Re-feíto

0

Re-feíto es que los guatemaltecos no aprendamos a votar acertadamente y sigamos dándole el poder a politicastros que toman las arcas por botín.

Re-feíto es que el presupuesto que condena a nuestros nietos a vivir en un país sin esperanza se haya negociado entre supuestos rivales y que como buenos sangres de horchata nos quedemos impasibles.

Re-feíto es que discutamos sobre si es bueno poner o no la foto de una niña en llamas y no sobre las causas.

Re-feíto es que pongamos el grito en el cielo cuando se habla de aborto, pero que callemos ante la inoperancia del Estado para brindar una educación sexual laica y científica y acceso a medios de anticoncepción.

Re-feíto es que nos burlemos de la corrupción y de las declaraciones sin seso de nuestros funcionarios disfuncionales, pero que no pasemos de ahí.

Re-feíto es que diciembre sea el mes de fugaces caridades y gastos descomunales y que el resto del año desconozcamos la otredad.

Re-feíto es que entre los regalos de temporada haya tantos juguetes bélicos y sexistas y tan pocos libros.

Re-feíto es que no podamos unir un esfuerzo articulado ciudadano que logre incidencia real en contra de los desmanes del sistema, cuando tenemos las herramientas en las manos, literalmente.

Re-feíto es que nuestra evasión adquiera tantos ropajes distintos, desde el alcoholismo al consumismo, desde la pista de hielo VIP hasta el teleférico del virrey capitalino, de la alienación a la negación, todo por no atrever a enfrentar lo que somos y siempre hemos sido.

Re-feíto que las mujeres, que somos la mayoría de la población, suframos toda suerte de discriminación.

Re-feíto que termine un año en el que, otra vez, no avanzamos como sociedad.

Como vemos, lo feíto lo tenemos bien adentro, tanto que por eso preferimos burlarnos de otros en lugar de aceptar que somos una sociedad fallida y re-feíta.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

Leave A Reply