Sin derecho a llorar

14

A raíz del juicio por la quema de la Embajada de España, un proceso que solo ha tenido que esperar 34 años para llevarse a cabo, han surgido infinidad de memes burlándose de las lágrimas de la Premio Nobel Dra. Rigoberta Menchú.

Este proceso legal sin duda despertaría pasiones por la insana necesidad que tenemos de ubicar a las personas en un extremo o el otro del espectro ideológico. Veremos de nuevo aparecer todas las conductas ocurridas durante el juicio por genocidio y que en otros países darían indignación y rabia, y aquí solo causan risa.

Hemos normalizado tanto la violencia que hablar de una masacre donde 37 personas murieron carbonizadas no produce siquiera horror. Algunos partidarios de la ceguera selectiva dicen que ha pasado mucho tiempo y que es mejor ya no hablar del tema. A esconder el polvo de esos cadáveres bajo la alfombra, junto con los de tantos más. El problema es que el bulto es tan grande ya que no nos deja caminar.

Cualquiera de nosotros llora por la muerte de un ser querido, no importa si han pasado cinco o cincuenta años de su partida.

Si esa persona murió en condiciones trágicas, el dolor es más agudo. Nos parece comprensible en deudos de muertos célebres que pertenecen a cierto estrato socioeconómico. Hasta lloramos con ellos por sus difuntos, como si los hubiésemos conocido y elevamos a sus muertos a los altares de la perfección. Su apellido y color de piel les da derecho a llorar y a recibir nuestra compasión.

Ah, pero que ese derecho no lo quiera ejercer “esa india igualada de la Rigoberta”, como tantos llaman a la Doctora Menchú, porque entonces se nos sale por los poros ese racismo apenas contenido y disimulado que tenemos por dentro y entonces la insultamos o nos burlamos de su dolor, para así sentirnos lejos de ella y por supuesto superiores.

El juicio no trata de cómo nos caiga la Dra. Menchú, ni sobre su historial o si compartimos ideología con ella o no. Se trata de hacer pseudo-justicia por 37 asesinatos, porque pronta y cumplida ya no hubo en este caso.

En este país tan cruel, ser disonante significaba hace años perder la vida. Hoy en día, el derecho a llorar se tiene dependiendo de cómo te llames y te veas.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

14 comentarios

  1. El respeto a la vida y a la muerte es lo que crea la dignidad. Cuando los inhumanizados pierden esto, pierden su identidad y ya no son dueños de sus actos, porque han perdido la verdad.

  2. Lastimosamente, aunque no lo crean. La gente no se esta burlando de la tragica perdida de vida. Se esta burlando de la “Doctora” Menchu. Pongo adentro de comillas lo de doctora por que hay una gran diferencia entre estudiar para ser doctor y que se le haya otorgado el titulo ad honorem. El padre de Rigoberta Menchu, y ella eran terroristas que tomaron la embajada de España. Ellos causaron esas muertes. Que tratar de tomar a fuerza la embajada fue un error, no hay que ni mencionarlo. Pero tratamos de tapar el sol con un dedo. Los criminales de esta masacre, son Rigoberta Menchu y su papa.

    • Mariano González
      Mariano González on

      No conozco doctorados “ad honorem” Rich. A Rigoberta se le concedió un doctorado honoris causa.
      Muy buen artículo Elizabeth.

  3. La quema de la embajada se dio en el momento pico de la guerra civil de nuestro pais. Quien no vivio en el interior o nunca se informo por medios extraoficiales de lo que pasaba en el interior de la republica no tiene derecho a acusar a nadie pues estaria hablando babosadas.
    Si bien el invadir la embajada tal vez no era el medio mas politicamente correcto para protestar en contra de los asesinatos que se estaban cometiendo en aquel entonces entre todos los indigenas (noten el sarcasmo), nuestro pueblo ni tenia los medios ni estaba lo suficientemente educado como para hacer protestas sofisticadas que complacieran a la clase desinformada de nuestro pais –lease, “la mayoria.”
    La toma de la embajada era una forma de hacerse escuchar; el genocidio no era precisamente la respuesta. Cualquier persona civilizada y humana sabe que esa no era la respuesta.

