Un guatemalteco en China

0

Carlos ParedesPor Carlos R. Paredes*

Desde joven he escuchado las bondades y defectos de los principales sistemas gubernamentales y su efecto en las economías de los países y del mundo. Cada uno de nosotros, invariablemente, ve y medita acerca de lo bueno y lo malo de un sistema capitalista y de un sistema socialista/comunista basando nuestra opinión en lo que escuchamos. Asimismo tomamos como ejemplos a Estados Unidos, una nación representado el Capitalismo, y a la Unión Soviética, China Continental, Cuba y otros países como representantes del Socialismo/Comunismo. Mucho se habla al respecto pero en mi caso siempre se trataba de una opinión desviada, pues solo conozco un lado de esos sistemas económicos… ¡hasta hoy!

Por la posición que ocupo en el Campus Sur de la Universidad del Valle de Guatemala, tuve la oportunidad de acompañar al equipo ENACTUS UVG CAMPUS SUR (www.enactus.org) a la competencia mundial realizada en Beijing, China, a finales de Octubre 2014. Fue mi primer contacto con una economía socialista/comunista y les puedo asegurar que fui agradablemente sorprendido.

De muchos años atrás he escuchado las dificultades que tienen los ciudadanos de países con un sistema comunista/socialista, principalmente los provenientes de las antiguas Unión Soviética y República Democrática de Alemania, Cuba… y ahora recientemente de Venezuela. Todas esas historias, contadas principalmente por exilados o gente contraria al sistema socialista/comunista, invariablemente me inclinan a preferir un sistema capitalista. Sobre todo por una asociación entre capitalismo-libertad y socialismo/comunismo-no libertad. Mi experiencia con el viaje a Beijing ha cambiado totalmente mi punto de vista respecto a la efectividad de una economía socialista/comunista y por ello recomiendo siempre informarse antes de opinar.

Previo al aterrizaje en Beijing, esperaba encontrar un país lúgubre, oscuro, indiferente y mi primer contacto con un gobierno socialista/comunista confirmó mi impresión inicial: al leer el formulario de inmigración se me indicaba que si salía de la ciudad debía reportar en un plazo prudencial mi nueva dirección a la estación de policía del lugar. Nada sorprendente y muy aceptable según mi expectativa de un Estado socialista/comunista. Sin embargo, al llegar a Beijing encontré gente amable, dispuesta a ayudar, sonriente y totalmente contraria a mi idea preconcebida.

La ciudad de Beijing es moderna, mezclando el oriente con el occidente, con muchos autos, comercios, rascacielos y anchas avenidas y bulevares. Es bastante organizada con un metro que permite, a bajo costo (el equivalente a Q2.66), viajar por todo el sistema y realizar los trasbordos necesarios para llegar a su destino sin cobro adicional. En mi mente llevaba las imágenes de millones de bicicletas… ¡No vi casi ninguna! Todos se movilizan en auto, transporte público (metro, trolley bus, bus y taxi) y por medio de algunas motonetas eléctricas. Mi primera gran sorpresa fue observar autos modernos, de menos de 5 años. Vi muchos autos lujosos como Mercedes Benz, Jaguar, Audi,… mezclados con autos más “normales” como Toyota, Mazda, Nissan, Kia, y algunos autos económicos como el Cherry. Asimismo observé atascos de vehículos en horas pico, muy característicos de las sociedades capitalistas.

Esperaba ver a toda la gente en indumentaria uniformizada de lona pero vi a la juventud con ropa moderna, botas, peinados de colores… igual que cualquier juventud de cualquier ciudad capitalista. La gente de negocios con sus trajes formales occidentales y las damas muy elegantes al estilo oriental. En general vi a todos con una actitud de ayudar en vez de discriminar al extranjero. Asimismo tuve la oportunidad de visitar su herencia cultural de más de 4000 años y observé en ellos un sentimiento de orgullo por su historia. Muchos lamentan la destrucción de patrimonio realizada por militares y estudiantes durante la Revolución Cultural China y muestran orgullosamente su ascendencia.

Todo ello me hizo reflexionar acerca del por qué la China Continental que yo estaba observando es tan similar a cualquier ciudad del mundo capitalista y tan diferente a lo que me han contado acerca de las ciudades del sector socialista/comunista. La respuesta que me doy es que China ha logrado superar la etapa de la economía dirigida donde el gobierno le indica a las empresas qué hacer, y ha evolucionado a empoderarlas y dejarlas desarrollarse plenamente compitiendo entre sí por el mercado y los consumidores. La palabra clave del éxito es “consumidores”. China ha logrado todo ello generando fuentes de trabajo permitiendo que sus ciudadanos tengan dinero para gastar y volverse consumidores de productos nacionales (los extranjeros son muy caros por los impuestos y además China es famosa por sus casi perfectas imitaciones). El elevado número de consumidores (nacionales e internacionales) ha convertido a China en la economía más grande del mundo y todos sabemos que el Siglo XXI será el Siglo de Asia. En mi opinión, sin ser político o economista sino ingeniero, considero que el secreto del éxito económico de China es porque su gobierno cumple su función de redistribuir la riqueza, pero lo hace proporcionalmente al esfuerzo de cada uno y no tratando a todos sus ciudadanos por igual.

Para concluir, puedo decirles que, basado en mi experiencia (por así decir en el “promedio de una muestra de uno”), no veo diferencia final entre un sistema capitalista y un sistema socialista/comunista siempre y solo si a ambos se les da el tiempo necesario, con la suficiente libertad para desarrollarse y el control requerido para que no se ahoguen en sí mismos. Mi experiencia fue muy agradable pues encontré ciudadanos chinos felices, sonrientes y con deseo de apoyar al extranjero.

 

*Guatemalteco nacido en USA y tuve la oportunidad de cursar mis estudios de colegio en Bélgica. Por ende mi formación personal es un conjunto de cultura latina-americana-europea. Estudié Ingeniería Mecánica Industrial en la URL y luego dos maestrías, una en USA en Ingeniería Petrolera y otra en Guatemala en Economía Aplicada y Administración de Negocios. Actualmente soy el Director Ejecutivo de Campus Sur de la Universidad del Valle de Guatemala.

En lo personal me considero una persona amena que le gusta aprender de todas las personas con quien interactúo porque siempre aprendo de ellos.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply