#QuieroSexo

4

Sí, quiero sexo seguro, informado, sin imposiciones, miedo, violencia, estigmas, prejuicios, con acceso a métodos anticonceptivos –incluyendo la anticoncepción de emergencia– para todas y todos.

Quiero poder decidir libremente sobre mi cuerpo y sexualidad, pero vivo en un país con poco respeto por los derechos sexuales y derechos reproductivos de las personas, especialmente de las mujeres y de las juventudes que habitamos este territorio.

Guatemala es un país con doble moral en lo referente a la sexualidad. Nos da pena hablar de sexualidad con los más jóvenes, pero existen redes de pornografía infantil, explotación sexual y violaciones a niñas y adolescentes.

Somos homofóbicos, lesbofóbicos y transfóbicos, pero muchos clientes de trabajadoras sexuales transexuales son hombres heterosexuales –sí, de esos bien machos–.

Somos tan conservadores que las iglesias tienen la injerencia que les da la gana en el Estado y en nuestras vidas –sí, también en la vida sexual– sin ningún respeto por la laicidad.

Constantemente, las mujeres guatemaltecas nos morimos por abortos clandestinos, porque nuestra legislación permite el aborto únicamente cuando es terapéutico –solo si está en riesgo la vida de la mujer embarazada y después de la aprobación de varios médicos– pero por otras causas no se permite, ni siquiera cuando se trata de violaciones sexuales.

Este es el país donde muchos no queremos usar condón porque no se siente lo mismo,  porque no tenemos información para usarlo adecuadamente o porque simplemente nos pela; y como consecuencia tenemos embarazos no deseados e  infecciones de transmisión sexual, VIH y sida.

Pero no todos los embarazos no planificados son producto de nuestro analfabetismo sexual o irresponsabilidad. Muchos de esos embarazos ocurren en niñas y adolescentes que son víctimas de violencia sexual.

En el año 2014 el Observatorio en Salud Reproductiva (OSAR) cuantificó más de 75 mil embarazos en adolescentes menores de 19 años, de los cuales 5 mil 100 casos fueron en niñas de 10 a 14 años, lo que se encuentra tipificado como delito de violación.

Son muchas las niñas  que están cuidando niños por culpa de un Estado que violenta sus derechos humanos.

 

Por esas razones y por muchas más es urgente la implementación de una educación integral en sexualidad (EIS) en todo el país, que esté basada en evidencia científica y en el marco de derechos humanos.

El Estado está obligado a garantizar el derecho a la educación integral en sexualidad (EIS), según lo establece la legislación nacional y la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación” signada por los representantes de los gobiernos de América Latina y el Caribe, incluyendo a Guatemala.

Además, necesitamos acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva y a métodos anticonceptivos –regulares y de emergencia–.

Compañeras y compañeros activistas  iniciaron una campaña digital en twitter con el hashtag #QuieroSexo para informar y concientizar a la población sobre sus derechos sexuales y derechos reproductivos y para demandar al Estado la garantía de los mismos, especialmente para las juventudes de este país –el 52% de la población guatemalteca tiene menos de 20 años–. En un par de horas, el hashtag logró posicionarse como trending topic #1 en Guatemala.

Yo quiero sumarme a esta iniciativa para exigir al Estado que garantice los derechos sexuales y derechos reproductivos de todas y todos. ¿Y usted?

Share.

About Author

Karen Molina

Mujer, feminista, inconforme y activista por los derechos humanos. Constantemente estoy aprendiendo y desaprendiendo muchas cosas. Me gustan los libros, la música, la poesía, los gatos, la política y todavía insisto en cambiar el mundo.

4 comentarios

  1. Gracias Karen Molina por escribir artículos tan valientes como este. Tenemos como guatemaltecxs una deuda moral con los derechos sexuales y reproductivos en esta linda Guatemala

    • Karen Molina

      Muchas Gracias por el comentario, Linda Valencia. Debemos continuar luchando para que se garanticen los derechos sexuales y derechos reproductivos de todxs.

  2. Felicidades por este artículo y también por promover la iniciativa #yoquierosexo. Exigimos una Estado Laico, Educación Integral en Sexualidad en todo el sistema educativo y la despenalización del aborto. Solo así podremos parar los embarazos no deseados, la violencia sexual y los abortos inseguros en Guatemala.

    • Karen Molina

      Gracias por el comentario, Quetzalí Cerezo. Concuerdo con que solamente así podremos cambiar esas realidades. Es indispensable exigir un Estado Laico que cumpla con sus obligaciones.

Leave A Reply