Nos tienen miedo porque no tenemos miedo

0

Esta maravillosa frase la escuché en las protestas populares contra el golpe en Honduras en 2009 y creo que va empezando a describir cómo nos vamos sintiendo. Políticos y cacifes están ahuevados porque nosotros dejamos de estarlo.

Para los políticos y la cúpula empresarial este es el momento de control de daños. Por eso es que el CACIF intenta añadirse (y controlar) al movimiento popular que exigía, al principio, la renuncia de Baldetti. Tratando de colocarse a la cabeza del descontento, lo que intenta, en realidad, es controlarla, que no se salga de ciertos límites porque les da miedo.

Sean cuales sean las causas, la renuncia de Baldetti se puede leer (se debe leer) como una victoria popular. Pero no es únicamente eso.

Si la principal exigencia de las protestas era la renuncia de Baldetti y es, todavía, la de Pérez Molina, la cólera y la indignación tienen como objeto también a los políticos corruptos (una cantidad no despreciable de la clase política) que se encuentran en el gobierno, en el congreso y en los partidos políticos.

Hay una posibilidad que ya les está quitando el sueño y que van a intentar evitar: que tres movimientos, representados en el Renuncia Ya, en los sectores que manifiestan el 1 de mayo y en los 48 cantones de Totonicapán, converjan y empiecen a exigir no solo la renuncia de las odiadas figuras de Baldetti y Pérez Molina, sino también reformas profundas, de carácter popular, en el juego político.

Celebrar la salida de Baldetti y exigir la renuncia de Otto Pérez: sí. Pero es más que eso: rechazar a los políticos como Baldizón, Sinibaldi, Medrano y demás figuras despreciables.

¡Es rechazar el sistema!

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply