Otra vez rojos y cremas

3

Municipal tiene 29 títulos de liga, seguido por Comunicaciones con 28; ambos son los equipos más ganadores del fútbol nacional. Atrás de ellos, bien lejos, están Aurora y Xelajú, con 8 y 5 títulos, respectivamente. Quiere decir que en Guatemala el fútbol toda la vida ha sido de dos equipos, con pequeños lapsos en los que sus rachas ganadoras han sido interrumpidas por algún otro.

Llegado a este momento en el que nuevamente rojos y cremas disputarán la final, se puede decir que el “bi-equipismo” le ha hecho bastante daño al fútbol nacional, porque a nivel general se encuentra en su nivel más bajo; ni equipos ni selección pueden presumir de ser reales competidores.

Lo curioso, o extraño, es que a pesar de que en el país el fútbol es el deporte perdedor por excelencia y cada vez atrae a menos aficionados – quienes prefieren ver al Barcelona y al Real Madrid– sigue teniendo la mayor cantidad de patrocinadores privados, por lo que para los equipos que son campeones la mayoría de la veces todavía es un negocio rentable.

Con algunas excepciones, los 22 partidos de la etapa clasificatoria del fútbol nacional se juegan con escaso público. Es hasta la fase final que los equipos que clasifican logran atraer más gente a los estadios. Pero esos son pocos partidos y no se puede pretender ganar el dinero de todo el campeonato de esta forma. Entonces algo falla en las finanzas, porque incluso Comunicaciones, que lleva cuatro títulos en fila y está a punto de disputar el quinto, es incapaz de llevar gente al estadio. Por supuesto que hay muchos factores que influyen para que los aficionados se ausenten, principalmente la violencia y los precios altos. Cosas que a los dirigentes no parecen importarles, ellos están hechos con el ingreso por patrocinios. He ahí lo inexplicable, porque si pocas personas ven el fútbol ¿cuál es el beneficio que se obtiene por patrocinarlo?

El espectáculo que el fútbol nacional ofrece es de baja categoría, aún así se dan el lujo de cobrar caro por entrar a verlo. Adicional a lo que se paga en taquilla está la tarifa de parqueo –que no garantiza la seguridad del vehículo– y lo que se gasta en bebidas y comida adentro del estadio. Es lógico que sean pocos los que estén dispuestos a gastar tanto por ver algo que no lo vale.

Con raras excepciones, en el fútbol gana el equipo que más dinero tiene para invertir en contrataciones. Usualmente también son los más influyentes en la liga y por algún motivo, sin explicación, resulta que muchas veces son favorecidos por los árbitros, o por las circunstancias –como cuando Comunicaciones perdía por diferencia de tres goles y sucedió un apagón en el estadio, luego del cual milagrosamente remontaron para ganar el partido–. Quiere decir que los llamados equipos pequeños siempre competirán en desventaja.

La historia reciente del fútbol nacional está plagada de rumores y acusaciones de manipulación y amaño de partidos. Es usual que se diga que en ciertas canchas es imposible ganar de visitante, que tal o cual árbitro favorece a los equipos grandes, que dirigentes se meten al camerino visitante a amenazar al equipo rival, que los jugadores recibieron dinero para influir en el marcador; y así se extienden las situaciones anómalas que van en detrimento del deporte; pero que parece no afectar el negocio de los directivos de equipos, porque no se ve que hagan algo para sanear el fútbol.

Rojos y cremas, ambos no en su mejor nivel, disputarán de nuevo la final del campeonato nacional. El primero lleva tres años sin festejar algún título. El segundo ha ganado cuatro en fila, pero no por eso tiene un equipo que sea del agrado de quien lo ve; ni tiene jugadores “referentes” –como le gusta decir a los narradores y comentaristas–, quizá “el moyo” Contreras, de ahí nada. No importa quién de los dos gane, inmersos en esta dinámica, el fútbol seguirá perdiendo.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

