Primavera privada

0

A paso recortado avanzan tus días, Guatemala, por tan pesado mecapal de injusticias; son tus granos de café una de las formas en que florece tu primavera privada.

Como orgullo de la tierra y su volcán, brota y madura su cereza. Por entre los cafetales asoman mil dedos que escogen, acarician, tapiscan. Manos de niños ayudan en la tarea; es fin de año y no es casualidad la madurez del fruto y las vacaciones escolares, en esta temporada más bien fría.

“Beneficio de café”, sarcástica alusión para lo que al pueblo en sí representa. Un resignado proceso artesanal transforma al café hasta el punto previo de que este llegue a poseer un valor agregado, un precio gourmet. En costal termina el trayecto y así, a tuto y en bruto, es ofertado. Sacos de granos en quintal “oro” para quien estos su materia prima. Fermentados desechos orgánicos, ríos contaminados y mantenimiento de la pobreza, son las trazas de esta precaria industria.

En una lejana y absurda oficina de especulación, dictan a placer y con campanas el precio a conveniencia. Como por un Dios bendecidos, se agradece que ahora esté a más de $190 (espejitos que obsequian las franquicias) el saco de 60 pesados kilos; mientras que enStarbucks®, una pequeña taza de café de nombre largo y sofisticado, ofrece por $5, estimulación y personalidad, en un entorno vacío y a la vez, lleno de incongruencias.

Aludiendo sólo al norte se le nombra “café americano”, con cierto dejo de desdén a su origen;  y en el campo el “café de tortilla quemada” como añoranza a esta preciada infusión vedada.

Así tu prosperidad es exportada en anónimos granos, y por un tercero ajeno, degustada en un bar extranjero.

Share.

About Author

Vicente Chapero

Ingeniero Químico, dice en un cartón, pero prefiero pensar en la esencia libre que me hace intentar tomar fotos, crear collage digitales, leer compulsivamente, subir volcanes y viajar a cualquier parte.

Leave A Reply