del trabajo partidario. Instituciones machistas no merecen mi voto.

4. Por coherencia. Si protestamos contra este sistema de tantas formas, quedarme en casa lo equiparo a no haber dicho nada durante todos estos meses ante los escándalos de corrupción.

5. Porque no voto como un medio, sino como un fin. No espero que el voto nulo cambie el resultado, pero sí creo que es una herramienta válida para demostrar nuestro descontento.

6. Porque el abstencionismo pasivo, no ir a votar, siempre ha sido alto. En 2007 fue del 44%, en 2011 del 31% y no envió ningún mensaje contundente. Un alto porcentaje de voto nulo sería un peldaño efectivo para lograr desconocer al ganador de las elecciones. Como no soy ingenua y sé todo el dinero que se ha invertido para que esto no suceda, estoy segura de que la mayoría irá, nuevamente a elegir a su verdugo. Pero yo no seré cómplice.

7. Porque el quedarse en casa se puede deber a muchos factores, desde enfermedad hasta simple apatía, pero el voto nulo envía un mensaje contundente. Algunos dicen que se confunden los anulados por error con los nulos por convicción, pero todos sabemos que los primeros son un número ínfimo.

8. Porque no creo en la trampa del voto cruzado para favorecer a partidos pigmeos que se han demostrado tan corruptos como los grandes.

9. Porque el voto nulo es un eslabón más de la cadena de ciudadanía asertiva que todos debemos ejercer si queremos que algún día esto cambie. No todo termina el día de las elecciones, pero sí tenemos que vivir con las consecuencias de esa decisión por 4 años.

Nos impusieron elecciones. Pero no pueden imponernos que ejerzamos dignidad de la forma que cada quien la entienda. La mía este domingo será votar nulo.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

3 comentarios

  1. Ahora la presión es psicológica, si votas nulo favoreces al Diablo ! pero nadie aclara que relación hay entre una cosa u otra. Si voto por el ultimo, por el peor de todos no equivaldría a un voto nulo??

Leave A Reply