Voto sin alternativas: no votar, mal. Pero, ¿votar por quién?

3

Al no existir una izquierda robusta o una alternativa política real frente a las opciones de derecha venal de la oferta electoral guatemalteca, no existe, en realidad, una opción válida. Es decir, lo que se tiene en el panorama son máquinas electorales que representan intereses oligárquicos o intereses mafiosos, aunque en realidad podrían ser una combinación de ambos.

Otra posibilidad a considerar es que nos encontramos con alternativas malas y alternativas peores. Por lo tanto, hay que votar por la “menos peor”. Esta forma de argumentar, que ya se ha repetido insistentemente en varias elecciones me recuerda un chiste de Mafalda. Ésta le pregunta a Libertad si su papá ya eligió por quien votar y Libertad contesta: “Cállate, tiene una cara, pobre”. Mafalda le insiste y vuelve a obtener idéntica respuesta. Finalmente le pregunta si cree que su candidato va a perder y Libertad contesta: “No, piensa que va a ganar, y anda con una cara, pobre”.

El humor de Quino suaviza la desesperanza. Pero es eso: desesperanza. Porque se sabe que no hay una opción que realmente represente una alternativa.

Es evidente que, en efecto, hay opciones “peores” por la combinación de representar intereses mafiosos, la falta de capacidad e inexperiencia de los cuadros partidarios, la carencia de un programa político y otros factores. Pero esto tampoco llega a ser un consuelo.

Además, si se consideran los mecanismos para la elección interna de los candidatos también se puede decir que lo que existen son prácticas autoritarias y amañadas dentro de los partidos políticos que impiden un ejercicio democrático previo. Las elecciones internas de los partidos, costosas máquinas electorales, se deciden a nivel de cúpulas como si los partidos fueran propiedad personal de caudillos autoritarios y acaudalados.

Si se toma en cuenta la falta de alternativas reales y los mecanismos poco democráticos de las elecciones primarias, es evidente que el ritual del día de las elecciones tiene un margen sumamente restringido.

No obstante, todavía se puede argumentar que votar por las opciones minoritarias permite su permanencia en el ámbito político y se pueden ganar algunas diputaciones y municipalidades mientras se crean las condiciones para un movimiento político organizado.

Pero también queda la sospecha que esas opciones minoritarias se han convertido en una forma de “lavarle la cara” al sistema y decir que lo que tenemos, en efecto, es una democracia, pese a las buenas intenciones que puedan expresar.

Y lo que resulta más preocupante; estos partidos pequeños al final reproducen las prácticas de los otros partidos ya mencionados.

Finalmente, se puede argumentar que un gobierno socialdemócrata (que en política económica no ha existido desde el “retorno a la democracia”) es mejor que un partido de derecha conservadora. Pero este argumento no parece existir en el ambiente y seguramente sería rechazado por un electorado de clase media y conservador. Es decir, no tiene efectos.

Resumiendo: la opción de votar por el “menos peor” tampoco resulta tan atractiva frente a las opciones del voto nulo, el voto en blanco y la abstención.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

3 comentarios

  1. Mariano… sabe que es lo que falta, es una boleta donde exista una casilla en blanco… para ser totalmente democráticos. Para el que quiera -votar por nadie-.. si me entiende (incluir a todos)…

  2. Mariano González
    Mariano González on

    El tono de estas elecciones (y de varias ya) es ese: desaliento. Y aquí coincidimos desde las diversas tendencias ideológicas. Otro aspecto es qué hacer frente a ello.

    • Que hacer frente a ello, POLITICA… Mariano es pura politica, no pensar ideologicamente, pensar politicamente.
      .
      Hace un par de años recibía un diplomado sobre “proyectos de inversión publica”, y recuerdo que el expositor pregunto, ¿de donde nacen estos proyectos?…y empezó medio mundo a dar su opinión, que de las necesidades, que del bien común…etc..etc… al final de todo, el el expositor nos aclaro que todas nuestras disertaciones no eran ciertas, ¿por que?, simple, los proyectos de inversión publica nacen de la “política” (y deben nacer), que es la abstracción mayor de un proyecto como nación, que se refleja en nuestra carta magna (constitución)… si el proyecto cambia su naturaleza y se vuelve apolítico, ya sea que se haga por necesidades o por el bien común, pierde el rumbo de proyecto de inversión publica o de estado, a que voy con esto, que como país, las instituciones han perdido su naturaleza de estado, pero, porque a pasado eso, ya dije la primera, los proyectos de inversión publica o de nación han cambiado su naturaleza a ser -proyectos de necesidades- que tienden a ser clientilistas (por eso los proyectos de inversión publica no deben de ser para satisfacer necesidades, deben de ser parte de un proyecto de nación).. contrario a lo que se piensa, en un estado debilitado, es todo lo contrario, tenemos un estado fortalecido (todo poderoso), veraz porque, y es sencillo, “este estado es capaz de generar riqueza” para sus gobernantes, y ese es el atractivo que tiene para todos los partidos políticos (por así decir) que se resume en “la cantidad de poder que van a ostentar en los puestos estatales”… en todo caso, no se tiene que acabar con el sistema de partidos, porque este funciona perfecto, lo que hay que hacer es volver al estado menos atractivo para los mafiosos (que el estado deje de subsanar necesidades o sea deje de ser un benefactor, porque el estado NO es negocio), hay que disminuir el poder estatal, pero como, con política (verdadera política)… pero existe un problema “el proyecto de nación” (la constitución “política” de la república) esta contaminado, y es ahí donde reside el principal problema… hay que sanar la constitución para redireccionar al estado, sino va seguir la misma farsa de siempre… y por supuesto hay otros temas donde se puede iniciar, en donde se le puede ir quitando poder al estado y volviéndolo menos atractivo para los mafiosos,..
      .
      Esto me hizo recordar dos frases muy sabias:
      .
      1. El Poder Corrompe…entonces no les des mucho poder a tus gobernantes…
      .
      2. Como dice la canción de molotov: Si le das mas poder al poder, mas duro te van a venir a coger… entonces porque les damos el poder al estado, sobre nuestro futuro o nuestros deseos, nuestras decisiones, sobre nuestras necesidades, porque lo volvemos superheroe que nos va a sacar de nuestros problemas (porque lo volvemos todo poderoso)… el estado solo debe ser un administrador del gran proyecto de nación (y ese tipo de estados es el que debe buscarse)…
      .
      para pensar…

Leave A Reply