Opinión desplumada

1

Un editor y varios columnistas de opinión en Prensa Libre son los primeros nombres de la lista que se supone abarca a 50 personas destituidas de ese medio. Haroldo Shetemul, experimentado y galardonado periodista, pulió el quehacer profesional de ese medio durante casi una década. Sin embargo, de la noche a la mañana el medio decide prescindir de sus servicios y le destituye. Shetemul también mantenía una columna de opinión semanal,

Junto al editor, fueron también destituidas Francisca Gómez Grijalba y Magaly Rey Rosa. Luego se supo que los columnistas Máximo Ba Tiul y Samuel Pérez Atias, perdían el espacio de opinión en Prensa Libre. Además, Carolina Escobar Sarti y Carolina Vásquez Araya han de reducir en un 50 por ciento sus publicaciones.

Como se aprecia, desde el editor columnista, como el resto de personas destituidas o indirectamente destituidas, representaron un importante espacio de análisis y opinión de avanzada. Al compartir las páginas editoriales con plumas de la derecha y ultraderecha, la publicación de estas notas le proporcionaba al medio un sano equilibrio.

Más allá del placer de leerles, ocasiones disentir pero siempre disfrutar de sus columnas, todas y todos hacían una voz importante en un medio impreso caracterizado por el conservadurismo. La pérdida de esas columnas, injustificada en términos de la economía, solo puede anunciar un mayor cierre de espacios.

Y el aspecto económico no parece justificar la medida por cuanto la gama de destituidos y destituidas no representa la diversidad de líneas de opinión en las columnas. Al menos, hasta ahora, ni uno solo de los columnistas de derecha y ultraconservadores aparece mencionado. En cambio y dolorosamente, el medio pierde a la casi totalidad de sus columnistas de origen y temática indígena. Preocupa de igual forma el destino de la línea editorial e informativa del canal y noticieros de Guatevisión, propiedad de la misma empresa de Prensa Libre.

Con estas decisiones, el medio también desarticula un espacio de opinión de y desde las mujeres. Es decir, no solo en el plano ideológico en general sino en el ámbito temático y la diversidad de actores y sectores, el achicamiento del espacio de opinión en Prensa Libre, más bien parece un apretón desde el cinto del conservadurismo. El recorte planteado anuncia ni más ni menos que las plumas del progresismo han sido arrancadas de tajo y que la guillotina no se guardará durante un tiempo.

Lamentable que Francisca Gómez fuese destituida cuando fue notificada de la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC) que la protegía de la acción emprendida por la empresa Cementos Progreso (CEMPRO). Dicha compañía, por cierto una de las principales anunciantes de Prensa Libre, pretendió criminalizar a Francisca por haber opinado sobre las acciones de CEMPRO en San Juan Sacatepéquez. El abogado de la cementera resultó ser también el abogado del medio, que litiga ante la CC.

Shetemul escribió varias columnas cuestionando el accionar del jurásico empresariado guatemalteco en tanto que Rey Rosa opinaba sobre las prácticas de la industria extractiva y el daño al ambiente. Las columnas de Pérez Atías podrían reunirse como un excelente manual de análisis de la coyuntura y del sistema.

El efecto inmediato de esta salida es obviamente la pérdida de dichos espacios de opinión y el consecuente avance del conservadurismo. El otro efecto indirecto pero igualmente nefasto es la posibilidad de que las pocas plumas de avanzada que sobrevivan a esta tormenta, sientan la necesidad de limitar sus comentarios ante el riesgo de ser cortados. Es como si el conservadurismo que anuncia el nuevo gobierno empatara con el medio impreso de mayor influencia en el país y en conjunto decidieran trazar las líneas paralelas del retorno del miedo y de la censura.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

1 comentario

  1. Daniel Cifuentes on

    Buenos dias

    No estoy de acuerdo con muchas de sus opiniones e incluso de las de varios de los columnistas, incluso encuentro algunas de ellas desagradables……………pero, el derecho a la libre expresion esta garantizado en la constitucion de la republica y en cuanto que son opiniones y no estan rebasando el derecho ajeno, estoy de acuerdo con su opinion.

    Atentamente.

Leave A Reply