¿Qué es tan difícil entender?

4

Durante los últimos días del año pasado el Presidente de la República acordó crear una circunscripción económica (1) formada por cuatro municipios y con ello un salario mínimo diferenciado de Q1,500 para la industria ligera, hecho que ha provocado debates entre lo que algunos consideran como una “estrategia de atracción de inversión privada, empleo y lucha contra la pobreza y el hambre” y los que consideramos que éste no será más que una nueva fase de expoliación de la fuerza de trabajo y enriquecimiento desmedido por parte del empresariado y obviamente el empobrecimiento y generalización del hambre.

Muy probablemente al momento en el que usted este leyendo este texto pensará que no hay necesidad de explicar profundamente cuáles son los argumentos para oponerse a este salario de hambre recientemente decretado, sin embargo es necesario aclarar varios puntos en tanto se ha despertado toda una campaña, impulsada desde el sector privado, apoyada y respaldada desde diversos medios de comunicación, operadores políticos y obvio el propio Gobierno de la República. Para realizar dicha explicación utilizaré algunos argumentos claramente esbozados por la Federación Sindical de Empleados Bancarios, de Servicios y del Estado de Guatemala –FESEBS–(2) y otros que en el campo de lo académico han sido descartados, pero que en la realidad guatemalteca siguen teniendo –lamentablemente– validez.

Primero cabe señalar la errada idea que detrás de la declaratoria del Salario Diferenciado subyace. A menor pago de salario y mayores niveles de flexibilización laboral, mayores serán los niveles de inversión privada nacional e internacional, permitiendo incrementar el empleo y por ende incrementar las ganancias de dicha inversión (la teoría del rebalse), esta salpicará a los más desposeídos.  Esta vieja premisa neoliberal ha quedada descartada dado el fracaso que ha implicado en su aplicación en varios países, dado que la copa de los inversionistas pareciera no tener fondo alguno y por ende jamás se llena y mucho menos salpica.

El segundo elemento es que con estos Acuerdos Gubernativos el Gobierno de Otto Pérez Molina legaliza lo que anteriormente era ilegal. Las declaraciones patéticas, descaradas e irresponsables del Ministro de Trabajo y Previsión Social –MTPS– Carlos Contreras, al anunciar este salario de hambre, consistieron en explicar que en realidad decretar los Q1,500 mensuales representaba un incremento a los magros ingresos familiares en tanto que en dichos municipios no se pagaban más de Q700.00 al mes.  Lo patético, descarado e irresponsable de sus declaraciones radica en el hecho que él es el responsable de la supervisión y sanción legal a quienes incumplen con el pago del Salario Mínimo, al referir este hecho el Ministro ha incumplido con su mandato legal e incurrido en ilegalidad en tanto no ha procedido contra quienes no cumplen con su responsabilidad, ni mucho menos ha presentado las denuncias correspondientes.  Así que sin más, el Ministro de Trabajo y el propio Presidente de la República legalizan la ilegalidad y juegan con el drama de la pobreza y el hambre de los habitantes de los cuatro municipios en cuestión.

El tercer elemento que debe ser develado es el hecho de que con la reducción del Salario Mínimo incrementará la formalidad en el país, hecho que ni la propia institucionalidad pública logra, al mantener elevados niveles de su personal contratados bajo mecanismos espurios que pretenden ocultar la verdadera relación laboral, de tal cuenta que con la ineficiencia del MTPS demostrados a lo largo de la historia, la informalidad no se reducirá en tanto que estos no han estado interesados,  ni están interesados actualmente en supervisar y sancionar tal y como fue descrito en el párrafo anterior.

El cuarto elemento lo representa la violación sistemática que representa ya el Salario Diferenciado, a los derechos laborales consagrados en la Constitución Política de la República, el Código de Trabajo y en varios instrumentos internacionales ratificados por el Estado guatemalteco.  Esta violación particularmente se da al artículo 2 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales –PIDESC–, en tanto que vulnera los principios que en materia de derechos humanos son imprescindibles garantizar, tales como: la igualdad y la no discriminación, así como la progresividad de la garantía de los derechos y la no regresividad tal y como se ha impuesto.

El quinto y último elemento –al menos para este artículo– lo representa la brecha desigual que se expande con este salario diferenciado.  El costo de la Canasta Básica Vital que incluye alimentos, vivienda, vestido, educación, salud, transporte entre otros, es de Q5,906.39, es decir hacen falta Q4,406.39 para que una familia de los municipios en cuestión alcancen un nivel de vida mínimamente digno.  Lo más dramático del caso lo representa el hecho de que la Canasta Básica Alimentaria tuvo un costo de Q3,236.70 para diciembre último lo cual nos dice con claridad que aún es necesario que una familia busque por otros medios  Q1,736.70 para cubrir los requerimientos nutricionales mínimos. Es decir, que los argumentos que al reducir el ingreso familiar mínimo se permitirá superar la pobreza no sólo carece de sustento real, si no se convierte en una falacia que oculta la amoral y desmedida pretensión de enriquecerse sobre la base de la expoliación de la fuerza de trabajo y el empobrecimiento de la población.

