Rehenes del sistema

2

Cada cuatro años la población alucina con que puede cambiar el destino del país emitiendo su voto; pero son pocos los que tienen conciencia de que en realidad ninguna elección es libre, aquí se vota por el candidato que los financistas imponen.

En un país en el que la mayoría de la gente vive bajo la línea de pobreza, gastar millones de quetzales en campaña electoral es la norma. Y si se toma en cuenta el informe sobre partidos políticos que presentó la CICIG, en donde se señala que la mayor parte de los dineros que financian a los candidatos es de dudosa procedencia, es posible decir que el sistema carece de legitimidad.

A estas alturas, no hay duda de que la mayoría, por no decir todo, el gobierno está corrupto. Los golpes dados por el Ministerio Público y la CICIG no dejan lugar a la discusión, por donde se destape salta un nido de podredumbre que cubre desde las más bajas hasta las más altas esferas del poder. La corrupción nos inundó y tendremos que hacer un esfuerzo sobrehumano para salir, o patalear sin sentido y ahogarnos.

Las redadas y capturas promovidas por el MP y la CICIG dieron esperanza. La renuncia de Roxana Baldetti, las solicitudes de antejuicio, la desarticulación de varios focos de mafia organizada, y las protestas en La Plaza, nos hicieron pensar en que era posible llegar a la depuración de los corruptos. Pero el sistema está diseñado para defenderse y sobrevivir a las embestidas legítimas.

Resulta que el andamiaje legal tiene barreras aparentemente infranqueables. Las denuncias del MP y las investigaciones de la CICIG han dado golpes mediáticos; pero al llegar al Congreso y a las cortes se han detenido en las manos de diputados y magistrados, ellos pueden decidir el plazo para resolver según les convenga.

Lo peor sucede en el Congreso, en donde los diputados parecen ser inmunes a las acusaciones de corrupción. Ninguno de los congresistas acusados de ha renunciado. Ninguna ley de beneficio popular consigue los votos para ser aprobada. La ansiada reforma a la ley electoral y de partidos políticos es boicoteada por Líder y el PP; la votación para quitar la inmunidad al presidente de la República duerme plácidamente en las manos de los padres de la patria, quienes no tienen voluntad política para hacerla avanzar, no les conviene.

En tales circunstancias, aunque los golpes a la corrupción han sido varios y contundentes, solo han obtenido condena mediática y no legal, porque el país es rehén de un sistema que se auto-protege. Ni los diputados, ni las cortes, ni el CACIF, ni ninguna gremial que se beneficia de los negocios con el gobierno tienen interés en que la situación cambie de raíz; y parece que el pueblo no alcanza a ver que sus captores se regocijan de que se padezca del “síndrome de Estocolmo”.

A los financistas y a quienes han detentado el poder tras bambalinas; es decir, quienes se benefician de la corrupción, no les conviene cambiar el sistema, para ellos es mejor intentar cambiar a los corruptos actuales –a quienes ya no pueden manejar– por otros que sea más fácil manipular.

Las elecciones del 6 de septiembre podrán servir para legitimar este sistema corrupto, pero también pueden deslegitimarlo. Por eso la única salida digna para el ciudadano que no tiene intereses en política partidaria es rechazarlo por medio de la abstención activa, el voto nulo, o el voto en blanco. El voto válido solo daría legitimidad al sistema.

El rechazo al sistema es la mayor protesta que podemos hacer, de eso depende que los próximos funcionarios no puedan llenarse la boca diciendo que son millones quienes los apoyaron por medio del voto. Todavía está en nuestras manos dar o quitar la legitimidad y empezar a dejar de ser rehenes que defienden a sus captores.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

2 comentarios

  1. Felicitaciones Sr. Fernando Ramos, su articulo nos pone al desnudo la cruel REALIDAD de nuestra Querida Patria Guatemala . Mayormente con lo que dice de que : ” quienes se benefician de la corrupcion, no les conviene cambiar el Sistema “. desafortunadamente esta generacion esta inundada de esta gente, sin producir NADA, como YO en varios comentarios de los periodicos que permiten opinar , he propuesto desde hace varios meses, ” CANCELAR LAS ELECCIONES “, para limpiar la casa un poco, de lo contrario solo sera un ” RELEVO DE CORRUPTOS”, en alguna forma podriamos aprender algo del Peru, que cancelaron sus elecciones en el caso de corrupcion de Fujimory. Esperar por lo menos DOS años para poder pensar en elecciones de Nuevo con una NUEVA GENERACION de Guatemaltecos, un poco mas honrados y honestos, (digo un poco), porque eliminar ese cancer social de corrupcion, tomaran varias generaciones de gente joven con mejores valores morales , capacidad y honradez. Felicitaciones de Nuevo por su acertado articulo, Sr . Ramos .

  2. carmen Lemus Valenzuela on

    Esos millones de dinero malgastados y ¡venidos de donde vengan! evidencian el verdadero rostro de la desigualdad y lo pernicioso de un sistema dominante que sólo recuerda al elemento humano cuando se trata
    de obtener votos a favor para continuar en su falsa y fatal supremacía de corrupcion .

Leave A Reply