Tránsfugas, prostíbulos y mandatos

1

Sofía FuentesPor Sofía Fuentes

El transfuguismo es una de aquellas contradicciones que están ahí más por diseño que por error. Al igual que el sistema electoral de listas cerradas, el objetivo es darles poder a los partidos electorales a costa de la población.

En la práctica, el transfuguismo es el telón de fondo para la compra y cambio de diputados y votos. Pura prostitución política, por llamarlo de algún modo. Algo así como el burdel del honorable Congreso.

Sin embargo, hay que hacer un par de distinciones.

Hay un tipo de transfuguismo que, por ejemplo, permitiría a Fulanito entrar al congreso con Viva y cuatro años después, buscar la reelección con Movimiento Reformador. Hay un diputado que compara a los tránsfugas con trabajadores migrantes en busca ‘de mejoras’ pero suena más a maridos y mujeres infieles. (¿Qué no se supone que uno se une a un partido político por convicción y lealtad a sus principios e ideas? Pero esto es otro rollo.)

Este transfuguismo es muy cuestionable, pero más o menos válido. Sé que muchos diputados se cambian de partido por conveniencia, pero no debemos legislar según nuestras suposiciones de las intenciones de la gente. Después de todo, quizá haya un par de tránsfugas que realmente tuvieron un cambio de corazón. No se le puede exigir a la gente que no cambie de opinión ni podemos, por miedo al abuso, denegar el derecho legítimo.

Por otro lado, está el transfuguismo que se da dentro de un mismo período electoral. Aquí, por ejemplo, fulanito entra al Congreso gracias a los votos que usted y otros miles dieron a Líder. Poco después, este partido político es cancelado y fulanito se lleva su curul a FCN-Nación… y junto con fulanito se van otros veinte.

La cosa es que usted nunca votó por fulanito. Usted votó por Líder. Aunque ahora Líder (y también Partido Patriota) ya no existen, se supone que los diputados debieran seguir trabajando como independientes, basados en los principios que abanderaron durante las elecciones.

Considero que si la conciencia de fulanito le dice que el partido en que está no es un partido con cuya ideología o manejo no esté de acuerdo, fulanito es libre de dejar su partido. Pero no es libre de llevarse ese curul, que no es de fulanito por ser fulanito, sino que solo de fulanito en su calidad de agente de la visión y misión de Líder. Al pasarse a FCN-Nación o a cualquier otro partido, la verdad es que fulanito deja de representarlo a usted. Y entonces, ¿para qué está fulanito en el Congreso?

El transfuguismo genera ese mismo problema (ilegitimidad) a mayor escala (un Congreso cuya conformación no corresponde a la voluntad popular). En las últimas elecciones, al contar los votos de los guatemaltecos, Líder tenía cuarenta y cinco curules. FCN-Nación tenía once. Con la cancelación de Líder y del Partido Patriota, sus sesenta y tres diputados pasaron a ser independientes. Varios se pasaron a FCN-Nación. En las elecciones, Movimiento Reformador no obtuvo ningún curul, y Alianza Ciudadana ni existía, pero hoy, entre ambos, suman veinticinco diputados.

¿Con qué mandato es que legislan estas gentes? ¿Quiénes les dieron sus votos? No usted, ni yo, ni nadie.

La respuesta es que los tránsfugas gobiernan sin más mandato que el de ellos mismos.

Por eso es que este transfuguismo es inadmisible. Es jugarle la vuelta a la voluntad popular, es antidemocrático y es un caldo de cultivo para la corrupción. No podemos permitir que este transfuguismo sea, otra vez, admitido en nuestro sistema electoral, como algunos congresistas tan fervientemente desean.

Share.

About Author

En Paralela

Somos cuatro mujeres con mucha consciencia de género. Nos une la voluntad de hacer escuchar aquella forma de pensar nuestra realidad que corre en paralela a la opinión hegemónica y que frecuentemente es subestimada o ignorada. Queremos reivindicarnos como mujeres, como estudiantes universitarias y como ciudadanas guatemaltecas. Bienvenidos y bienvenidas a nuestro espacio. Primera semana: Celeste Guzmán Jugando a la vida, respetando sus respectivas reglas, algunas de ellas difíciles. Me encuentro en un momento desafiante: se está moviendo al mundo, con evoluciones y revoluciones de generaciones que al igual que yo están en la búsqueda de aquello que llaman democracia. Segunda Semana: Jaqui González Nací en el extranjero pero crecí en el oriente del país. Soy estudiante de relaciones internacionales, abierta a la verdad y optimista sin remedio. Convencida de la reconstrucción de una mejor Guatemala, me uno a la lucha contra la conformidad y exclusión. Tercera Semana: Sofía Fuentes Futura internacionalista. Idealista frustrada. Columnista amateur. Me gusta el sarcasmo, la literatura y toda conversación inteligente. Detesto la corrupción, la discriminación y los pelos en la lengua. Creo en que el diálogo y el disenso son el camino al progreso, en que el cambio se realiza con acciones y en que las redes sociales son aún un pozo inexplorado de imaginación política. Cuarta semana: Alejandra Escobar Mujer aprendiz de la vida, consciente del ahora y creyente de un mejor mañana. Soy amante de la igualdad, la justicia y la tolerancia en la sociedad. Estudiante de Relaciones Internacionales empeñada a buscar y dar lo mejor para Guatemala. Busco expresarme para crear reflexiones positivas con la esperanza de crear un cambio.

1 comentario

  1. Stephany Sagastume on

    Lamentable que sólo miran su conveniencia y se llenan los bolsillos con nuestro dinero, se burlan del pueblo, crean plazas fantasma, se b pasan por el arco del triunfo nuestras peticiones que por derecho nos corresponde exigir y ellos legislar y cumplir. CORRUPTOS!!

Leave A Reply