Zury Ríos biopolítica

4

La ¿candidata? Zury Ríos ha desplegado una considerable campaña política con los mensajes más extraños (por decirlo suave), que ya sirven de material para bromas. En uno de sus últimos anuncios, “sin querer queriendo” ilustra gráficamente el concepto de biopolítica de Michel Foucault al anunciar que pretende erradicar el “cáncer” de la corrupción y pregunta al final si “¿Afilamos el bisturí?”. No se sabe si ella es la chusema o alguien de su equipo publicitario que ideó semejante anuncio, pero como dicen por ahí: “tanto peca el hechor como el consentidor”.

Lo que resulta más preocupante, por las cifras que se pueden ver en las redes sociales respecto a su recepción, es que el mensaje encuentra simpatía. Muchos likes y comentarios a favor.

Encontrar las razones del mensaje y de la simpatía que despierta es relativamente fácil: los políticos han hecho puntos para considerarlos como un “mal” social, del que se debe salir. Son ladrones, corruptos, mentirosos. Nos quieren ver la cara de pendejos, etc. Cada quien puede encontrar el ejemplo de su predilección.

Las implicaciones también son relativamente sencillas de ver: erradicar el cáncer de la corrupción es erradicar a los sectores políticos que caigan en desgracia. Si bien las condiciones no dan todavía para una acción real, es fácil ver que llamados como éste, sin que se pretenda conscientemente, resultan un llamado a la violencia (aunque ojo, condenar la violencia “venga de donde venga” puede ser una posición liberal bastante ingenua).

Lo interesante es que el mensaje también tiene lo que se llama una contradicción performativa. Si “erradicáramos” la corrupción política, tendríamos que llevarnos a la propia Zury y al papá con todo lo que representan: la antigua derecha militar y la “nueva” derecha igualmente autoritaria.

Es decir, tampoco es irrelevante la posición del sujeto de la enunciación: la hija del general que pretende pasar por “no-política” o por política buena. Tacuche que, a todas luces, no le queda. Aun sea por las condiciones de emisión de los mensajes (como verdadera política que derrocha en campaña anticipada) y porque no ha reconocido los crímenes del padre.

Pero claro, es evidente que no hay que reproducir este llamado. Hay que criticarlo.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

4 comentarios

  1. Raul Osegueda on

    Es incredible que muchos candidatos corruptos o no corruptos tengan la capacidad cinica de producir un slogan politico que tire a la verdad cuando ellos mismos no conocen la verdad por la cual estan hacienda propaganda!

    • Mariano González
      Mariano González on

      Es lo contradictorio de hacer política en el país hasta que no exista un movimiento nacional popular que está lejos de producirse.

  2. Difícil de creer que personajes como esta mujer, se postulen como candidatos a cualquier cosa. ¿No tendrían que tratar de pasar desapercibidos? La hija de un genocida! Sólo en Guatemala pueden encontrar cómplices que los apoyen. Realmente triste!

  3. Mariano González
    Mariano González on

    Pues ya se ve que en el país puede pasar cualquier cosa con los políticos. Y un poco es porque les dejamos hacerlo, no?

Leave A Reply