Viaje al centro de la infamia

4

I

En altiplano central de Guatemala se encuentran la presa de Chixoy y la comunidad achi’ de Río Negro, donde actualmente viven 17 familias que regresaron a su comunidad tras ser confinados a una aldea modelo en Rabinal.

El embalse de la hidroeléctrica reúne las aguas de varios ríos, dentro de los que destacan el Río Negro o Chixoy y el Salamá. 33 comunidades aledañas fueron afectadas de distintas formas para su construcción, pero la más golpeada resultó ser Río Negro, donde cerca del 60% de sus 700 habitantes fueron ejecutados extrajudicialmente en distintas masacres entre 1982 y 1983.

En ningún lugar la palabra genocidio adquiere mayor exactitud para describir lo que hizo el Estado de Guatemala durante la guerra que en el Río Negro.

Y por si la pérdida de vidas humanas fuera poco, bajo las aguas del embalse desapareció la mayor parte de 45 sitios prehispánicos, dentro de los que destacan Rax Ch’ich’ y Kawinal, los asentamientos más importantes del postclásico en la región.

Viajar a Río Negro, atravesando el embalse de la presa, es como viajar al centro de la infamia. En nombre del “desarrollo” de todos los guatemaltecos, las tierras ancestrales de las comunidades achi’ fueron inundadas, sus habitantes masacrados y los sobrevivientes humillados de forma continua por el Instituto Nacional de Electrificación, el ejército y el gobierno, desde la época en que fueron reprimidos, hasta la fecha.

Pero finalmente hay una luz al final de la larga lucha de Río Negro. Semanas atrás el presidente fue obligado por la presión internacional a pedir perdón en nombre del Estado de Guatemala y los bancos que décadas atrás financiaron la construcción de la hidroeléctrica, han condicionado el desembolso de nuevos préstamos al cumplimiento del resarcimiento para las víctimas de las masacres y otras 32 comunidades que fueron afectadas por el embalse. Esto no habría sido posible sin largos años de perseverancia y lucha de los mismos sobrevivientes que lograron huir y sobrevivir al infierno.

 

II

En otra región del país, en el municipio de Nentón, Huehuetenango, se encuentra Chaculá, una finca que pertenecía a la familia Widmann y que fue comprada por varias familias de las etnias chuj, q’anjob’al, popti’ y mam, tras su retorno de México, a donde huyeron tras la represión del ejército durante el conflicto armado.

Muy cerca de Chaculá se encuentran cenotes, nacimientos de ríos, sitios arqueológicos y la Laguna Brava, o Yolnajab, lugares que los visitantes de la posada rural pueden conocer en compañía de guías comunitarios. Quienes visitan la región también pueden conocer el sitio arqueológico San Francisco, desde donde se observa la Laguna Brava y donde fue cometida una masacre en la que murieron más de trescientas personas, en 1982.

El norte de Huehuetenango es rico en recursos hídricos cuya belleza se ha conservado a lo largo de los años a pesar del interés de distintas empresas y gobiernos por utilizar su potencial en proyectos hidroeléctricos. Precisamente al observar esa belleza y ese potencial uno puede entender por qué buscan crear hidroeléctricas, pero también por qué las comunidades se han organizado para defender su territorio de la amenaza del “progreso”.

En todo el camino rumbo a Chaculá pueden leerse rótulos con mensajes antiminería y en contra de las hidroeléctricas, que los propios habitantes de la región han pintado. La energía que los hace defender su territorio con tanto ímpetu quizás sea el aprendizaje del pasado y el interés porque lo que otros vivieron no se vuelva a repetir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Share.

About Author

César Ramiro García

Parafraseando a Savater y Galeano, soy un pesimista que piensa que es necesario actuar para que las cosas cambien porque los optimistas están felices con nuestra situación actual. Trabajo contra el racismo y considero que es necesario luchar por la memoria y el medio ambiente. Soy lector y ciclista urbano.

4 comentarios

  1. 1. Si existían sitios arqueológicos en ese lugar, es posible que tantas personas habitaran el lugar….