  4. Gustavo Pinillos on

    Desde que vi en un noticiero a la Doctora Menchú llorando supe que iba a ser víctima del racismo y la burla descarnada como efectivamente fue y me parece lamentable y condeno que así haya sido. Con un poco de buena información, que la hay, se sabe que fue la policia quién no sólo los quemó, sino además no permitió que entraran los elementos de socorro para rescatarlos de las llamas y por tal razón se calcinaron todos a excepción del embajador y el otro sobreviviente que inmediatamente fueron a asesinar al hospital. ¿Cómo no iba a llorar doña Rigoberta cuándo por fin se pretende hacer justicia por la muerte horrenda que sufrió su padre y todos los demás? Cualquier ser humano en su lugar hubiera llorado así hubieran pasado 100 años, pero parece que el elemental respeto es algo que ya no conocemos la mayoría de guatemaltecos. MI respeto y mi solidaridad para doña Rigoberta Menchú y sus lágrimas.

  5. NO HABRÁ PERDÓN, HASTA QUE NO HALLA RETRIBUCIÓN!
    Desde la llegada del primer invasor se ha causado tanta muerte y los asesinos caminaron libres… pero la justicia llegará, no divina, tiene que ser terrenal…

  6. Jose Luis Chavez del Cid on

    Pongo mi nombre claro y directo, por que no tengo nada que temer, ni nada que ocultar. Aquí en Guatemala muchos no entienden los problemas de racismo, especialmente los indigenas como aquellos que dicen del documental de “Samabaj”, que es “un documental producido por blancos, para blancos”, si hacemos distinción de color de piel, estamos cayendo en lo mismo. Pero si están orgullosos de sus raíces, no entiendo por que se ofenden de que toda latinoamericano pudiera ver ese documental, no solo “blancos”, si no de todos los países. El racismo no solo es de “blancos”, y cuando cualquiera contesta lo hace con el hígado, muy pocos les atina a la madurez. Pero sobre todo que me salgan con las asociaciones indígenas que lo que quieren es un “país multinacional”, por que rayos no hacen campañas de que todos somos guatemaltecos, por que quieren seguir haciendo distinciones y separaciones? Viven en Guatemala y su nacionalidad dice guatemalteco.

    Por otro lado, este show político en el juzgado es más por razones de justificar su “nobel” y su “doctorado” de papel. El hombre más rico del mundo al día de hoy, se le llama por su apodo, “Bill Gates”, no se le dice ni “William Gates III” ni “Dr. William Gates III”. Tener un titulo es que se les suban los humos a algunas personas, y no me refiero a Bill. El dolor todos tienen derecho al dolor, pero es como que la hija de uno de los que secuestraron los aviones de American Airlines que estrellaron contra las Torres Gemelas en Nueva York, viniera a reclamar que por las políticas de occidente, los grupos fundamentalistas de medio oriente se encontraban dentro del avión, y que USA tiene que ser responsabilizado ante una corte de derechos humanos o las naciones unidas, por que murieron quemados.

  7. Me parece un articulo exelente. Mas sin embargo hay q analizar muchas situaciones como ejemplo q ojala si son los culpables q sean castigados. Pero asi tambien todo aqurl q alla cometido este tipo de delitos ya q ambas partes los hicieron.

  8. Me parece muy profundo su mensaje. La humanidad, se deshumaniza cuando deja de sentir el dolor ajeno. Y relativiza lo anormal, lo inmoral, lo inhumano. Siento indignación por las atrocidades que se cometieron en Guatemala.
    Considero que hay personas que han hecho daño y otros hacen lo mismo callando.

  9. Para que sepan el dirigente del CUC(Comite de Unidad Campesina) Daniel Pascual. Del cual formaba parte el Padre, y Rigoberta Menchu. Hoy fue acusado por la Liga Pro Patria de terrorismo por la masacre de San Juan, Sacatepequez. Otro hecho insolito perpetrado por ellos.

Leave A Reply