¿Por qué no atrevernos?

1

Foto URA#OtraGuatemalaYa

Por Úrsula Roldán

¿Por qué tenemos que atar nuestros sueños y nuestra esperanza a las formas jurídicas e institucionales que nos ha querido permitir esta democracia neoliberal? ¿Por qué sus representantes, sus espacios y sus tiempos, quieren que sean los nuestros?

¿Por qué tenemos que mesurar nuestras rebeldías y darle orden a las diversas formas de expresión?, cuando la indignación, una vez que ha entrado a nuestros poros, quiere salir con alegría, con brincos, con cantos, tambores, sartenes, pitos y muchas voces escritas, habladas y expresadas con el cuerpo; que dicen estamos hartos, basta ya!

Es cierto que debemos analizar los escenarios que construyen los que siempre han puesto las reglas para el juego, que hemos terminado jugando; pero acaso no tenemos el derecho y la posibilidad de ignorar aquello que nos paraliza y nos vuelve a convertir en gobernados.

¿Por qué no atrevernos a pensar, a crear nuevos paradigmas para la organización, para la expresión política, para la representación? Por qué no escuchar y entender las causas y demandas del que históricamente se ha resistido desde el campo y otros pequeños espacios, al orden finquero, patriarcal y racista, y el que en el tiempo presente, después de vencer el miedo y la apatía ya encontró el sentido y las formas para manifestarse desde la ciudad y que está en rencuentro con sus identidades; estas expresiones pueden fluir y converger buscando lo que nos hace uno pero miles a la vez.

No conozco ningún proceso transformador que se haya realizado a partir de las reglas del orden y la legalidad, esa que ya fue transgredida por quienes son los dueños y administradores de ese estamento. Son ellos quienes con la corrupción, la violencia, la impunidad y la omisión, han violado los derechos fundamentales a la vida, la igualdad, la alimentación, la tierra, el agua, la salud, la vivienda y la paz social.

Quienes quieren gobernar la crisis, quieren gobernar otra vez nuestros sueños; atrevernos a romper todo aquello que nos ata a la posibilidad de una Guatemala incluyente, democrática, digna para vivir, requiere no solo de muchos actos de honestidad, ética y valentía, sino de imaginar que otra Guatemala es posible.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

1 comentario

  1. Gus Monzón E on

    Gracias Dra. Ursula, de verdad desde décadas pasadas cantábamos que una Tierra distinta era posible, y que esa utopía, No abstracta, No lejana, sino cercana, colectivizada y rebelde la pueda permitir, nosotros esa generación ya adulta y que pagamos un precio, y marcado con sangre y terror, nos volvemos a levantar, acuerpando el grito y las acciones de las y los jóvenes, soltemos pues las amarras que nos atan y Soñemos, porque si es posible!!

Leave A Reply