    2. Los bancos condicionando a Guatemala que reconozca que “tiene” que pagar resarcimientos o no le prestan mas… pero si para pagar los resarcimientos se va tener que “pedirles” prestado… gato encerrado, demasiado gato encerrado….

    3. Me causa cierta suspicacia que ahora pidan resarcimiento para gente que ni siquiera había nacido cuando fue la construcción de la represa…

    4. Existen datos comprobables, si comprobables, de que se les ha resarcido ya 2 veces y esta seria la tercera…

    Este resarcimiento como el inicio del articulo pero parecen embustes… y lo triste es que la gente piense que el “estado” es el que paga… si fuera cierto…. pobres los hijos de esta “generación maldita”, les va tocar duro con la deuda que cada vez es mas grande…

    • César

      Buenos días, Arana. Muchas gracias por tu comentario. Respondo a tus cuestionamientos en orden.

      1. Los sitios arqueológicos existían y siguen existiendo. Algunos de los vestigios los puedes ver en museos de la capital o en el museo comunitario de Río Negro. Te invito a visitarlo. Precisamente había y hay, a pesar de la intención de exterminarlos, muchos pobladores de las 33 comunidades, pues son los descendientes directos de aquellos que construyeron las ciudades prehispánicas.
      2. Sí. Siempre hay gato encerrado en relación con los bancos. Además está el riesgo de la corrupción del gobierno. Pero ahí está la labor de la sociedad en general, que debe velar porque los fondos se ejecuten con transparencia.
      3. Los sobrevivientes de la represa ya habían nacido. En el caso de Río Negro, sobrevivió el 40% de los habitantes. Algunos no regresaron a la comunidad, pero otros sí. Algunos eran adultos, otros niños.
      En el caso de las otras 32 comunidades, no hubo masacres tan grandes, por lo que la población nunca se fue. Sigue ahí. Todas estas 33 comunidades siguen sin energía eléctrica, carreteras, agua potable, y otros servicios básicos que el INDE les prometió en aquel momento.
      4. ¿Dónde puedo ver esos datos?.
      El Resarcimiento que las comunidades piden no es sólo económico. No es un solo resarcimiento, sino resarcimientos. Ya puse el ejemplo de darles lo que el gobierno les prometió al inundarles su tierra (no lo han recibido). No les pagaron por sus tierras, porque muchos de los títulos de propiedad (la tierra la habían comprado previamente) fueron quemados. Los destacamentos militares, en lugar de convertirse en museos, siguen abiertos, funcionando, y el ejército y los patrulleros siguen amedrentando a la población a través del “municipio seguro”.
      Desde mi punto de vista, desafortunadamente la deuda es de la sociedad en su conjunto. Yo no mandé a matar a nadie, pero el estado hizo lo que hizo en nombre del resto de guatemaltecos y muchos de nosotros hemos olvidado lo que pasaron.

      Como decía más arriba, el resarcimiento no es solamente económico. La pérdida de vidas humanas y del legado histórico nunca va a poder ser pagada con dinero. Pero una ayuda económica puede ayudar a que estas comunidades emprendedoras salgan poco a poco adelante.

      • Me tome la tarea de leer la resolución y encontre lo siguiente:

        1. La resolución de la corte interamericana de ddhh, no habla de sitios arqueológicos, habla de sitios “sagrados” -donde realizaban sus rituales- y que les hacen falta porque se inundaron…pelear por eso, no se, es un absurdo, pero no quiero entrar en polémicas religiosas, seria como pelear con un cristiano…

        2. La resolución habla de las masacres ocurridas en el rio negro y el rio chixoy, y que las victimas de esas masacres tienen que ser resarcidas… y habla de un desplazamiento debido al conflicto armado… pero de ahí a la represa hay un mundo de diferencia (les inundaron sus lugares para rituales)… entonces ahí si podemos caer en la realidad NO son los mismos, están los afectados por la represa y los afectados por el conflicto armado, y estos segundos son los que están pidiendo resarcimiento… porque los afectados por la represas ya fueron resarcidos…

        Entonces creo que el articulo fallo, te falto con la disculpa del caso, hacer una diferenciación,. Se trata de las masacres del rio negro y eso causa confucion, en mi persona así lo entiende.

