Pensando un poco mal

2

Nestor WrightPor Néstor Omar Wright Fernández*

Los últimos tres años de ejercicio de poder, por parte del presidente Otto Perez Molina y la ahora ex vicepresidenta Roxana Baldetti, se caracterizaron por una fuerte carga fiscal a los pequeños empresarios y clase media en general.

Con el golpe que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG– atinó en cuestión tributaria y corrupción, al desmantelar la estructura de defraudación conocida como “La Linea”, la indignación de la clase media y su posterior movilización, no se hicieron esperar.

No obstante, llama la atención que aunque han existido otros momentos importantes de movilización ciudadana de grandes dimensiones, han sido invisibilizados, tanto por parte del sector urbano como por parte de las autoridades, y ni qué decir, de las cámaras empresariales. ¿Qué cambia en la movilización del 25 de abril? ¿Por qué ha causado tanto revuelo y apoyo de sectores tradicionalmente contrarios?

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras –CACIF– incluso se sumó a las muestras de apoyo y felicitaciones a la CICIG, por el trabajo de desarticulación del caso. Es indudable que fue una pieza clave, al momento de pedir la renuncia de Baldetti y poner en aprietos al Gobierno de Pérez Molina.

Existen muchas preguntas, cuyas respuestas no son tan evidentes, sin embargo, es indiscutible que el papel protagónico que asumió la CICIG, provocó un quiebre en las estructuras de corrupción en el Estado y logró poner en jaque al propio Gobierno. Otra de los logros para CICIG, fue la prórroga de su mandato por dos años más.

Existen dos formas en las que se podría entender las movilizaciones a partir del caso “La Línea”. Una corresponde a los movimientos de masas, desde una lectura simple, en la que son grupos que se puede manipular para determinado fin, y la otra, como motor de cambio, con actores conscientes que producen los cambios necesarios en la sociedad.

Queda en cada uno de nosotros, decirle al sistema qué es lo que somos. Por eso se hace necesario hoy más que nunca, para aquellos que por primera vez se movilizan y muestran su indignación, tomar en cuenta otras opiniones y solidarizase con los sectores que siempre lo han hecho pero han quedado invisibles.

La propuesta es dejar ver nuestras demandas y escuchar otras, solidarizarnos y trabajar en un nuevo proyecto que sea incluyente y con finalidad del bien común.

* Desde pequeño me interese en la investigación y los descubrimientos científicos, siempre he sido bastante curioso y a veces extrovertido, mi más grande influencia fue mi padre, quien trabajo en diferentes instituciones que buscaban el desarrollo de sectores marginados del país, ahí es un primer momento donde tengo un acercamiento a la realidad del país. Actualmente estudio el noveno semestre de la carrera de sociología en la Universidad San Carlos, esto me ha llevado a vincularme mas de cerca al fenómeno político, económico y social en Guatemala.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

2 comentarios

  1. Francisco Juárez on

    creo que la lectura de que la coyuntura actual y la marcha del 25 e abril, causaron tanto revuelo que causa apoyo en sectores tradicionalmente contrarios es errada. el CACIF representa rosca mas intima de la estructura oligárquica dueña de este país, fue por eso que su pronunciamiento en favor de la renuncia fuese casi como una orden, y claro la renuncia se dio por que la de la ex-vicepresidenta era una cabeza sacrificable.

    EL CACIF no apoya ahora la petición de renuncia del presidente porque no les conviene, todo se mueven según el provecho que pueden obtener de la situación actual, el CACIF le apuntara a una reestructuración de la SAT que se enfoque contra la corrupción sobre todo en su expresión del contrabando de productos que es algo que afecta los interés específicos del sector empresarial guatemalteco, esta restructuración por supuesto no deberá tocar tocar los privilegios fiscales que las leyes guatemaltecas otorgan y son la base del fortalecimiento económico de la oligarquía nacional y transnacional.

    no hay que pecar de ingenuos, la movilización del pueblo en las calles es histórica y con un valor simbólico increíblemente grande, pero si no se logra canalizar esa indignación y organizar a las masas no pasara nada más. la mirada debe ir más allá de pedir la renuncia del presidente, hay que depurar todo el aparato estatal ofreciendo mecanismos de denuncia realmente efectivos a la sociedad civil, modificar la ley electoral y de partidos politicos y hacer al pueblo un actor fundamental en la refundación del estado Guatemalteco.

    • Néstor Omar Wright on

      Estoy de acuerdo Francisco, Baldetti ha sido solo la figura satanizada, la “reina” sacrificada. Es claro que el CACIF, desearía que las movilizaciones cesarán a este punto. De hecho es evidente que esa alianza histórica ejercito-oligarquía se hace bastante visible con la ahora nueva vicepresidencia de Alejandro Maldonado Aguirre como estrategia para continuar con su ejercicio de dominación. Y claro, si no los vemos como sectores tradicionalmente contrarios los podemos ver como sectores con intereses distintos, tomemos en cuenta que no se ha dado solo una movilización; en muchas de ellas campesinos y sindicatos han hecho ver sus demandas.

      Por lo tanto creo que debemos fijarnos en esas luchas que llevan más tiempo y estas mismas tienen que dejar ver sus demandas ante la población del casco urbano (la población apática). Sería bastante ingenuo pensar que solo movilizaciones urbanas exigiendo renuncia vayan a hacer algún cambio sustancial. Por lo mismo, creo que nuestro ojos deben fijarse en el trabajo de estas luchas que han permanecido y organizar nuestras acciones aprendiendo de ellas.

      Estoy de acuerdo en que los cambios deben ser de fondo, para ello debemos estar conscientes de otras realidades que por alguna u otra razón no hemos sido conscientes desde hace mucho tiempo.

Leave A Reply