(1) El Presidente de la Republica Otto Pérez Molina sancionó los Acuerdos Gubernativos 72, 73, 74 y 75 en el Diario Oficial donde se crea la circunscripción económica de los municipios siguientes: San Agustín Acasaguastlán y Guastatoya del departamento de El Progreso, Estanzuela, en el departamento de Zacapa y Masagua del departamento de Escuintla. Luego se sancionó los Acuerdos Gubernativos 1, 2 y 3 en donde se designan a los representantes frente a las comisiones paritarias de los 4 municipios en cuestión.  Por último el 23 de diciembre se publican en el Diario Oficial los Acuerdos Gubernativos 470, 471, 472, 473 y 474-2014 donde se sanciona los salarios mínimos agrícola, no agrícola y para la actividad exportadora y maquila, tanto a nivel nacional como en la recién creada circunscripción económica.

(2) Documento denominado: “El Gobierno pretende bajar los Salarios Mínimos para las trabajadoras y trabajadores guatemaltecos del 58% al 33%, posiblemente más bajos en el futuro inmediato” de diciembre 2014.

Share.

About Author

Jorge Santos

Hombre guatemalteco, centroamericano y profundamente latinoamericano, defensor de derechos humanos, amante de la vida, la esperanza, la humanidad y fiel creyente que otra Guatemala es posible.

4 comentarios

  1. Ups… puras pendejadas…. las mismas cosas de siempre, explicadas por personas que no las comprenden… si es tan malo el salario diferencial que propones… Ten en cuenta:
    .
    1. El estado no es un creador de riqueza ni de trabajo, fijo.. eso es de cajón… no se porque, se cree que el estado es una empresa cuando es un ente de servicio… pero bueno..
    .
    2. El salario mínimo actualmente es mas que todo una restricción para crear empleos y también para que las personas ingresen a un sistema de prestaciones… mientras mas grande es esa restricción la igualdad ante la ley disminuye, porque la legislación no logra proteger a todos…
    .
    3. Quisiera escuchar ese discurso de justicia “logramos que ustedes no entraran en el sistema de prestaciones”… los amamos pueblo de Guatemala WTF!!!
    .
    Y si es tan malo trabajar… pues inventemos otro sistema en que no se necesario, (No se si te has cuestionado, si la formula del salario mínimo a funcionado, bajo conceptos reales, no esa del oprimido y el opresor)…
    .
    No se cuando dejaran aquí en el salmón de utilizar la falacia del oprimido y el opresor…

    • Jorge Santos

      Muchas gracias por leer y debatir. Me parece que una cosa no se sobrepone sobre la otra, el punto de esta columna es remarcar el tema del salario diferenciado y sus implicaciones contrarias a lo que se ha dicho a través de diferentes medios de comunicación, no si al plantear la eliminación de este, estamos proponiendo que se formalicen menos personas en el país. Sin lugar a dudas sus comentarios, aunque no comparto la mayoría, serán objeto que abordare en otra columna para proponer lo que ha mi consideración debiese de ser una estrategia de erradicación de la pobreza y el hambre. Saludos, Jorge Santos

  2. Quizá le damos matices diferentes a algo obvio…
    el imponer un salario asi, es un generador de pobreza, de entrada, hace que el individuo trabaje lo mismo que otros y por necesidad, (necesidad creada en el colectivo) acepte menos de lo que acepta otra persona en el msimo país.
    Ni siquiera hay una oferta y demanda justa.
    Soy vecino de una de esas zonas. Aca le venden la idea de que es en beneficio familiar. Que es para la mujer cuyo esposo trabaja en el campo; y que claro al ser enrolada en las filas de la maquila, tendrá que pagar para el cuidado de la casa.
    ademas aca hablan de “empoderar” cuando eso es poner en clara desventaja económica …
    El dueño quiere solo pagar lo mínimo posible para maximizar su ganancia, la explotación física, ¿Qué? Si para ello le pagan 1500.00

    la libertad de salarios en este país seria peor, no somos tan neo… algo, como para defender nuestro derecho al trabajo remunerado con dignidad (usamos el: peor es nada)

    • Jorge Santos

      Estimado Rudy: muchas gracias por leer y debatir, no puedo más que estar de acuerdo con sus observaciones y espero en breve escribir mis consideraciones sobre la política pública que debiese ser abordada para erradicar la pobreza y el hambre.

Leave A Reply