Registro del terror

3

En mayo de 1999, hace ya 17 años, miles de familias en Guatemala se estremecieron. Desde Estados Unidos, el National Security Archives (NSA), (Archivo Nacional de Seguridad), una organización no gubernamental formada por periodistas daba a conocer un hallazgo. Esa vez no se trataba de un documento de los que suele presentar el NSA, es decir aquellos que provienen de servicios de seguridad e inteligencia de Estados Unidos, obtenidos mediante la Ley de Acceso a Información en dicho país. Se trataba de un conjunto de documentos que había sido vendido al NSA. Quien lo entregó, afirmó haberlo sustraído de archivos secretos del ejército de Guatemala.

Si bien las autoridades negaron oficialmente que dicho material fuera de origen castrense, otros miembros del ejército, incluido un general y ex ministro de Defensa, afirmaron que sí se trataba de un material oficial. Un método de registro que en los procedimientos de los servicios de inteligencia se designa como “Cuaderno de Inteligencia”.

El conjunto o dossier, como se le ha denominado, consta de un gran diario de 53 páginas, así como otros reportes contenidos en 14 páginas. Son 67 folios cuyo contenido abarca distintos aspectos del que hacer del entorno contrainsurgente. El documento mayor y el que más difusión ha tenido, recoge en 175 entradas la acción represiva y, en muchos casos el destino, de 184 personas, incluidos dos niños de quienes se desconoce el paradero, según se aprecia en el ingreso identificado con el numeral 99 y clasificado como Y99, en la página 29.

El primer evento que registra este “Cuaderno”, es de fecha 29 de agosto de 1983, es decir 20 días después de que asumió el cargo por golpe de Estado, Oscar Humberto Mejía Víctores. El último acto contenido indica como fecha de acción el 19 de marzo de 1985. Es decir, todos los hechos realizados en el marco de lo que el dossier contiene, corresponden al período de dicho militar golpista.

Por cada persona incluida en el listado, se incluye además del nombre, los seudónimos que según los servicios de seguridad del Estado eran utilizados por su víctima. Datos sobre la organización rebelde a la cual consideraban que la persona pertenecía. Luego un detalle que incluye hora (ingresada al estilo militar), fecha y lugar de los hechos. Ya sea que se trate de una captura, “fue prensado”, dice el texto o una ejecución que disimulan como enfrentamiento. En otros casos, hay indicios de que las víctimas fueron ejecutadas luego de haber sido sometidas a tortura, por cuanto se menciona términos como “300” o, “se lo llevó Pancho”.

Otro de los documentos se denomina, “Control de folders de elementos ya trabajados que se encuentran en paquetes”. Consta de cuatro páginas en las cuales se detalla bajo el número de “paquete”, los nombres de personas y el seudónimo. En total, este documento incluye  10 “paquetes” con un listado de nombres cada uno y un onceavo paquete que se subdivide en cuatro folders identificados como “folders varios 1”, al 4. En total, este texto recoge 164 nombres, algunos de los cuales aparecen en el conocido como “Diario Militar”, que consta de las 53 páginas ya descritas.

Un tercer documento es una especie de inventario de lo que se encuentra en una vivienda, titulado, “Objetos que se encuentran en la casa del bosque”. En sus dos páginas detalla los elementos que hay en cada ambiente de un inmueble. Incluso en el baño registra la existencia de “2 jabones lux”. Este inventario está fechado el 17 de enero de 1985. A mano en la primera página aparece el término, “Archivo”.

Con fecha anterior, es decir, datado el 20 de noviembre de 1984, hay otro documento que contiene diez nombres, algunos que aparecen en el “Diario”. El texto tiene un encabezado a mano que dice: “Apoyo Mutuo”. Dos páginas más contienen registros de cinco nombres, que están en el anterior, algunos que también aparecen en el “Diario” y que incluyen información de registros migratorios de las personas.

En una página hay un texto que titula, “Sección de Operaciones Especiales (SOE), PGT – Izquierda. Nómina de armamento”. Refiere una lista de armas y municiones y está fechado el 12 de octubre de 1984. En otro, sin fecha, se titula “Nómina de organizaciones “fachada” al servicio de la subversión”. Se registra el nombre de 19 organizaciones, incluida la prestigiosa entidad mundial, Amnistía Internacional (AI). Otro reporte se titula, “Nómina de órganos de divulgación al servicio de la subversión”, el cual en dos páginas detalla también 11 medios de información.

Un texto contenido en tres hojas de papel copia color celeste, se titula, “Control da capturas, casas, enfrentamientos, armamento, documentación y propaganda, de enero hasta el 16jun84”. En 36 registros de entre dos y cuatro renglones cada uno, refiere con fecha eventos de interacción entre fuerzas de seguridad y supuestas unidades de las organizaciones rebeldes. Cierra con la frase: “Total de capturados hasta el 18JUN84:134”.

Negar que este archivo corresponda a la acción del Estado en contra de quienes consideraba miembros de las organizaciones insurgentes en el período de agosto de 1983 a marzo de 1985, es una mentira cobarde y una absurda pretensión de que estos crímenes queden impunes.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

3 comentarios

  1. Moisés Berducido on

    Muy interesante ese archivo; ahora faltará que venga Mendez-Ruiz y la fundación del terrorismo a decir que todos esos eran “complotadores comunistas”. ¿Qué juicio demostró que eran miembros de una organización criminal, terroristas, guerrilleros o “agentes del comunismo internacional”? Y aunque lo fueran, ¿no existía acaso una cárcel para esta gente?

Leave A Reply