¡Ponete serio Jimmy!

0

Anunciar sorpresas para la toma de posesión (lo cual sonaba a piñata), parar a la mara y hacerlos repetir la jura a la bandera, viajar en clase económica a otro país y algunos otros gestos NO SUSTITUYEN UN PROGRAMA DE GOBIERNO SERIO.

Asistir a ceremonias religiosas para la toma de posesión y sermonear a los guatemaltecos no es algo que reemplace a lo que se puede esperar, razonablemente, de un gobernante, es decir, la conformación de un equipo de gobierno con personas idóneas y preparadas, un plan de gobierno racional y que incluya propuestas para administrar el país en un momento de crisis gubernamental.

No digamos algo así como la formulación de un proyecto de nación que sea incluyente y responsable, que elimine privilegios innecesarios, que busque la eliminación de las raíces estructurales de la corrupción, que busque una democratización radical de las condiciones políticas, etc. Por decir algo.

Además, un gesto como el viajar en clase económica a Ecuador no quita el estar hospedado (él y su familia) en un hotel lujosísimo que podría significar una cuenta de medio millón de humildes quetzalitos.

Yo no voté por Jimmy Morales (tampoco por Sandra, conste). No he escuchado completo ninguno de los discursos o afirmaciones que ha hecho como gobernante (y tampoco lo echo en falta, lo prometo). Y cada vez que veo que está hablando en televisión me pregunto ¿cómo cuernos llegó a la presidencia? Pero no puedo dejar de enojarme por la forma en que parece estar conduciendo al país, es decir, sin lo que pudiera parecer una seriedad mínima.

Sé que a estas alturas pedir un proyecto de nación racional, coherente y dirigido a la mayoría de habitantes del país es bastante ingenuo. De hecho, pienso que los cambios  necesarios deben venir de otros actores y otras condiciones. Pero, caramba, ¿será mucho pedir cierta seriedad?

Alguien podría ofenderse por el voceo con el que se trata a Jimmy en este artículo (o por llamarlo por su nombre y no por el reverente Señor Presidente Jimmy Morales), pero creo que al final es más irrespetuosa la continua ofensa a la inteligencia que está realizando el susodicho.05

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply