Sí a la CICIG, no a la impunidad

0

Tras el reciente desmantelamiento de la estructura de defraudación aduanera conocida como “La línea”, por la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG–, el debate sobre la necesidad de su continuidad parece definido.

A criterio personal, las escuchas telefónicas interceptadas por CICIG y presentadas en el juzgado, revelan aspectos esenciales para fundamentar la continuidad de la Comisión. Una de esas escuchas indica que “el presidente” ordena a la estructura que abra nuevas cuentas bancarias, “porque la CICIG ya tiene mucha información” sobre el caso.

Llama la atención que esta estructura (responsable del agujero en la recaudación tributaria y de consecuentes medidas nocivas para el sistema financiero, como los préstamos internacionales y bonos del tesoro, entre otras tantas aberraciones que terminamos pagando los contribuyentes), no le temía al Ministerio Público. Tampoco le temía al Organismo Judicial. No le temía a la denuncia ciudadana, ni a la información revelada a través del famoso Peladero. No. El manto de impunidad bajo el que operaba era tal que únicamente les preocupaba la CICIG.

El solo hecho de que el resto de instituciones que velan por el cumplimiento de la ley y la aplicación de justicia no representen un problema para este tipo de estructuras hace necesaria, urgente e imprescindible la continuidad de CICIG en Guatemala. Queda claro que si nos “dejan a nosotros arreglar nuestros problemas” esta estructura seguiría operando tranquilamente, como lo ha venido haciendo desde hace décadas; tal como sucedió con la mafia que operaba en el Sistema Penitenciario, conformada y sostenida por distintos gobiernos.

Share.

About Author

Rubén Fuentes

Soy abogado, patojo, desengañado por la realidad. Me gusta revisar libros viejitos y no creo prudente cerrar la puerta a la memoria histórica. Mientras tanto, crío pitbulls; practico deportes, los comento; analizo el panorama jurídico y político de éstas tierras y cuido el jardín

Leave A Reply