Paro Internacional de Mujeres: articulando el internacionalismo feminista

2

El próximo miércoles 8 de marzo, las mujeres de casi 50 países iremos al paro, unidas a una sola voz para decir basta contra un sistema global misógino, explotador y excluyente.

La idea surgió en Polonia, durante la lucha de nuestras compañeras por impedir el retroceso en sus derechos, y se extendió rápidamente por decenas de naciones donde las mujeres enfrentamos desafíos comunes dentro de nuestras diversidades:

Paramos porque nos están matando. Los femicidios son un un horror cotidiano.

Paramos porque las mujeres somos las principales víctimas de explotación sexual y trata de personas.

Paramos porque la violencia económica contra nosotras es una realidad: las mujeres realizamos los dos tercios del trabajo del mundo (con sueldo y sin sueldo) y sin embargo somos el sexo más pobre en todo el mundo. Además, las políticas de ‘austeridad’ y recortes han golpeado principalmente a las mujeres, empobreciéndonos aún más.

Paramos porque los gobiernos en general carecen de políticas públicas con enfoque de género.

Paramos porque no tenemos paridad en muchos países del mundo para los cargos de elección.

Paramos por la intervención de las iglesias en nuestros cuerpos.

Paramos por un periodismo que carece de perspectiva de género.

Paramos por la desigualdad salarial y doméstica.

Paramos porque nos sobran razones para hacerlo.

Estas demandas nos llevan entonces a tejer una articulación internacional que por primera vez en la historia ha permitido que mujeres de muy diferentes antecedentes trabajemos juntas en nombre de todas, de nosotras y de las que ya no están, de las que no pueden parar, de las que aún no conocen sus derechos, de las abusadas, las precarizadas, las explotadas sexual y económicamente, incluso de las que se oponen al feminismo porque a ellas también las beneficia.

Se armaron equipos de trabajo: cada una haciendo lo que mejor puede, compartiendo saberes y habilidades, con una consigna clara. El Paro Internacional de Mujeres es de todas, no le pertenece a ningún movimiento o país. No caben en él los protagonismos, no hay espacio para egoísmos. No hay tiempo para detenerse en egos, tenemos una gran causa esperando y eso importa más.

Las nuevas tecnologías han jugado un papel clave en este encuentro sororario. Los equipos se comunican en ellas, establecen una coordinación gráfica y textual a nivel mundial nunca antes vista y es así como los hashtags oficiales #MujeresEnHuelga y #WomensStrike logran estar al tope de las tablas de redes sociales vez tras vez. Mientras escribo estas líneas nuestras razones para parar son tendencia mundial.

El Paro Internacional de Mujeres nace como resultado de las luchas feministas de centurias que nuestras ancestras libraron por derechos que no disfrutaron, pero que garantizaron para nosotras; se nutre de la sororidad como principio de trabajo en equipo y apunta a dejar un mundo más justo para las generaciones venideras.

Es la primera Huelga de Mujeres a nivel mundial, y es mucho más que eso: es la viva demostración de que los vínculos sororarios logran incidencia y que es posible hacer un mundo más justo desde los feminismos.

En la recta final rumbo al #8M hay cansancio y prisa, pero abundan las ganas y el corazón para hacer de ese día uno que marque historia, uno que será recordado como la primera acción del Internacionalismo Feminista que vino para quedarse.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

2 comentarios

  1. Sra. Elizabeth Rojas, yo comprendo muy bien su posicion de ” FEMINISTA “, y estoy de acuerdo con tener mucho mas RESPETO , Y DARLE TODA LA DIGNIDAD A LA mujer habida y por haber , eso NO se discute. sin embargo TALVEZ en un futuro, cercano , sus esfuerzos se contagiaran tambien a los SERES HUMANOS , que es lo que algun dia en el futuro nos clasifique como ” UNA SOCIEDAD M A D U RA ” y es lo que si necesitamos al 100 % . El paro de la violencia, DEBE SER a TODO SER HUMANO, mujer, hombre, niños, homo sexuales, trasexual , lesbianas, etc. .. a lo que voy es NO solo idolatrar el ser FEMINISTA, que solo nos lleva a ser parte de un FANATISMO, que destrulye, la belleza de LA MUJER, COMO TAL. El fanatismo NO ES LA SOLUCION.

    • No es por fanatismo o por moda que una es feminista, sino por necesidad. Todo ser humano vale igual, cierto (de hecho, toda la creación) pero no todo ser humano -atendiendo al grupo al cual pertenece- sufre la misma discriminación, exclusión y sesgo relacional.

      Pasa y ha pasado siempre, por ejemplo, con las mujeres como grupo social. Pasa también con los grupos indígenas, los islamistas en occidente, los no-hetero, etc…

      Por eso es que grupos desfavorecidos, como se les llama, reclaman un activismo y una abogacía bien articulada de carácter especial. Con el objetivo primordial de recuperar el balance natural entre géneros, etnias, religiones, creencias políticas, et al.

      A ese balance usted le llama “Seres Humanos”, (o, mejor dicho, humanismo). Creen en lo mismo. La diferencia (nada pequeña) es el diagnóstico del estado de las cosas existentes.

      Para usted los derechos de las mujeres demandan la misma atención que los derechos de los hombres. Para los Feminismos, no, porque entienden que las mujeres -como grupo social- han sido especialmente ignoradas, maltratadas y desfavorecidas por las estructuras. Estructuras que casi en su totalidad, fueron diseñadas por hombres.

      No les falta razón.

Leave A Reply