Salmones en aguas circulares

1

Cerramos hoy esta primera etapa de la Revista Digital El Salmón, con la tristeza de las despedidas, pero la alegría de haber contribuido con enfoques plurales y diversos al debate nacional que tanta falta nos hace fortalecer.

Hoy Guatemala vive una situación muy parecida a la de 2015, de la que pocos aprendizajes parecen haberse derivado. Nuevamente a las puertas del retiro del antejuicio presidencial, se paga la consecuencia de un voto logrado a punta de acarreo mental.

Sin una Reforma Integral – y no parchada–, nada cambiará en esta tierra del chapuz. Nos urge modificar el sistema por el que las personas más impresentables e impreparadas llegan a los cargos de decisión.  La política es una noble ciencia y un fino arte; lo que aquí vivimos es politiquería.

En este mes de la Paria –así sin r–, podemos lamentar la soberanía que solo por una década de nuestra historia disfrutamos, pero que lleva años secuestrada más que por acciones de fuera, por la falta de empatía de una sociedad indiferente; en parte porque no conoce su historia.

¿Fragmentados? Siempre lo hemos estado porque en lugar de ver la diversidad como una oportunidad de enriquecernos la vemos como amenaza al pensamiento único que tan cómodo resulta.

Ojalá aprendamos de los errores cometidos para no reincidir; ojalá la Guatemala que es “paisaje y no país” como decía Ernesto Ramírez, quede atrás pronto.

Y que en ese resurgir aparezcan cada vez más medios digitales realmente independientes que digan lo necesario alto y claro, en un lugar donde los medios tradicionales responden a claros intereses. Ha sido un enorme privilegio poder escribir estos años en uno autofinanciado, atacado pero jamás comprado ni silenciado.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

1 comentario

  1. Walter Ordóñez on

    Sin duda alguna urge que las y los guatemaltec@s aprendamos de los errores del pasado. Ya es tiempo de un verdadero cambio. Excelente artículo Lizzy. Saludos cordiales.

Leave A Reply