Novísimos, 20 años después

0

Coincidimos en los talleres del bolo Flores, leímos poesía –propia y ajena–, publicamos un libro y nos hicimos amigos. De los talleres han pasado 23 años, del libro 20.

Publicar un libro en Guatemala es casi lo mismo que quedarse inédito. Los tirajes usualmente no pasan de 1000 ejemplares y la mayoría de los libros no se venden, los que logran circular es porque el escritor los regala a cuates y conocidos. Por supuesto que habrá más de algún autor nacional que ha vendido miles de libros, pero lo común es que pase lo contrario.

Novísimos se llama el libro que publicamos, fue Marco Antonio Flores quien le puso nombre y la editorial Cultura, del ministerio de Cultura y Deportes lo editó.

Como algo extraño, un privilegio, Marco Antonio, el bolo, escribió el prólogo del libro, sus palabras de aquel entonces siguen vigentes:

“En Guatemala hay muy pocas oportunidades para desarrollar una vocación literaria. No existen los espacios para lograrlo. Así que aquel escritor que decida asumir su vocación se encontrará con dificultades casi imposibles de superar. No existe la permanente renovación de la oferta de libros que den cuenta del desarrollo de nuevas expresiones literarias. No existen espacios de publicación para quienes inician esa larga vocación de empalabrar el mundo y su experiencia. No existen foros de discusión, de crítica y autocrítica para saber, frente a un espejo, si la imagen que el joven escritor se inventa es real. No existe crítica que fije rutas. La improvisación, el gregarismo autocomplaciente, la superficialidad y la tradición obsoleta son los espacios comunes. Pero además, el temor que conduce a la autocensura, producto de los cercanos años del terror que paralizó a la sociedad guatemalteca, es castrante para el escritor que decide iniciar su vocación”.

La amistad forjada en los talleres de poesía patrocinados por la USAC se ha prolongado hasta la fecha: Maya Cú, Juan Carlos Lemus, Alfonso Porres, Emilio Solano, Fernando Ramos, son los poetas incluidos en Novísimos y los amigos para siempre.

El trabajo del bolo Flores también se manifestó en talleres de cuento, que fueron patrocinados por Editorial Óscar de León Palacios. De ese espacio surgió otro grupo que nos reuníamos todos los viernes en la casa de Ligia Rubio, una generosa escritora que fue nuestra anfitriona durante varios años. De manera espontánea al espacio le pusimos “La casa del cuento” –de ahí surgió un libro de cuentos llamado: “Desde La casa del cuento”, también publicado por editorial Cultura. De nuevo lo más importante fue que ahí se agregaron nuevas amistades que duran hasta la fecha.

No todos hemos sido constantes para publicar; pero todos seguimos escribiendo. De alguna manera le agarramos el gusto a publicar libros colectivos y en 2011 cada uno puso algo de dinero y entre Gustavo Sánchez, Patricia Cortez, Ángel Elías, Alfonso Porres, Emilio Solano, Maya Cú y Fernando Ramos, publicamos otro volumen al que nombramos: 7 conVersos. El prólogo esta vez fue escrito por nuestra amiga y gran escritora, Gloria Hernández.

Entre la amistad y la poesía de mis compañeros de libros me quedo con las dos. Soy un tipo afortunado al que la literatura permitió encontrar las amistades más entrañables y letras honestas, escritas con sensibilidad y oficio.

Como estamos de celebración, queremos invitar a que se reúnan con nosotros en el Fondo de Cultura Económica, en donde los poetas mencionados y otros amigos, leeremos nuestros versos. La actividad será el 17 de marzo, a las 18:30 horas, la entrada es libre.

Salud por la poesía.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

Leave A Reply