Por sus frutos los conoceréis, o de la Crisis en la URL

0

En años recientes ha sido gratificante observar la valentía con la que la Universidad Rafael Landivar (URL) ha hecho propio el papel de impulsor del bien común que alguna vez correspondiera a la USAC. En un ambiente dominado por la patología del individualismo y narrativas ultraconservadoras, la URL ha servido de modesto contrapeso a las corrupción estructural que tiene al país de rodillas.

Entre los logros de la URL sobresale Plaza Pública, el medio digital que como quien dice nada, habría de revolucionar la manera en que se hace periodismo. Quienes llevamos años monitoreando a los medios podemos aseverar sin titubeos que el adviento de Plaza Pública fue un parte aguas en la historia del periodismo del país.

Tocar los temas que los medios tradicionales nunca tocaron, obligar a sus competidores comerciales a elevar su nivel y contribuir a la formación de otro tipo de periodista no son sino elementos de un cambio paradigmático. Lamentablemente, promover cambios paradigmáticos en un país como Guatemala significa confrontar a quienes no quieren que nada cambie y que históricamente ha incluido a miembros prominentes de la jerarquía católica.

Plaza Pública es sin duda el fruto más visible del árbol landivariano pero definitivamente no el único; el compromiso con los sectores desposeídos y los estándares éticos y académicos plasmados en el Plan Estratégico apuntan a la misma visión de cambio.

Las mismas fuerzas oscurantistas de las dictaduras y la corrupción estructural que hicieran de la USAC un cero a la izquierda decidieron que la URL ha ido demasiado lejos. Hoy se confabulan para asegurarse de que el árbol landivariano nunca más vuelva a dar frutos tan suculentos.

Afortunadamente la corrupción estructural aún no ha ganado la partida. Quienes lograron colocar a la URL donde está no se irán sin dar pelea y han denunciado en la carta de abajo lo que el nuevo rector y quienes influyen en él se traen entre manos. Lo menos que podemos hacer es apoyarlos.

CARTA ABIERTA A LA UNIVERSIDAD RAFAEL LANDÍVAR

Nosotros, investigadores e investigadoras, docentes, estudiantes, centros de investigación, organizaciones sociales y personas  particulares interesados en el avance de la ciencia crítica y comprometida socialmente, valoramos el camino tomado por la Universidad Rafael Landívar (URL) durante los últimos años. Ha sido importante el actual Plan Estratégico, que ha generado avances importantes en el desarrollo de la docencia e investigación, así como en la integración de un cuerpo de académicos con alto perfil académico y compromiso ético hacia los sectores más desposeídos y marginados de Guatemala y la orientación a la formación de profesionales sensibles a los problemas de las grandes mayorías. Lo anterior, sin duda, ha contribuido a que la URL sea observada como una institución preocupada y ocupada en aportar al conocimiento y entendimiento profundo de la problemática nacional, así como a la búsqueda de soluciones necesarias en este momento histórico.

La URL ha sido valiosa en su orientación al desarrollo de la ciencia y al aporte crítico y propositivo en función del bien común, lo cual se constata en la importancia dada a la investigación, formación y proyección, en la entrega editorial, en la formación de profesionales críticos, así como en las propuestas y aportes en distintos espacios y foros académicos y de incidencia. En este sentido fue relevante su voz crítica, en especial durante la crisis que vivió el país en 2015.

Sin embargo, en el último año hemos visto con preocupación indicios que parecieran ir en dirección contraria a los avances y aportes antes valorados: a) el despido de un docente por su participación y pronunciamiento en una protesta ciudadana; b) el intento de censura contra el medio de investigación periodística Plaza Pública; c) el despido de docentes e investigadores comprometidos con las búsquedas universitarias; d) el temor sobre la influencia en la URL de grupos vinculados directa o indirectamente a redes de corrupción y grupos de poder económico; e) las críticas al estilo personalista y autoritario de gestar los cambios por parte del actual rector; f) la carencia de crítica contundente contra el Pacto de Corruptos; f) los pasos de reestructuración que sugieren futuros planes de desarticulación de los avances en investigación y proyección, que redundarían en posibles despidos de docentes e investigadores, redefinición de las cargas laborales y limitaciones para aportar a la investigación e incidencia con base en el principio de libertad de cátedra; g) un decrecimiento de los espacios y momentos para manifestar disenso en torno a estos cambios, por el temor a repercusiones punitivas.

Entendemos que los cambios pueden ser positivos y tiene más posibilidades de serlo cuando son producto de diálogo y debate académico. No obstante, los indicios descritos informan de una política inconsulta, dirigida a producir un retroceso profundo en la URL y su orientación jesuita, en especial para desandar los pasos dados hacia una academia de alta calidad, crítica, propositiva y comprometida con el cambio social. De ocurrir tal retroceso, en este momento que vive el país, significaría un fuerte golpe a las aspiraciones por contribuir, desde la academia, a buscarle solución a los problemas históricos y profundos que afectan al pueblo de Guatemala.

Ante las circunstancias, desde el interés público que nos orienta y que la URL ha declarado como su móvil principal, manifestamos nuestra solidaridad con los trabajadores docentes, investigadores y administrativos, que en su búsqueda por aportar a los planes estratégicos y la agenda de investigación, han sido despedidos o están temerosos de su estabilidad laboral a partir de esta política.

Instamos la Compañía de Jesús que la dirige, a sus autoridades y a su comunidad académica, a mantener y avanzar en los aportes valiosos que desde la docencia e investigación han sido realizados e impulsados, en especial en este momento que el país y los sectores desposeídos y marginados más lo necesitan.

A la comunidad landivariana y a la Compañía de Jesús les deseamos la sabiduría y fortaleza necesaria para frenar esta política de retroceso, que amenaza con destruir los esfuerzos y búsquedas académicas y éticas que ubican a la URL como una Universidad jesuita, comprometida con el servicio y la opción por los pobres.

Guatemala 13 de abril 2018

Share.

About Author

Abraham Barrios

Estudiante empedernido de la naturaleza humana y amante de las causas perdidas. Aparte de eso, muy difícil de etiquetar.

Leave A Reply