        Aunque de los gatos encerrados nadie me saca…mas en estos temas del resarcimiento, bancos, especialmente bancos,… (Trabaje en casos de resarcimiento en Quiché, de cerquita y créeme soy testigo de muchas, pero muchas trampas, eso si, no niego que existieron muertes, pero, peros…).

        Pues hago gala de escoger a que sociedad pertenezco, y desde ahora me nombro “indígena” o sea no pertenezco a ese otro conjunto que ordeno las matanzas (indirectamente), porque en teoría fueron “los ladinos” (si me doy a entender)…los que tienen que pagar… La sociedad es algo subjetivo, yo no soy culpable de las decisiones de alguien en este caso de algún militar de la época, NO tengo que asumir deudas de otros…y ademas tengo el derecho humano de asociarme con quien me de la gana, o sea pertenecer a la sociedad que yo desee… asi te lo digo si existen culpables, que sean juzgados y que “paguen ellos”… porque si yo tengo que pagar porque -indirectamente- estoy asociado a saber que sociedad, es una flagrante violación a mis derechos humanos…

        La sociedad existe, porque existen individuos que se asocian para formarlas, en un país pueden existir un sin fin de sociedades… y un estado tiene que velar que se respete la libertad asociación, así como la no agresión entres sociedades, ni sociedades agredan o coarten la libertad individual (para tener congruencia con los derechos humanos)…

        Vos dices que si yo nazco en un país, indirectamente estoy “asociado” a la sociedad (no se cual), guatemalteca no puede ser, porque eso es ciudadanía y la ciudadanía es un reconocimiento de la individualidad del ser humano (de diferenciación), pero “digamos” alguna sociedad, y eso todos los guatemaltecos al nacer, pertenecemos por defecto (por dios ya nacemos sometidos), en base a eso podemos decir que la gente de rio negro también pertenece a esa sociedad, y por ende también son culpables… contradicciones… no crees… bueno de la resolución y los bancos existe mucho gato encerrado… entonces la pregunta que te hago que es lo justo… si existe un resarcimiento, violo el derecho de todos los guatemaltecos, y si no lo doy, no habría justicia para los afectados… o generamos verdadera justicia y condenamos a los culpables… o el pisto manda dicen por ahi…!!! que opinas…

        • César

          Arana. De nuevo, gracias por comentar.
          Tenés razón en que mezclo muchas cosas, pero mi interés no era de índole investigativo sino de dar una opinión y comparar un poco lo que pasó en Río Negro para entender un poco la oposición a este tipo de proyectos que hay en otras comunidades.
          Los pobladores reclaman por sitios ceremoniales y tierras de cultivo (todas las tierras fértiles que quedaban a orillas del Río, al ser inundadas, obligaron a los sobrevivientes a tratar de cultivar en laderas súmamente infértiles)
          Para más información al respecto, te recomiendo leer el libro ede Ruud Van Akkeren “Xibalbá, el nacimiento del nuevo sol.” Algunos de sus hallazgos este pdf http://www.rio-negro.info/che/doc/SitiosArqueologicos.pdf

          Estoy de acuerdo con que hay diferencias entre Río Negro y el resto de comunidades. Es decir, Río Negro se opuso desde el inicio y por eso los masacraron. Las otras comunidades estuvieron de acuerdo, pero no recibieron aquello que se les prometió.
          El tema del resarcimiento, que es algo injusto, es que se dará igual a quienes fueron masacrados como a quienes no. Igual, hasta este año se inició la conexión de electricidad en todas las comunidades. Y gracias a las presiones de los bancos.

          Con todo lo demás, estamos en gran parte de acuerdo. Al final, la mejor forma sería condenar a los culpables directos, que los hay y por ahí siguen litigando maliciosamente para que la justicia no los alcance.

Leave A Reply