Yo me apunto

1

Permítanme propasarme con su tiempo lectores queridos y los que no lo son, pero hace poco me pasó algo extraño, estaba en mi casa y de pronto escuché un silbido largo y muy fuerte. Lo primero que vino a mi mente fue el ataque de un misil ruso y salí corriendo a ver por la ventana, entonces recordé que era mi jarra nueva para hervir el agua. Esto me hizo reflexionar sobre la lavada de coco a la que me someto a diario por estar viendo los discursos de políticos sobre el terrorismo.

Es decir, en un lenguaje correcto esto es manipulación. Dirigir el mensaje de terror y hacerlo creíble es una obra planificada donde el único receptor es el ciudadano corriente que está pendiente de todas las babosadas que hablan. Sin querer debemos elegir entre vivir con miedo o por él. Las organizaciones que han logrado despegar los pies de la tierra creen que es el amor lo que mueve al mundo, incluso se atreven (los muy desgraciados) a afirmar que el amor lo cura todo. Falso, y no debemos permitir que nos vendan cielos falsos.

Solo el ataque a las Torres Gemelas ha generado más miedo al terrorismo que al fin del mundo. De ahí, organizaciones chistosas gastan hasta lo que no tiene por levantar la bandera y ser parte de la elite que lucha a favor de la paz. Como dicen en mi pueblo, ‘bullshit’.

Siendo honestos, pregunto… ¿Por qué seguimos esparciendo y permitimos que se nos diga en la cara tanta falsedad?

Hasta hace poco el terrorista era el malo, ahora el bueno o mejor dicho la víctima es terrorista, es más la víctima no necesita estar viva para ser terrorista, hemos llegado al tope de los topes. Tenemos el cuero tan duro y la cerviz tan doblada que si alguien nos llama terroristas simplemente hacemos como que no es con nosotros y seguimos nuestro camino. No nos atrevemos a debatir, y si lo hacemos es un larga lista de trinos que al final solo nos hace vernos estúpidos y necios.

Como los exámenes de conciencia casi siempre los perdemos hagamos uno a manera de ejercicio mañanero. ¿Estamos realmente dispuestos a enfrentar el terrorismo de los terroristas que dicen ser antiterroristas?

Como aquél cuento bíblico cuando están tratando de apalear a Jesús y este solo los ve y camina en medio de ellos dejándolos avergonzados. Como quién dice, ustedes a mí me hacen los mandados y no se quedan con el vuelto.

Ahora los guatemaltecos nos enfrentamos a un ataque terrorista de dimensiones asqueantes, el salario mínimo diferenciado por ejemplo. Esto con efectos especiales es como medir bajo estándares discriminatorios y decir a vos sí, a vos no, a vos tampoco y a mí más porque yo soy quien soy y no me parezco a nadie. ¿Verdad?

No hace falta leer entre líneas a quienes lo defienden y con paternalismo dicen: “Miren muchá, estamos ante la mejor opción para convertirnos en un país rico”. Gracias a Dios, y esto es un decir, existe gente que aunque no ha vivido pobreza tiene sentido común para reconocer las partes flacas de nuestro país y exponerlas para vergüenza propia. Si aún no lo ha hecho busque un documental llamado: “Living on One Dollar”, es para llorar, lo es. Pero es también para reconocer el potencial que tiene mucha gente a la que no se le han abierto las ventanas de oportunidad que las autoridades están obligadas a abrir.

Les excusas baratas de el porqué la gente tiene tantos hijos, quién los manda a parir, aquí el problema o el purrún (ya que se trata de hablar bien chapín, vaá) es que los hubieran no existen y tenemos una población hermana que está viviendo en condiciones precarias, aquí no se trata de echarles la culpa por andar cogiendo sin condón o de forma irresponsable, aquí se trata de trabajar con lo que hay y qué es lo que hay… pues un chingazal de gente con hambre y deseando una oportunidad para salir del hoyo. ¿Cómo la vemos?

En ese documental presentan el programa “Grameen America”, que fundó Muhammad Yunus a quién tuve el gusto de conocer (pero esa es otra historia) y en esta organización mujeres reciben un préstamo de $125.00 para que puedan poner un negocio, estamos hablando de muy poco dinero pero que con ese dinero pudieron hacer una pequeña empresa, milagrosa diría yo, y generar un poco de dinero.

¿Cuántas personas tachadas de terroristas –porque protestan en las calles– tienen potencial para crear una empresa haciendo milagros con 100 dólares o un poco más?

Tengo una larga lista de preguntas qué hacerme y qué hacerles pero acaso eso no nos alienta a pensar que podemos, es decir lo que podemos, quitarnos una pequeña cantidad de dinero y ofrecerlo en ‘préstamo’, allá después del concreto entre la milpa y las calles de lodo está un soñador con sus herramientas listas esperando, no una limosna, sino un incentivo para salir adelante.

¿Estaríamos dispuestos a luchar contra el terrorismo de la pobreza? No pues, no la vamos a terminar por completo, quizá solo vamos a ayudarle a una persona o a dos, o tres. Pero de gota en gota se llena el océano dijo la Madre Teresa y si no lo dijo pues ya me lo inventé y como también soy madre pues démosle en la madre a los terroristas que solo piensan en sus bolsillos.

No me vaya a confundir que toda esta perorata no fue para sacarle dinero, porque ni El Salmón ni yo pertenecemos a una ONG, tampoco estoy pidiendo pisto en nombre de nada, de esto me hago responsable yo, y que si conocen a alguien que con mínimos 100 dólares puede comprar materia prima para algo que necesite. Yo me apunto.

Dí no al terrorismo.
…Continuará.

Share.

About Author

Brenda Marcos

Nací en la ciudad de Guatemala, emigré a Estados Unidos. Por ahora estudio y trabajo para obtener mi licencia como maestra de lenguaje de señas. Estoy sentada junto al camino que conduce al sueño americano, quizá un día me levante y siga a otros que he visto pasar. Contribuyo escribiendo mis observaciones y me hago los quites con el racismo que pega tan duro por estos lados.

1 comentario

Leave A Reply