3 comentarios

  1. La verdad no se trata de cremas y rojos, al final, son los mejores y no se puede sacrificar a los mejores por los peores, a pesar de los escándalos y blabla…
    .
    El problema puede dividirse en varios factores que a mi criterio uno pueden ser y de los principales:
    .
    1. La desactualizacion de los equipos: por ahí dicen que el que no evoluciona esta condenado a desaparecer, tenemos equipos que no invierten en sus escenarios, jugadores, etc…etc.. para que cumplan con las exigencias del publico actualmente (mas con el modelo español de fútbol tan presente).. inversión necesaria si.. no hay escapatoria.. seguir jugando en estadios municipales ya no es funcional, conseguir jugadores de barrio tampoco funciona (falta de profesionalismo, pues),.. A nadie le gusta ver chamuscas de barrio, y tampoco ir a un estadio incomodo!!! ah, y todavía pagar por eso..ja
    .
    Las restricciones de ingreso: violencia, costos, políticas estatales…etc..etc., también han espantado al publico existente… pero puede ser secundario creo…
    .
    Pero como todo lo esperan del estado (si, también los equipos de fútbol), solo Coatepeque que tiene estadio propio (creo)… se ve lejos, que inviertan los equipos en estadios propios o formación de jugadores (en serio)… lo que si miro cerca es que pidan un subsidio para mantener su liga (liga estatal realmente, por cierto administrada por la fedefut)… no cree Don Fernando.

    • Fernando Ramos

      El fútbol es un negocio para unos pocos directivos. El problema es que no hay reglas claras, ni leyes que lo regulen, entonces los dueños de los equipos hacen lo que quieran con los jugadores. Al final los equipos que no consiguen patrocinios colaboran para que los dos grandes mantengan su negocio.

      Y bueno, si no tienen patrocionios no hay dinero, aún así se ponen a contratar jugadores y técnicos extranjeros.

  2. Don Fernando. en algo tiene razón, no existen reglas claras… pero creo, que se rige por la fedefut…y tienen un reglamento avalado por esta federación…
    .
    En resumen la situación se resume en: que lo equipos no tienen lugares adecuados para meter y atender a sus fanáticos y ofrecerles seguridad, y tampoco cuenta con lugares para practicar adecuadamente el juego de pelota… puede ser la afición mas fiel o los mejores jugadores, pero si no tienes la infraestructura.. pues no va a suceder… si el fin del fútbol profesional es dar espectáculo y mejor si gana el equipo que se prefiere..
    .
    Miremos la función de la patrocinios, últimamente no les importa si llegan o no llegan aficionados al estadio, porque su fin es publicitarse, dese una vuelta por el facebook de los Cremas y vera que tiene 450 mil personas siguiendo esa pagina, solo el poner un anuncio ahí con un logo de X marca es una gran penetración de mercado, sin necesidad que llegue gente al estadio… ahora juntemos a “todos” los equipos.. .. que no es nada malo.. se dará cuenta de lo que hablo. Lo malo es que todos se ponen de acuerdo y crean un monopolio para repartirse las ganancias ya no como equipos, si no como “liga nacional”.. que es mas rentable.. vender “publicidad” me entiende, (nada de fútbol, pura agencia de publicidad).. cuasi perfecto, pero es la realidad al parecer. (para que me entienda mejor: algo así como el monopolio del azúcar, pero en el fútbol, gana el “fútbol” o la azúcar, pero no los consumidores o fanáticos)…
    .
    La liga nacional funciona como otro de los tantos monopolios del país. Y llega el momento, como todo monopolio, en que quieren mamar directamente del estado…como ya se lo dije, de repente piden subsidio.. (toda la infraestructura que utilizan los equipos, es del estado, dese una idea, de cuando le maman al estado…).. y mientras exista esa empresa de publicidad (perdón liga nacional)… el fútbol tiene pocas probabilidades de cambiar en el país… o ellos cambian por iniciativa propia o se desregulariza el mercado, quitando trabas y privilegios, (la mejor manera de combatir los monopolios, son los mercados libres).. pero eso es una regla general para todo lo que sucede en el país, que irónicamente también afecta al fútbol….

Leave A Reply