Número Cero

0

La novela “Número Cero” de Umberto Eco no es una novela de periodismo. O por lo menos no solo se trata de eso. Un periodista lo podría ver como un manual del antiperiodismo (o del periodismo, de acuerdo al cristal con que se mire), pero creo que trata también de otros temas que Eco va desarrollando en varios de sus otros trabajos.

Tiene que ver con la importancia de las narraciones, las ficciones, las tramas y la palabra escrita en la vida real, es decir, respecto a cómo se entrelaza la ficción con la realidad.

Sin embargo, aquí ya no se trata de un libro (como sucede en El nombre de la Rosa o El cementerio de Praga) o de una ficción devenida real (El Péndulo de Foucault, aunque, no obstante, se parece bastante a la lógica paranoica de poner en relación los hechos a partir de un principio único, como lo hace Bragaddocio en Número Cero, y lo hacen Causabon, Belpo y Diotalevi en El Péndulo…), sino de un periódico.

Ni siquiera de un periódico real, sino de uno potencial…bueno, está el libro que el dottore Colonna escribirá para el dottore Simei, pero el libro ocupa poco espacio, mientras que el periódico tiene un lugar más privilegiado.

En ella aparecen varios temas. Incluso, el amor. La relación entre Maia y Colonna, con sus respectivos toques de humor (cuando él hace referencia a que podría ser su padre, por la edad, ella responde: “Qué buen incesto”). Ella un tanto autista, él paranoico por la conspiración que ha descubierto/ puesto en juego. Ambos, según sus propias opiniones, fracasados que se encuentran y que, así, descubren en el amor una justificación a su existencia.

La reflexión final, que se produce en el diálogo de Maia y Colonna, puede ser, para ellos, mucho más optimista que el final de El péndulo de Foucault, pues ambos pueden seguir queriéndose, pero resulta más pesimista para el mundo.

Digámoslo así: se ha pensado mucho tiempo que el futuro de América Latina (y de todo el mundo subdesarrollado) es Europa. No obstante, en el libro se prefigura algo que con la crisis y las experiencias de Grecia, España e Italia bien puede ser lo contrario. El futuro de Europa es América Latina: la de la violencia, la corrupción, el empobrecimiento.

Irónico y ameno, es una posibilidad para un día con lluvia.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply