No diga piropo, diga delito

1

Del 2 al 8 de abril conmemoramos la Semana Internacional contra el Acoso Callejero.

 

Todas las mujeres que conozco han experimentado acoso callejero de diversos tipos, incluyendo en el transporte público y sin importar el lugar. Este varía en las formas, pero en el fondo es el mismo: violencia hacia las mujeres, por considerar nuestros cuerpos como objetos que necesitan la opinión masculina, o peor aún, el contacto.

No nos sentimos halagadas cuando uno o varios hombres se sienten con el derecho de intimidarnos en los espacios públicos, ya sea con miradas lascivas, con sonidos, ni menos con palabras o toqueteos, que por supuesto no deseamos y, que contrario a gustarnos, nos producen tremendo asco.

No queremos vestirnos de cierta manera para evitar vivirlo; sabemos que sin importar el atuendo, el acoso ocurre, porque no tiene nada que ver con algo que haga o use la víctima sino con la idea que tiene el acosador en su cabeza de que tiene el derecho de hostigar mujeres, adolescentes y hasta niñas.

Lo que sí queremos que sepan es que el acoso callejero es violencia y es delito, de acuerdo la Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, pues quien la comete cumple con alguno de estos criterios entre otros, según el Artículo 7:

  1. Como resultado de ritos grupales usando o no armas de cualquier tipo.
  2. En menosprecio del cuerpo de la víctima para satisfacción de instintos sexuales, o cometiendo actos de mutilación genital.

Constituye violencia psicológica contra la mujer, que está tipificada en el  Capítulo II, Literales m y n de la Ley contra el femicidio y otras formas de Violencia contra la mujer: “Violencia psicológica o emocional: Acciones que pueden producir daño o sufrimiento psicológico o emocional a una mujer, a sus hijas o a sus hijos, así como las acciones, amenazas o violencia contra las hijas, los hijos u otros familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad de la víctima, en ambos casos con el objeto de intimidarla, menoscabar su autoestima o controlarla, la que sometida a ese clima emocional puede sufrir un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos.” Y “ Violencia sexual: Acciones de violencia física o psicológica cuya finalidad es vulnerar la libertad e indemnidad sexual de la mujer, incluyendo la humillación sexual, la prostitución forzada y la denegación del derecho a hacer uso de métodos de planificación familiar, tanto naturales como artificiales, o a adoptar medidas de protección contra enfermedades de transmisión sexual.”

Por estos delitos la consecuencia es una pena de prisión entre 5 y 12 años

El acosador también incurre en delito de agresión sexual, como indica el Código Penal guatemalteco en el artículo: “Artículo 173 Bis, Agresión sexual. Quien con violencia física o sicológica, realice actos con fines sexuales o eróticos a otra persona, al agresor o a sí misma, siempre que no constituya delito de violación, será sancionado con prisión de cinco a ocho años. Siempre se comete este delito cuando la víctima sea una persona menor de catorce artos de edad o cuando sea una persona con incapacidad volitiva o cognitiva, aún cuando no medie violencia física ó psicológica.”

 

Por este delito se paga entre 8 y 12 años de prisión.

No se debe minimizar un delito porque éste esté socialmente aceptado como normal. Guatemala es uno de los países más riesgosos para las mujeres, con altas cifras de femicidios y violencia sexual y el acoso callejero es parte de esta espiral de violencia.

No callaremos más hasta recuperar las calles como espacios seguros para todas.

Acoso es violencia.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

1 comentario

  1. Sra. Elizabeth Rojas, El punto principal que menciona es ” LA SALUD MENTAL “, y estoy de acuerdo con su analisis de lo que implica el acoso callejero, pero se le olvida mencionar el nivel de EDUCACION Y MADUREZ SOCIAL, a la que este individuo pertenece , no solo de los que emiten un PIROPO, pero de la persona que NO SABE como interpretarlo, la persona RECIPIENTE de cualquier comentario, en cualquier EPOCA de la historia. No se si a usted le gusta la musica, pero el 90 % de las canciones, tienen como base motivacional, A LA MUJER, canciones muy bellas que aunque no estemos de acuerdo con todo el contexto , NOS GUSTAN, ejemplo : Roberto Carlos, cantante Brazileño nos deleita con la cancion ” AMOR A LA ANTIGUA “, y habla del beso en la mano, ramo de rosas, cartas de amor, que CLARO ESTO YA CASI NO EXISTE, desafortunadamente, pero es otra expresion de afecto, hacia el sexo opuesto, es NORMAL y NO se puede pelear contra la NATURALEZA, de los sentimientos. ****CREO se le presenta una batalla MUY DURA al querer ser FEMINISTA, si cae en el fanatismo de combatir la NATURALEZA. Tendria que batallar contra tanta empresa fabricante de cosmeticos, diseñadores de ALTA CATEGORIA DE ropa femenina, que basan su MARKETING , EN COMO SER mas atractivas AL SEXO OPUESTO, y a la sociedad de ese individuo/a, Ya que se estaria llegando a ” IGNORAR ” , no solo la belleza natural, asi como la artificial (maquillaje exagerado). Mucho que analizar en este campo.!!!!!!

Leave A Reply